27 C
Salta
sábado, abril 20, 2024

Abismo, una visión profunda de lo femenino

Notas más leídas

Sandra Piccolo presentó Abismo con el Ballet Contemporáneo que ella dirige, el pasado jueves 8 de diciembre a las 21: 30 hs. en Casa de la Cultura. El cuerpo de bailarines se lució en una fiesta de lo dramático, de gran dimensión poética y con una dramaturgia lorquiana. De alto voltaje espiritual.

“Vértigo atroz escondido en los silencios…”, muy bien dice Cristina Idiarte en el programa de mano, sobre el espectáculo de Piccolo. “Ese tajo abierto en carne viva…”– continúa la presentación poética de Cristina, precioso mensaje que encierra el sentido casi desolador de las mujeres que se corporizan en “Abismo”.

Mabel Rivadeo es la Madre (una Bernarda de aquellas), tirana, hipócrita y déspota; quien rige el universo de sus hijas, una bailarina que protagonizó con fuerza su papel; son las hijas Constanza Wehner, Florencia Wehner, María del Mar Toro y Ximena Tobío, un bravo para todas ellas. Mujeres adormecidas y de alas quebradas, mujeres solas que atraviesan un deseo que les quema el cuerpo y las devora.

En el papel de ama de llaves, Sandra Reartes y en el de nodriza, Nadia Mancilla, de notables composiciones. Junto a la tirana, ejercitarán el poder implícito de la jerarquía intrínseca y extrínseca, definido por la preponderancia de una sobre otra.

Aparece lo simbólico (el agua y el peine como elementos recurrentes) en este juego de tiranías incomprensibles donde lo único que parece disputarse es la vida- un poco de amor-, que ninguna podrá tener, tan sólo aspirar desde el sueño y la evocación. Puertas cerradas, abismos hi_6-313.jpginsondables, la muerte vive allí, entre los trapos viejos de viejas ilusiones rotas, donde el amor pasó a través de un recuerdo, representado magníficamente por Sabrina Wehner y Jean Blaise Druenne (bailarines invitados). La muerte se asoma inexorable, dulcemente escenificada, dolorosamente expuesta a través de Leo Valdéz, Diego Fadel, Gabriel Vega y Hugo Fadell.

Resta destacar los elementos combinatorios que aportaron intensidad al drama: las luces de Jorge Mimessi, el vestuario de Sandra Piccolo, el maquillaje de Jorge Aragón y la edición musical de Fernando Subelza.

Coreográficamente bella, los cuerpos han ido trazando una elegía danzística de tallada perfección. Plenamente universal.

Fotos tomadas por Salta 21

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -spot_img

Últimos Artículos