16.4 C
Salta
jueves, febrero 2, 2023

Sobre ex simios y funcionarios de cuarta

Notas más leídas

Los que nos elogian en forma desmedida nos cubren de ridículo. Se equivocan, punto. Otros se dedican toda su vida al autobombo para llegar a un cargo. Allá ellos. Lo malo es que cada vez tendremos peores funcionarios. Revalorización de los simios.

Un amigo académico y estudioso de Marx -con quien antaño cuando yo era redactor y él pasante en un diario de cuyo nombre no quiero acordarme formamos una divertida dupla de alocados cronistas bajo el nombre de Flash y el Fantasma- ahora mandó un comentario a Salta 21 al foro de mi nota sobre la semana de cine argento ¿Pasaremos mucho tiempo fuera de casa? para lamentar lo que considera una decadencia espantosa en esa tradicional muestra.

Otra lectora -cinéfila- se pregunta si el dinero que se gasta en esto está realmente reflejado en un festival que ella considera muy pobre.

Espero que no se crucen con arroz.

Años atrás le critiqué a este reciclado funcionario el nivel de otra muestra. Apenas me vió se vino furioso contra mí en la Casa de Cultura -de la Cultura- y me insultó a los gritos.

No tuvo paciencia con mi ignorancia. Yo creía que cine -digo, cine- es el de Almodóvar, Bergman, Martel, Greenaway, Favio, Evtushenko.

Desde hace años sueño que soy muy viejito y muy cinéfilo y he visto ya todas las películas del mundo. Un joven cronista de espectáculos se acerca y me pregunta -para una encuesta- ¿Y para usted, señor Brizuela, cuál es la mejor película que jamás se haya filmado?. Yo le respondo, con entusiasmo contenido y los ojos arrasados por las lágrimas:

El Jardín de la Infancia, de Eugenio Evtushenko.

Y esa es una película que pudimos ver en Salta gracias al talento cinéfilo y al amor generoso por lo mejor del arte que supo prodigarnos don Ricardo Castro. ¿Alguien se acuerda? Fue en la sala de Ministerio de Bienestar Social, donde ahora funciona el salón Auditorium que dirige Ana María Parodi.

Respeto la opinión del lector y columnista Adrián López. Pero creo que comete un error al llamarle eximio periodista. Porque justamente aquí en Salta el problema es que hay muchos Salieris -sobre todo en el arte pero también en el periodismo- que se creen los mejores del mundo. Y a veces -casi siempre- es bueno saber lo que uno es.

Sé lo que eres

jpg_simio1.jpgSegún el diccionario que acabo de consultar eximio es muy excelente.

Sólo con ánimo de burla o en un rapto de desborde afectivo se me puede llamar a mí eximio.

Tal vez sea un ex simio * que gracias a la señorita de primer grado que me enseñó a leer y a escribir -más el aleatorio contacto laboral en una redacción con maestros como Vernazza, Wilde o Tucho Figueroa-pude haberme convertido en periodista, que lo soy. A secas.

Eximio es -en periodismo- Kapuscinski, excelentes son Walsh y García Márquez, muy buenos Vernazza, Oieni, Verbitsky.

Los demás somos periodistas, más o menos buenos o malos.

Hay que evaluar bien los méritos de cada uno porque sino caemos en el ridículo.

Recuerdo que una vez fuimos con un amigo cinéfilo a una fonda de barrio y escuchándonos hablar de cine, el propietario del lugar, con amable ánimo de participación y con mucho orgullo dijo: yo conozco al cineasta salteño.

¿Y quién es el cineasta salteño? preguntamos intrigados, ya que al parecer en su opinión solo existía un director de cine en nuestra provincia.

Entonces dijo muy orondo: Alejandro Arroz.

Nos miramos entre extrañados y divertidos. Quisimos saber de su relación con él. Resultó que no lo conocía personalmente, sino de tantas notas y reportajes que le hicieron en un diario local.

jpg_Martel.jpg¿Y usted conoce a Lucrecia Martel? le preguntamos. No -respondió- ¿quién es esa Lucrecia Martel?.

Entonces ante su desconcierto nos echamos a reir de tal manera, que nos revolcamos en el suelo y ya nos dolía la panza.

Lo serio, lo muy serio, es que si hoy tenemos funcionarios chantas y de cuarta, esto, según la apreciación de una amiga que es profesora de Letras, con el deterioro de la cultura y la educación irá a peor.

