15 C
Salta
domingo, septiembre 27, 2020

Estudiantes: luchemos por nuestros ideales

Notas más leídas

Salta llora la muerte de un Gran Hombre: se fue Jorge Oliver

Su partida es un golpe al alma. Minutos antes de la medianoche de esta extraña primavera, se...

El horror de Facebook

Con mucha resistencia y miedo a lo nuevo (neofobia: se refiere al miedo irracional, anormal y persistente hacia algo nuevo).

“El mundo es irrisorio por donde se lo mire”

Liliana Díaz Mindurry nació el 28 de junio de 1953 en Buenos Aires, ciudad donde reside, capital de la República Argentina. Es...

Teatro del desencanto en dos obras salteñas

Ninfa, de corte experimental, estrenada el 3 de marzo por el grupo Kurlis Garlan recuerda a esa suerte de nihilismo en la que el hombre es un puente, la producción de un movimiento circular que no conduce a ninguna meta más que a la superación por la superación misma. Globo, estrenada en la misma sala el 4 por el Grupo Santa Rita de Rosario de Lerma, produce ese aire de frivolidad ante la muerte pero deja una luz de esperanza hacia el sentimiento del amor. Aquí, un breve comentario crítico y reflexivo del teatro que se ve en Salta apenas inicia el año, una manera de pintar la humanidad presa de falta de valores. El próximo fin de semana, los salteños podrán asistir a ambas obras en la Sala Mecano de Casa de la Cultura y sacar sus propias conclusiones

El mundo cambia, la sociedad cambia, y nosotros -los estudiantes- buscamos no sólo adaptarnos a esos cambios sino cambiar la realidad. Si nos limitamos a lo que exige el estudio de nuestra carrera el aprendizaje será pasajero, rápido y volátil.

Me dirijo a todos los estudiantes para transmitirles mis mejores deseos en estas fiestas, que tanto significado tienen para nosotros.

Quiero dedicar mis primeras palabras a aquellos estudiantes que han estado estos últimos meses movilizándose y reclamando por los derechos que nos pertenecen.

Les confieso que no hace muchos meses atrás sentía una profunda decepción ante la actitud de la juventud a la cual parecía no interesarle los ideales generosos, las iniciativas justas. Expresé más de una vez que quienes se denominaban jóvenes no lo eran sino en la edad, porque cuando se les hablaba de la patria, de los derechos, de las necesidades del “otro”, de los sacrificios en pro de la igualdad o del cumplimiento de los derechos cívicos, recibían esas palabras con un gran desprecio y escepticismo, considerando muchos de ellos que tales asuntos sólo pueden preocupar la mente de los ilusos, de los líricos, de los “revolucionarios”, de quienes se ocupan de cosas sin importancia.

Parecía que la pasividad era la única forma de actuar de los jóvenes, en un claro sentido de individualismo, basados siempre en el pragmatismo. Sin ideales, sin buscar la perfección.

Pero ahora, y en presencia de este movimiento de lucha iniciado por la juventud estudiantil, he comprendido mi error, he visto a esa misma juventud valiente y decidida, a una juventud con grandes móviles, que actúa con fe, honradez, y nobles ideales.

José Ingenieros en su libro El Hombre Mediocre escribió “Porque cuando pones la proa visionaria hacia una estrella y tiendes el ala hacia tal excelsitud inasible, afanoso de perfección y rebelde a la mediocridad, llevas en ti el resorte misterioso de un ideal (…) el ideal es un gesto del espíritu hacia alguna perfección (…)”

Este autor marca con claridad lo que significa ser un idealista y poder volar sobre todos aquellos que tienen domesticado el espíritu y solo siguen caminando con paso firme pero sin poder volar.

Los estudiantes que nos animamos a luchar contra la opresión de los derechos, aprendimos a volar y miramos de frente a nuestros ideales viendo en ellos la perfección de nuestra conducta.

El doctor Joaquín Nabuco dirigió a los estudiantes de Derecho estas intencionadas palabras: “La grandeza de las naciones depende del ideal que su juventud se forma en las aulas; y la humillación de aquéllas proviene de las traiciones que los hombres hacen a sus ideales históricos”.

