8.1 C
Salta
lunes, agosto 8, 2022

El granizo en Salta: fenómeno natural potencialmente peligroso

Notas más leídas

En el centro de la ciudad salteña, la tormenta del lunes pasado era una alivio a los 33° de calor en hs. de la siesta. En las zonas de los barrios Primero de Mayo y Castañares, causó daños en las ventanas, roturas de techos y caída de árboles. Tormenta y granizo que duraron casi una hora produjeron un alerta meteorológica en barrios de zona norte.

En escuelas del centro, la lluvia torrencial que inició a las 15 hs. fue motivo de juegos en los patios. Adolescentes que corrían para mojarse y soportar el calor, miraban las piedras de tamaño “normal” que caían en el patio.

Como una especie de microclima, en la zona norte de la ciudad, muchas personas fueron testigos de las inmensas piedras que caían cerca de las 17 hs. y debieron recurrir a emergencias (bomberos y 911, según fuentes de información) para solicitar auxilio en varios casos de viviendas precarias. Las piedras superaron el tamaño normal de un granizo y se vio un fenómeno inusual durante la tarde del lunes.

Las zonas afectadas corresponden a los barrios Primero de mayo y Castañares. Los vecinos del barrio Castañares reclamaron ayer la rotura de mil techos, por lo que solicitaron que el gobierno provincial o nacional pague los daños ocasionados por el granizo. El costo de reposición de los techos de chapas ascendería a 3 milllones de pesos.

En la Universidad Católica de Salta, se suspendieron las clases y se evidenciaron algunos daños en instalaciones.

Algunas personas, fueron sorprendidas por la lluvia blanca mientras viajaban en colectivo. Un colectivo de la línea 5 A, por ejemplo, sufrió roturas de vidrios por los golpes del granizo.

En el resto de los barrios, se veía gente con haraganes impidiendo el paso de las aguas a sus domicilios. La Avda. San Martín parecía un río. Las personas que debían ingresar a sus trabajos en el horario de la tormenta y el granizo, llegaron tarde y las que se encontraban en ellos, no podían retirarse hasta que pasó la baldada de agua y piedras. Pero en esas condiciones, la curiosidad y el fenómeno extraño acapararon la atención y sacó a muchos de su rutina.

No llegó a constituirse en un desastre natural pero generó estado de alerta.

El granizo del lunes, merece un considerable análisis: Desastres- según la enciclopedia Encarta- puede ser comprendido como un suceso que causa alteraciones intensas en las personas, los bienes, los servicios y el medio ambiente, excediendo la capacidad de respuesta de la comunidad afectada, efectivamente un desastre ocurre cuando un considerable número de personas experimenta una catástrofe y sufren un daño serio o perturbación de su sistema de subsistencia, de tal manera que la recuperación resulta improbable sin ayuda externa. Se entiende por recuperación, la recuperación psicológica y física de las víctimas, el reemplazo de recursos físicos y las relaciones sociales requeridas para utilizarlos.

Los desastres surgen de la interacción y coincidencia en un tiempo y espacio dados, de un fenómeno natural potencialmente destructivo (peligro) y condiciones de vulnerabilidad dentro de las comunidades y entornos en los cuales impacta el fenómeno. Para ejemplificar mejor este concepto se suele expresar que el desastre es la sumatoria de peligros y vulnerabilidad, con lo cual ambos factores se constituyen en condicionantes para que se produzca un desastre.

No son sólo los eventos naturales, la causa de los desastres, lo son también el medio social, político, y económico (diferente del medio ambiente natural), que estructuran de manera diferente la vida de los distintos grupos de personas. Son las estructuras sociales las que influyen en la forma como las amenazas afectan a la gente, por eso en la gestión de los desastres, debe darse énfasis tanto a las amenazas naturales propiamente dichas como al ambiente social y sus procesos.

Los desastres no deben ser tratados como eventos peculiares que merecen su propio enfoque sectorial, sino como una expresión de la problemática social o como problemas no resueltos del desarrollo, donde la vulnerabilidad no sólo es una característica de diferentes peligros o amenazas sino sobre todo de los procesos económicos, políticos y sociales.

Muchos desastres son una combinación muy compleja de amenazas naturales y acción humana. En los desastres naturales claramente está implicado un fenómeno natural que de alguna manera causa y explica directamente los daños a la vida y propiedad, sin embargo el origen político, social y económico del desastre sigue siendo causa fundamental, de esto podemos afirmar pues que existe una clasificación de estos fenómenos de acuerdo a su origen. Así pues lo desastres son clasificados en los siguientes tipos de amenazas:

Amenazas de origen natural

Las amenazas naturales se refieren específicamente a todos los fenómenos atmosféricos, hidrológicos, geológicos, que forman parte de la historia y de la coyuntura de la dinámica geológica, geomorfológica, climática y oceánica del planeta, y que por su ubicación, severidad y frecuencia, tienen el potencial de afectar adversamente al ser humano, a sus estructuras y actividades.

Una frecuente clasificación de las amenazas naturales, las distingue, a partir de sus dos orígenes principales, en:

– Geológicas (que integra sísmicas, volcánicas y otras)

– Hidrometeorológicas o Climáticas (que integra atmosféricas e hidrológicas) y que pueden ser: granizo, huracán, tornado, tormentas trpicales, ciclones y tifones.

Desastres Atmosféricos:

Granizo: Es un tipo de precipitación consistente en granos aproximadamente esféricos de hielo y de nieve combinados, en general, en capas alternas. Las verdaderas piedras de granizo sólo se producen al empezar algunas tormentas y cuando la temperatura del suelo es bastante inferior a la de congelación.
jpg_granizo_2.jpg

– Fotos del granizo (Salta 21)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -spot_img

Últimos Artículos