20.9 C
Salta
viernes, diciembre 2, 2022

Escuchas telefónicas prueban quiénes mataron a Liliana Ledesma

Notas más leídas

La madre de Liliana Ledesma vino a Salta a la marcha por los Derechos Humanos. Denuncia la impunidad de quienes sindica como asesinos de su hija: Ernesto Aparicio y los hermanos Castedo, a pesar de que el juez Aramayo tiene elementos de prueba sobre los culpables del crimen.

Su nieta, Emilse, quedó huérfana y a ella no le dan la pensión que le corresponde, como abuela, para su manutención. La ayudan económicamente los otros hijos de la mujer, hermanos de Liliana.

Elida reclama justicia por el asesinato de su hija Liliana, protesta por el retraso en las causas del crimen que -sostiene muy convencida- tiene nombres y apellidos concretos: los hermanos Delfín y Raúl Castedo y Ernesto Aparicio. La madre de Liliana y su nietita de 9 años se sumaron a la marcha del miércoles. Sostenían las pancartas con firmeza y desesperación.

La madre de Liliana Ledesma, Elida, habló con Salta 21:

“Vivo desesperada porque lo que necesito es justicia. Que todos los delincuentes asesinos vayan a parar a la cárcel porque al “señor” Ernesto Aparicio nunca le hicieron nada, nunca. Estuvo preso y lo volvieron a largar. El es uno de los involucrados en la muerte de mi hija, el otro -que anda prófugo- es Delfín Castedo. Su hermano Raúl Castedo se encuentra detenido en Santa Cruz de la Sierra. Dicen que ahí, en Bolivia, lo van a juzgar. Pero no lo hacen.

Aparte ya se ha pedido la extradición por intermedio de los jueces y no pasa nada. Acá el juez Reynoso de Orán me dice que ya está todo, pero no pasa nada. Me dicen que a Raúl Castedo lo van a absolver.

La única hija que me dejó Liliana es la que anda conmigo, se llama Emilse, tiene 9 años. Primero tuvo un bajón, ahora está superando -gracias a Dios- todo lo que ha pasado. Después de tres meses ella está mejor. Vive conmigo, yo soy la que la cuido. Tengo dos hijos más y una hija en Buenos Aires. Ellos ven por la nena.

jpg_Liliana_Ledesma_2.jpg
Cuando me llamaron el 20 de junio desde el Ministerio de Buenos Aires me dijeron que iban darle una pensión de por vida a mi nieta porque ella no tiene madre ni padre. Pero no me volvieron a llamar ni me dieron nada.

Lo que quiero es que condenen a los asesinos. Según dicen, Delfín Castedo se encuentra en Buenos Aires. Había rumores que después del 24 de junio se iba a presentar, que él no tenía nada que ver. Pero las escuchas telefónicas que están en el juzgado del juez Nelson Aramayo en Tartagal, muestran que él es el culpable de la muerte de mi hija junto con Ernesto Aparicio y el hermano, Raúl Hula Castedo (detenido en Santa Cruz de la Sierra)”.

Liliana Ledesma (37 años) se dedicaba a la venta de huevos en el norte de Salta. Tenía 37 años cuando el 21 de septiembre de 2006 fue asesinada a puñaladas en una pasarela del acceso sur de Salvador Mazza, ciudad fronteriza situada a más de 400 kilómetros al norte de la capital provincial. Los hermanos varones de la víctima se llaman Rodolfo y Jesús. Liliana Ledesma había advertido que si algo le pasaba el responsable sería Ernesto José Aparicio.

Poco antes de morir apuñalada Ledesma había venido a la capital de la Provincia para denunciar ante la prensa y en la Legislaura que el por entonces diputado peronista (y aliado político del gobernador Juan Carlos Romero) -a quien sindicaba como el responsable del asesinato de su marido- había cerrado caminos en su finca en el límite con Bolivia para crear un territorio libre para el narcotráfico.

En la edición digital del diario Clarín del 25 de octubre de 2006, el ministro de gobierno de Salta, Víctor Manuel Brizuela, prometió: “el gobierno de la Provincia aplicará todos los mecanismos necesarios para colaborar en el esclarecimiento del caso”. Pero no se publicaron solicitadas para encontrar al prófugo Delfín Castedo ni se crearon comisiones especiales para buscarlo, como se hizo por ejemplo con el infanticida Torrico finalmente recapturado en Buenos Aires luego de que se fugara del penal de Villas Las Rosas.

Mientras tanto Elida -la madre de Lliliana- sigue reclamando justicia para otro crimen que aún permanece impune en la Provincia.

Fotos: R. Chávez Díaz

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -spot_img

Últimos Artículos