6 C
Salta
miércoles, septiembre 23, 2020

Una noche singular

Notas más leídas

Salta llora la muerte de un Gran Hombre: se fue Jorge Oliver

Su partida es un golpe al alma. Minutos antes de la medianoche de esta extraña primavera, se...

La noche de los lápices, ¿41 años de un mito?

La Argentina necesita esclarecimiento, verdad, justicia, historia y memoria. Pero verdaderas. Emilce Moler, sobreviviente de "La Noche de los Lápices" fue secuestrada, torturada y liberada durante la última dictadura militar. Escribe el diario Crónica que junto a los otros jóvenes que hoy siguen desaparecidos, participó de las movilizaciones por el boleto estudiantil. "Los lápices, esta vez, escriben ¿dónde está Santiago Maldonado?", concluyó Moler. Sin embargo, ya en 2010, El Pregón se refería a "la corrupción moral que recorre la República Argentina desde que la progresía, las derechas y las instituciones esenciales del Estado se rindieron políticamente a la ofensiva mediática de una izquierda decidida a borrar de la Historia sus crímenes, se podría seleccionar, por su especial carga de cinismo y manipulación, el caso conocido como 'la noche de los lápices'.

El horror de Facebook

Con mucha resistencia y miedo a lo nuevo (neofobia: se refiere al miedo irracional, anormal y persistente hacia algo nuevo).

“El mundo es irrisorio por donde se lo mire”

Liliana Díaz Mindurry nació el 28 de junio de 1953 en Buenos Aires, ciudad donde reside, capital de la República Argentina. Es...

Título extraño, no? Es que no encontré una forma mejor de sintetizar todo lo que pasaba por mi mente observando y oyendo cómo el pianista Javier Anderlini, acaso uno de los mejores músicos de la orquesta, mostraba el modo en que había superado el daño moral producido por el o los responsables de la programación sinfónica ignorándolo desde marzo de 2009 hasta la fecha.

Salta, Jueves 7 de octubre de 2010. Teatro Provincial. Solista: Javier Anderlini (piano). Orquesta Sinfónica de Salta. Directora Invitada Mª Yeny Delgado. Concierto para piano y orquesta nº 1 en re menor op.15 de Johannes Brahms (1833-1897). Sinfonía nº 2 en Re mayor op. 43 de Jean Sibelius (1865-1957).

Anderelini superó su depresión, su desánimo, su tristeza, sobre todo cuando teniéndolo en Salta como miembro de la orquesta, venían otros pianistas de menor rango a ocupar un lugar que naturalmente debía haber sido de él. Enfrentó el temible concierto de Brahms, obra maestra del autor germano aunque no lo mejor de sus pentagramas. Recuérdese que por esos años -1854 a 1859- el autor vivía la pesada carga del desorden mental de su gran amigo Robert Schumann quien hasta había intentado suicidarse tirándose a las profundidades del río Rin. El concierto tiene un extenso inicio orquestal hasta la entrada del piano solista. La directora Delgado luego de un comienzo poco flexible, muy pronto dejó respirar a la orquesta y la acomodó con acertado sentido de compañía, de complemento al discurso pianístico. Anderlini mostró enorme solvencia en los cincuenta minutos de duración para llegar a un momento cúlmine y luminoso: la cadenza del movimiento final con la cual redondeó una reaparición muy aplaudida. Su bis fue el Vals nº 1 del op. 34 de Federico Chopín.

Para la segunda parte, música en estado puro sin complicaciones programáticas. La segunda sinfonía de Sibelius que la orquesta estrenara para Salta en 2005, no es sencilla y tampoco está escrita para el mero entretenimiento auditivo. En esa ejecución dije que su autor, el finlandés Sibelius comenzaba a delinear sus ideas musicales bajo un sentido nacionalista, siguiendo la impronta de muchos artistas de su país que con la larga mirada que tiene el arte anticipaban la liberación del yugo ruso en 1917. De sus siete sinfonías, creo que ésta es la más interpretada en el mundo. Tiene colores sombríos, oscuros, como algo que carece de la brillantez del barniz. Pero de a poco, el sonido va adquiriendo majestuosidad hasta llegar al poderoso e imponente final claramente patriótico como del hombre que pretende la libertad y la logra. Yeny Delgado fue comprensiva de este carácter y condujo con firmeza, pulcritud, sobriedad, destacando lo que había que poner de relieve como el bello “leit motiv” de ocho notas que se repite a menudo y que da unidad a la obra. Termino. Volvió Anderlini y Delgado construyó un muy buen trabajo.

Comentar la nota

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -

Últimos Artículos

Salta llora la muerte de un Gran Hombre: se fue Jorge Oliver

Su partida es un golpe al alma. Minutos antes de la medianoche de esta extraña primavera, se...

Docentes autoconvocados de Salta se solidarizan con los de Orán

Compañeros DocentesAcorde a los decidido en la última Asamblea de Docentes Autoconvocados del Departamento Capital, lanzamos la colecta para Constituir un Fondo...

Salta a fase 1: los exceptuados según Nación

A continuación la lista de trabajos exceptuados de cumplir el aislamiento social, preventivo y obligatorio.  1. Personal de Salud,...

Los incendiarios provocan intencionalmente los fuegos

Por: Prof. Norberto Ovando* y Gpque. Adalberto D. Álvarez** Cerca de15.000 focos, que según el Servicio Nacional de Manejo...

“El mundo es irrisorio por donde se lo mire”

Liliana Díaz Mindurry nació el 28 de junio de 1953 en Buenos Aires, ciudad donde reside, capital de la República Argentina. Es...