Como jóvenes tenemos el deber y el derecho de dejar de ser valores idealizados y convertirnos en acción, no en la lucha por ver quien grita más alto sino siendo verdaderos constructores de la patria, sin traicionar nunca nuestros principios y valores.

Quiero agradecer el compromiso y la dedicación para avanzar a grandes pasos en los últimos meses hacia la institución que todos queremos.

Después de las distintas reuniones y movilizaciones realizadas se han definido nuestras fortalezas y se han detectado nuestras debilidades. Por eso a partir del año próximo estaremos listos para afrontar el reto para que nuestra Universidad sea un lugar donde se busque formar un hombre pensante.

Ya no estamos en la Grecia de varios siglos atrás donde el filósofo en la plaza era rodeado por los discípulos atentos a escuchar sus palabras, ya no es modelo el estímulo del profesor para que los alumnos simplemente aprueben una materia, ya no es el maestro frente a unos estudiantes pasivos, ya no. Buscamos aprender, compartir, dudar juntos. Queremos que la Universidad se convierta en una verdadera cuna del aprendizaje.

El mundo cambia, la sociedad cambia, y nosotros buscamos no solo adaptarnos a esos cambios sino cambiar la realidad. Si nos limitamos únicamente a las horas de clase, al periodo de los exámenes, a la fecha de entrega de trabajos, monografías, es decir si solo nos dedicamos a las horas que nos exige el estudio de nuestra carrera el aprendizaje como alumnos será, como lo es el tiempo, pasajero, rápido, volátil. En cambio, si apostamos a la educación integral, donde los estudiantes no sólo se forman en el aula sino en la vida universitaria y en el conocimiento multidisciplinario, tendremos una educación integral para formar ciudadanos íntegros.

Queremos que nuestra universidad abra colegios, teatros, comedores, realice festivales, modernice sus bibliotecas, crezca en el ámbito estudiantil como dentro de la sociedad, para que no se formen simplemente profesionistas, sino verdaderos ciudadanos profesionales.

Debemos recuperar la idea de progreso, de ascenso social que nos distinguió, donde los abuelos inmigrantes veían en la educación de sus hijos la posibilidad concreta de un destino mejor. Donde a través de la oportunidad de acceso a la educación que generó el Estado mediante la Ley 1420 y la Reforma Universitaria de 1918, nuestros padres comprobaron que con el estudio y el trabajo se podía ascender socialmente.

La idea del ascenso social a través del esfuerzo ha quedado atrás en el tiempo. Hoy tenemos una realidad donde el esfuerzo, el estudio y el trabajo han dejado de ser las vías seguras de acceso a la evolución individual y colectiva. Hoy tenemos una realidad que nos duele: coexisten una riqueza en crecimiento con una pobreza en expansión; pobreza que no sólo es carencia económica, sino que incluye otras carencias éticas, morales y espirituales, que conllevan como efecto-fenómeno a la inseguridad.

Proponemos un esfuerzo compartido para iniciar un nuevo tiempo, en el que podamos recuperar el sentido de la educación como elemento para el progreso social, tal como nos enseñaron nuestros mayores. Las acciones que se tomen en adelante, deben ser asumidas con la mayor responsabilidad porque la universidad es de todos. Nuestra universidad será la mejor cuando cada uno de nosotros aportemos, contribuyamos al progreso y a la realización de nuestras metas.

Debemos exigir que la Universidad responsablemente cambie, se adapte a los nuevos tiempos, realice autocríticas a fin de poder responder y dar satisfacción a las demandas.

Por otro lado, debemos siempre tener presente que a pesar que la Universidad es un negocio sin fines de lucro, está integrada por elementos del ámbito empresarial, y es por ello que sus políticas financieras están siempre en búsqueda del aprovechamiento, que surge de ahorro y la inversión, no sólo administrando sus recursos sino optimizándolos.

jpg_estudiantesreclaman.jpgPara lograr nuestros objetivos tenemos que retomar ciertas actitudes, es necesaria la confianza, la solidaridad, donde cada uno se considere parte del todo y al mismo tiempo sea consciente de que él también -en alguna forma- es el todo. Por ello los convoco a cerrar filas en nombre y defensa de nuestros de derechos siempre con la racionalidad de saber que la realidad es absolutamente relativa, respetando a las minorías, pero actuando con firmeza para evitar la trasgresión a la libertad y los derechos constitucionales y universales.