De aquí a poco pedir que un funcionario sea idóneo, honesto, capaz y diligente será un absurdo.

Y eso sí que no da risa.

Da pena.

Retractación:

En el atropello de escribir esta nota a vuela pluma se desliza un error grave y de una intolerable soberbia antropocéntrica, que revela prejuicio contra homínidos que no son homo sapiens. Es verdad que los simios no conocen la lecto-escritura ni el arte. Pero muestran una inteligencia superior ya que no se dedican a destruir los montes y las selvas en una actitud criminal propia de humanos tales como Olmedo, Romero y Urtubey

Nota Relacionada:

Cine Argentino en Salta: ¿mucho tiempo fuera de casa?

https://www.salta21.com/spip.php?article2515

9 COMENTARIOS

  1. Una cosa es una cosa y otra cosa es otra cosa (?)
    Cineman: he leído un último comentario tuyo en el que caés en algunos aspectos despectivos sobre el co-director de Salta 21, Miguel Brizuela. Estás criticando algo que vos hacés doblemente peor: caés en la burla despiadada. Pero tengo que aclararte que Miguel Brizuela no tiene socio alguno en ningún otro sitio. Sólo pertenece a Salta 21 y si estás publicando tus opiniones aquí es porque mantenemos una idéntica política y trabajamos por este sitio alternativo. Hasta aquí voy a ser respetuosa tanto de vos como de la persona que nombrás, a la cual no está ligada Miguel. En tu comentario, sostenés que críticos especializados, la misma Bellone incluso, escribieron críticas positivas sobre Luz de invierno. Los enrostrás a Miguel y allí cometés un error, puesto que, en nuestro propio sitio, hemos publicado una crítica también favorable al film. Porque somos libres, porque nos respetamos, simple. No necesita Miguel ir a leer ninguna opinión, de hecho conoce la que se publicó aquí. A ver… el tema es que para Miguel Luz de invierno no está a la altura de grandes películas. Y es su opinión, punto … y seguido. Seguramente él respoderá en su momento, cuando lea los comentarios. Por ahora, te voy aclarando que no habla de Wilde hijo, sino de Wilde padre, y a mi modesto entender, se trata de un crítico de cine, a quien tampoco le pareció notable el filme. Por ahora, leé el link y luego seguimos el debate. Saludos.

    https://www.salta21.com/spip.php?article9

  2. Sobre ex simios y funcionarios de cuarta
    El proclamado ex-simio periodista Brizuela y el autotitulado “acadèmico marxista” Lòpez o tienen problemas personales con el cineasta Alejandro Arroz, o de cine no tienen ni idea. ¿Me pueden decir en base a la exelente programaciòn (que èste mismo sitio publica) cuáles son las pèsimas pelìculas y documentales de las que hablan? Será de Aniceto, o de Salamandra, o La sangre brota, o Días de mayo, o ya vieron el avant premiere nacional que esperamos de Gerardo Herrero antes que nosotros? O los documentales de Cine Ojo multipremiados por la crítica internacional? Por favor iluminados marxistas y ex-simios periodistas, les pido nos expliquen a los pobres mortales que gustamos del cine y que adorábamos a Chibán, con el que Arroz colaboró permanentemente, y que nos maravilló La Cienaga y mucho nos gustó Luz de Invierno, ¡muchachos el arte no es un partido de fútbol! Tenemos el lujo de tener cineastas que nos expresan, no nos ovidemos de Moscoso y su pequeña pero hermosa película. Lo de Rolando Pardo no tuve oportunidad de ver y espero ansioso el sábado, no vi La Redada, era muy joven cuando se estrenò. Me siento orgulloso de que haya cada vez más cineastas aqui. Y lamento mucho que resentimientos personales de los mencionados quieran manchar una Semana de cine exelente donde mucha gente trabaja con pasión. No nos interesan sus problemas personales. No malinformen a la gente!!!

    • “Eximiocitud”, marxismo y cine con arroz
      Estimado Cineman:

      En la nota https://www.salta21.com/spip.php?article2515 vos preguntás si existe una “cinéfila” que firma por ahí, en los comentarios. Vos, Cineman, tenés una identidad, ¿verdad? No la conocemos, igualmente te respetamos.

