20.9 C
Salta
sábado, agosto 13, 2022

¡Basta de violencia contra las mujeres!

Notas más leídas

¿Cuál es el origen de la violencia contra las mujeres? ¿El patriarcado?, ¿el machismo?, ¿el sistema económico?, ¿la religión?, ¿las costumbres atávicas?, ¿la frustración?, ¿el alcoholismo? Lo cierto es que no habrá avance moral si no enfrentamos el problema

La conciencia moral y social que tiene claro que la violencia contra la mujer -como otros tipos de violencia- es inaceptable está despertando en nuestra comunidad. Pero todavía falta mucho por recorrer. En Salta se realizó la semana pasada una Marcha por la No violencia contra las mujeres. El lema: “Decimos ¡ Basta de violencia contra las mujeres!”

La manifestación tuvo lugar el día 25 de Noviembre porque esa fecha fue instituída como Día Internacional de la No Violencia Contra las Mujeres.

En 1981 el Encuentro Feminista de Latinoamérica y el Caribe instauró el Día internacional de la No Violencia contra la Mujer en homenaje a las hermanas Patria, Minerva y Teresa Mirabal Reyes, asesinadas brutalmente en 1960 por el Servicio de Inteligencia Militar de la dictadura de Trujillo en la República Dominicana. Sus cadáveres destrozados aparecieron en el fondo de un precipicio.

Para los movimientos de mujeres de todo el mundo, históricamente, estas mujeres han simbolizado la lucha y la resistencia.
El 17 de diciembre de 1999, a través de la resolución 54/134, la Asamblea General de Naciones Unidas, ha declarado el 25 de Noviembre como el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.

Violencia de género

Para las Naciones Unidas, “violencia de género” se refiere a “todo acto de violencia que se ejerce contra la mujer por el hecho de ser mujer y que tiene como resultado posible o real, un daño físico, sexual o psicológico, incluidas las amenazas, la coerción o la privación de la libertad, con independencia que se produzca en el ámbito público o privado”

Según nuestro sistema jurídico “debe entenderse por violencia contra la mujer, cualquier acción o conducta, basada en su género que cause muerte, daño o sufrimiento, físico, sexual o psicológico a la mujer, tanto en ámbito público, como en el privado”

La violencia de género es la violencia que ejerce el hombre con la finalidad de perpetuar el dominio o poder sobre la mujer, en virtud de la creencia por una herencia cultural de generaciones, de que es superior a la mujer.

jpg_mujergolpeada.jpg“Las mujeres sufrimos violencia familiar, social e institucional y toda clase de abusos por nuestra condición de mujeres. Queremos decir no al incesto, la trata y tráfico de niñas y mujeres, al acoso sexual, la esclavitud, los golpes, los insultos, los femicidios- que los medios de comunicación describen como “crímenes pasionales”- al trabajo sexual obligatorio, las violaciones. Decimos No a todo tipo de violencia familiar, social institucional, sexual y política” expresó en ocasión del Día Internacional de la No violencia contra la Mujer, la Multisectorial de Mujeres de Salta.

Adhirieron a la Marcha distintos partidos políticos y organizaciones sociales: PCR, CCC, CTA, Area de Género Barrios de Pie y Libres del Sur, Partido Obrero, Programa Nacional Juana Azurduy, Partido Frente Grande, UCR, entre otros, y familiares de víctimas de violencia.

Monoteísmo machista y misógino

Sin duda este es un problema grave y complejo. Desde Salta 21 nos preguntamos: ¿Cuál es el origen de la violencia contra las mujeres? ¿El patriarcado?, ¿el machismo?, ¿el sistema económico?, ¿la religión?, ¿las costumbres atávicas?, ¿un plus de agresividad de naturaleza genética?¿la frustración?, ¿el alcoholismo? Lo cierto es que no habrá avance moral y social si no enfrentamos el problema.

La posición de los estudiosos y las estudiosas de la cuestión de género en Salta -a tenor de los textos que enviaron a los medios- parece explicar esta patología social y degradación moral que es la violencia contra la mujer por razones histórico-culturales. El hombre a través de la violencia intenta perpetuar el dominio que ejerce por generaciones sobre la mujer en base a la creencia -de naturaleza cultural- que es superior a ella.

Nosotros pensamos que sin duda -en tanto el problema aparece con mayor fuerza en Latinoamérica y los países musulmanes- existe una raíz ideológica y cultural, fomentada por religiones monoteístas que identifican a Dios con lo masculino y a lo femenino con lo pecaminoso, en la base de esta penosa distorsión de los valores que deben armonizar la convivencia entre los seres humanos más allá de las diferencias de género y de orientación sexual que no debieran generar sometimiento y discriminación sino por el contrario alentar el respeto y la exaltación de la diversidad que enriquece la condición humana.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -spot_img

Últimos Artículos