A todos los jóvenes que aún no se han sumado a nuestra lucha los invito a compartir este fascinante reto con entusiasmo y con vigor, con firmeza y orden, con libertad y creatividad. La Juventud Universitaria ya ha dado los históricos y decisivos primeros pasos.

Estoy convencido que la integración de los jóvenes no se logrará señalando sus déficits o cuestionando los atajos que toman. Se conseguirá asumiendo nuestra responsabilidad; que no es hacer por ellos sino convocándolos a hacer y a ser parte de la solución de los problemas. Por ello los invitamos a participar como verdaderos protagonistas, siendo actores de la realidad social.

El compromiso sigue en pie. Lo haremos asumiendo con responsabilidad y con firmeza, con humildad en el trato y con la capacidad de escuchar a todos, buscando siempre la solución antes que el conflicto porque en una relación de respeto mutuo podremos afrontar los retos que la universidad de este nuevo siglo nos exige.

Este año en las actividades que realizamos hemos acertado muchas veces y nos hemos equivocado otras tantas, pero siempre trabajamos con la firmeza de estar haciendo lo correcto. Mucho ha quedado por hacer, pero también mucho hemos realizado, y ello es motivo suficiente para levantar nuestras copas y brindar con la certeza de que el movimiento estudiantil está vigente, de pie y reafirmando nuestro compromiso no solo por los derechos estudiantiles sino también dispuestos a trabajar por una sociedad donde los derechos de todos sean respetados y cumplidos

Los desafíos han sido muchos y han puesto a prueba nuestra intransigencia demostrando que nuestros objetivos no son cortoplacistas, sino todo lo contrario. El horizonte de proyección que nos trazamos va más allá de una simple conquista, nuestros ideales que nos hacen volar y nos llenan de pasión combativa nos marcan que solo nuestra misión estará cumplida cuando se logre una democracia plena en lo político, lo social, lo económico y lo cultural.

Espero que el año entrante nos encuentre a cada uno desde su lugar contribuyendo para que los habitantes de la Nación Argentina y de nuestra provincia de Salta vivan dignamente; los jóvenes estudiantes siguiéremos caminando los pasos de aquellos jóvenes de la revolución de mayo, del mitin en el Jardín de la Florida en 1889, de la Reforma Universitaria, del Mayo Francés, quienes llevaron adelante la bandera de la igualdad, la justicia, la libertad y la solidaridad

Nuestro compromiso es seguir noche a noche soñando un presente y un futuro mejor; y trabajando día a día para conseguirlo.

Un fuerte abrazo les envío deseando que el 2008 sea un año de éxitos.

Matías Assennato

matiasassennato@hotmail.com

NdR: Matías Assennato es estudiante de derecho de la Universidad Católica de Salta, y fue vocero de los estudiantes que protestaron contra el aumento de la cuota dispuesta por esa casa de estudios. Assenato es además integrante de la Juventud Radical de la provincia de Salta.

Comentar la nota

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -

Últimos Artículos

Necesitamos proteger la mitad del planeta

Áreas con diferentes grados de protección y en verde áreas que necesitan protegerse Un grupo de científicos están investigando...

Salta llora la muerte de un Gran Hombre: se fue Jorge Oliver

Su partida es un golpe al alma. Minutos antes de la medianoche de esta extraña primavera, se...

Docentes autoconvocados de Salta se solidarizan con los de Orán

Compañeros DocentesAcorde a los decidido en la última Asamblea de Docentes Autoconvocados del Departamento Capital, lanzamos la colecta para Constituir un Fondo...

Salta a fase 1: los exceptuados según Nación

A continuación la lista de trabajos exceptuados de cumplir el aislamiento social, preventivo y obligatorio.  1. Personal de Salud,...

Los incendiarios provocan intencionalmente los fuegos

Por: Prof. Norberto Ovando* y Gpque. Adalberto D. Álvarez** Cerca de15.000 focos, que según el Servicio Nacional de Manejo...