      No voy a defender aquí a López, te sugiero leer https://www.salta21.com/spip.php?article2035 y que luego ingresés a los links que están relacionados. Hay más… también…

      – Sobre el Negro Pardo:

      En Salta “La redada” se vio recientemente…

      Rolando Pardo exhibió “La redada” durante el juicio a Bussi

      https://www.salta21.com/spip.php?article1059

      La Redada muestra al imbécil represor y su fascismo consumado

      https://www.salta21.com/spip.php?article1195

      Rolando Pardo con proyectos: falta una decisión política seria

      https://salta21.com/spip.php?article603

      • ¡Qué cosas!…, ¿no?
        Antes que nada, lamento que el periodista Brizuela haya imaginado siquiera que la palabra “eximio” que tan generosmente estampé, negro sobre blanco, en un comentario crítico en redor de lo que viene aconteciendo desde hace unos años a esta parte con el Ciclo de Cine Argentino en Salta, le pareciera una tomadura de pelo o hasta una burla. Y sin embargo, no creo haber hecho el ridículo al elogiar a alguien que, desde mi modesta opinión, lo merece, aunque él se resista a ser elogiado, lo cual pasa a ser un problema de él y no mío.

        Respecto al tal Cineman, que sugiere que o tengo algún inconveniente personal con el Sr. Arroz o que no sé nada de cine, aclaro que en torno a lo primero, no tuve siquiera la oportunidad de conocer lo suficiente al Sr. Arroz como para guardar amistad o no con él, por lo que mi parecer sobre lo malísimo que se está volviendo el Ciclo de año en año, no es una opinión que venga “envenenada”.

        En lo que hace a mi competencia en el ámbito del séptimo arte, cuento con formación específica en el área (detento conocimientos de Semiótica Audiovisual, de Semiótica de los mass-media, entre otros saberes afines) como para respaldar con argumentos lo que esgrimí acerca del Ciclo, que está cada año peor que el anterior. Es decir, se instauró no sólo una dialéctica del espanto sino una dialéctica de lo peor que se supera en miseria, de un año a otro.

        Cordialmente,

        Adrián López

        DNI: 24.138.809

        • Estimado Adrián, sí te entendí
          Estimado adrían López, sí entendí perfectamente que lo de eximio no fue una burla a mis limitaciones periodísticas sino un arranque generoso dictado por el afecto. Pero tenía que responder a tamaño despropósito porque sino podía pensarse que me considero eximio al aceptar un elogio de esa magnitud que te agradezco -a pesar de lo erróneo- por bien intencionado.

          Coincido con vos y la cinéfila -que no es totalmente anónima porque pone su número de documento- en que teníamos otro nivel de funcionario con Chibán. Más serio y atinado. Tampoco creo que todo lo que hace arroz sea malo pues tiene sus aciertos. Pero hay que padecer la promoción de los curros y el amiguismo. Chibán tenía un criterio estético y profesional. Esto es una ensalada en la que se mezclan lo bueno, lo malo, lo bello y lo feo.

          Pienso que tal vez hubiera sido mejor que siguiera Saporiti en el área de cine. Pero es un tipo de muy bajo perfil que no se dedica a chuparle las medias a los políticios. Ardanaz tuvo muy poco tiempo, y no estaba dedicada específicamente al cine sino a la gestión de cultura en general.

          En lo que coincidimos todos, me parece, es en el amor por el buen cine.

          Mi sincero agradecimiento por tu aporte a esta polémica en esta tierra con sabor a nada. Es parte, me parece, de tu generosidad y tu coraje.

    • Más crítica y menos elogios
      Si. Es posible que en mi apreciación de arroz haya mucho de subjetivo. El tipo me cae mal. Y esa animadversión es mutua. Pero algunas cosas que señalo pueden tener fundamento, más allá del encono personal, que existe.

      Seamos serios. No podemos mezclar al genio de Leonardo Favio con los alumnos a los que él les enseña cine. Hay algunas buenas películas -y muchas de las otras- pero falla la programación. Hoy fui a ver de nuevo Aniceto -que la seguiría viendo un mes entero si la pasaran todos los días- a la hora salí corriendo para ver un poco de Invasión -una joya del cine argentino sin duda- y de ahí a correr a ver la peli de Giralt. Hay que recargar más sobre ambos fines de semanas porque los sábados y domingos hay más tiempo libre para asistir al cine. Y los cinéfilos y el público trabajan en su mayoría los días de semana. Yo a la Salamandra no la pude ver, y se dió un solo día.

      A mí me pareció bien el espectáculo inicial de Qanibal Cluster. A muchos no le gustó. Pues tienen derecho a su opinión.

