30.3 C
Salta
miércoles, diciembre 7, 2022

Asfixia, ritos y felicidad efímera en el casamiento

Notas más leídas

En Mitre 23, ayer a las 21,30 hs se pudo apreciar una obra de teatro sin título, basada en el casamiento. Mucho simbolismo, 28 actores en escena y una propuesta en la que el público de pie contemplaba las imágenes. La obra inició en el salón principal y se daba simultáneamente en los otros dos, con escenas distintas. El público fue siguiendo la puesta de acuerdo a la iluminación. Cierre con una comilona de bodas.

Anoche en el Centro Cultural América, los alumnos del taller de Jorge Renoldi, entre los que estaban Víctor Pagano, Juan Carlos Sarapura y Carolina Beltrán, presentaron una obra de teatro de imágenes.

Usaron el espacio disponible, aprovecharon las escaleras y los salones de los costados.

jpg_casamiento_3.jpg
Vestuario y música especie de “Réquiem para un casamiento”– es el título que le pondría-con colores de sonidos oscuros, semejantes a los trajes masculinos y a la oscuridad latente de las pesadillas amorosas.

En la puesta se ve una batalla de sensualidad y desapego a las costumbres, en una de las escenas. Mujeres que dejaron caer su ropa interior para liberar su sexo. Danzas de sensaciones y espejismos de felicidad, acompañaron las cándidas imágenes de los vestidos blanquecinos de este fragmento escénico.

También se mostró el cortejo y la conquista entre hombres y mujeres, muy instintivo; el dolor por el hombre que elige a una mujer y deja otra; el sucidio; la pesada carga de la religión que taladra la felicidad respecto del amorío y condena la pasión a sus aburridos consejos.

Estas interpretaciones, giran en torno a las imágenes que se vieron, se usó mucho simbolismo y una combinatoria de escenas dramáticas y escenas livianas. Las dramáticas se construían generalmente de a dos personajes o con seres solitarios, enajenados y sufrientes; las más livianas, eran en grupo y simbolizaban la despedida del novio, el baile, la fiesta y la celebración del matrimonio.

jpg_casamiento_4.jpgUna imagen contundente del sufrimiento fue la de un personaje asfixiado con una bolsa de plástico que estaba encadenado a su dolor a través de sogas que tiraban de él. Muy sugerente. En otro espacio, una mujer se arrojaba por las escaleras y rodaba por ellas. Antes, la rotura de un vaso simulaba la incomprensión, tal vez, los celos por el hombre que va a casarse o porque ella lo perdió todo.

Amantes que se despiden, que se separan, que se dejan; seres quebrados por falta de reciprocidad y amor. Vínculos rotos, fueron otras de las propuestas del Réquiem.

Las escenas del baile mostraban la repetición consabida de la fiesta, tan perimida y gastada como la institución misma del matrimonio. Movimientos de la danza del vals predecibles anunciaban autómatas que se divierten por un rato, instantes que dura la música y la fiesta.

La idea de placer, estaba teñida por falsos pudores y por lo religioso.

jpg_casamiento_2.jpg

Las imágenes componen con significantes el significado del casamiento, los entretelones del dolor y la búsqueda de la felicidad.

Termina con una comilona entre el público y los actores. Una buena idea para mostrar otra faceta humana. En palabras de Jorge Renoldi, el director, este es “un trabajo práctico de taller”.

– Fotos: R. Chávez Díaz

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -spot_img

Últimos Artículos