11.3 C
Salta
miércoles, agosto 17, 2022

Venus, otra joya del cine

Notas más leídas

Venus, una película inglesa que descubre la sensualidad juvenil expuesta al deseo de un anciano a punto de morir. Una forma de hacer el amor son los sentidos. Los ojos, la boca, las manos, cada parte del cuerpo se erotiza y nace un deseo irrefrenable. ¿Se puede descubrir el amor después de los 70? Una película que propone el cine arte Ricardo Castro en La Fundación Salta.

La película Venus, con guión de Hanif Kureishi se estrenó en el 2006 con dirección de Roger Michell. El film combina una adolescente rebelde que no parece valer la pena, Jessie (Jodie Whittaker ) con un anciano senil que en sus épocas doradas fue un Don Juan. Se trata de Peter O´Toole-nominado al Oscar 2007 por mejor actor- quien interpreta a Maurice en un drama en el que uno se ve a sí mismo en la vejez: padecimientos, dolores físicos, privaciones.

Maurice (Peter O’Toole), Ian (Leslie Philips) y Donald (Richard Griffiths) son tres jubilados de cierta edad que se reúnen todos los días en su bar preferido para tomar una copa, compadecerse de la situación mundial e intercambiar comentarios. La edad ha ralentizado sus cuerpos pero no sus ágiles mentes. Ian, hombre algo maníaco, está algo ansioso por la llegada de la hija adolescente de su sobrina, que viene a cuidarlo. Cuando ésta llega, se da cuenta de que la atrevida -y amante de la comida basura- Jessie (Jodie Whittaker) es lo contrario de lo que esperaba.

La verdad es que al único que le importa Jessie es a Maurice. Ambos producen una mezcla exquisita. Él, actor refinado, le muestra una parte de la vida en el arte y en la sensualidad; ella, una jovencita insoportable, hace descubrir a Maurice el amor y el deseo despupes de una vida ganada. Ella no es una clásica dama ni se le parece, esto produce cierto swing al film. Es común pero atrevida. Descubre que es capaz de despertar pasión y juega con ello. Pero también, cae en su propio costado sensible. Maurice también le importa.

Esta Venus no idealizada, termina por acceder al deseo de Maurice: ser retratada desnuda. Él ya no está pero dejó una huella profunda en Jessie.

La belleza tiene un lado horrible y a la vez inalcanzable. El cuerpo no es todo, Venus también puede ser esa otra mirada particular de quien la ha convertido en una diosa.

El film muestra que el desnudo interior tiene mucho que ver con el descubrimiento de una belleza insospechada. Ambas-la belleza interior y exterior- son ambiguas. Pero no dejan de ser parte del erotismo y de los deseos de vivir y amar.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -spot_img

Últimos Artículos