      A mí la soberbia me cae mal. Luz de Invierno no es una pésima película pero tampoco -me parece- una obra maestra. El cinéfilo y periodista Guillermo Wilde salió muy decepcionado después de verla. Yo coincido con Romina Chávez Díaz en que se puede rescatar la presencia de muchos queridos actores salteños en ese filme -incluída Claudia Bonini con el error evidente de un registro de actuación distinto al de Colán en una escena clave- pero de ahí a que Arroz sea EL CINEASTA de Salta y que -como pretende una nota de El Tribuno- la gloria artística del escritor Carlos Hugo Aparicio pase a residir en el hecho de que Arroz filmó una película con sus cuentos… por favor. ¿Hay que decir que en Salta hay un Pardo y una Martel?

      A mí no me cae mal que Oscar Wilde o Federico Nietszche digan: soy un genio. Porque lo son. Ahora, no endiosemos a personas propensas al autobombo que como artistas y funcionarios dejan mucho que desear. Porque eso es algo propio de nuestra mediocre idiosincracia provinciana. De nuestro sesgo medieval, refractario a la crítica.

      Acá lo más cercano al genio que tuvimos fue el Cuchi Leguizamón. Un tipo que si alguien le hubiera dicho: che, vos sos un fraude, un pésimo músico, hubiera respondido con una carcajada: ¡Huy, me descubriste, che, vení, vamos a tomar un vino…

      Pero aquí nunca vamos a salir de la Edad Media. Porque somos, como bien decía el Cuchi, opas solemnes. Opas que se relamen con los elogios y se enfurecen con las críticas…

      Por eso es que aquí es preferible una crítica injusta al más bien intencionado de los elogios…

      Pero -afortunadamente- quien es hoy nuestra artista más admirable, es también -desde el cine- la más aguda crítica de nuestra sociedad pacata, retrógrada y mediocre.

      • Más crítica y menos elogios
        la semana del cine argentino tuvo en las ediciones 2007 y 2008 muy buenas cosas, fueron de gran nivel, especialemte la ultima.

        esta de ahora me parecio muy deslicida, los premios chiban bastante malos (esto no es culpa de los organizadores)

        en 2008 se veina salas llenas, y en esta para nada.

        Que es lo que cambio?

    • Sobre ex simios y funcionarios de cuarta
      Le quiero decir a Cineman que estoy de acuerdo en gran parte con lo que expresa, acabo de leer con mucha indignación las groserías sin fundamento vertidas por el Sr. Brizuela y apoyadas por su amigo López, que sabrá Dios con qué oscuras intenciones las escriben. Quisiera además informarle que el fundador o creador,no sé exactamente cuál sería el término mas apropiado, de las Semanas de Cine Argentino en Salta es Alejandro Arroz, la primera semana la hizo en el año 1997, en ese momento yo era su alumna en la Carrera de Producción y Dirección de Radio y T.V. en la Univeridad Católica, carrera que también fundó con un excelente cuerpo docente elegido por él, entre los que estaban, justamente Edgardo Chibán, Daniel Rodriguez, Julio Lencina ( que recuerdo se venía desde Jujuy a darnos clases) Verónica Ardanáz, Carmen Cornejo, Alejandra Cebrelli, de los que me acuerdo y seguro alguno que se me olvida.
      El profe, con la humildad y la sencillez que lo caracteriza, nos convocó para que lo asistamos y podamos ver de cerca a los invitados que trajo de Buenos Aires, entre los que estaban Nemesio Juarez y su película sobre Quiroga, las animaciones de Susana Tozzi que vino acompañado de su marido Raúl Tozzo el director de Gerónima, también vinieron técnicos de la película Moebius,y otra gente que no recuerdo.
      Me siento muy orgullosa de haber podido participar, todo lo hicimos a pulmón y sin ningún interés económico, ese fué el verdadero comienzo de la Semana de Cine, desde entonces y hasta hoy van trece años ininterrumpidos de difusión del cine argentino en Salta. Aunque mi nombre no figurará en la historia de las Semanas de Cine, Alejandro Arroz (el profe) que fué y es uno de mis grandes referentes no solo como cineasta sino como persona, sabrá descubrir quién soy a través de estas modestas líneas. Hoy estuve en la maravillosa función de Invasión de Hugo Santiago, de la cual el Sr. Brizuela irrespetuosamente, se levantó y se fué, quizás para seguir destilando su odio en una computadora.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -spot_img

Últimos Artículos