16.4 C
Salta
viernes, febrero 3, 2023

La gestión del agua influye en la adaptación al cambio climático

Notas más leídas

El agua es el principal medio a través del cual el cambio climático global afecta a los ecosistemas de la Tierra y, por tanto, a la vida y al bienestar de las personas.

Impactos

En la actualidad, ya se aprecian los impactos del cambio climático global relacionados con el agua en forma de sequías e inundaciones cada vez más frecuentes y severas.

Según la ONU-Agua, “La subida de las temperaturas, los cambios en los patrones de las precipitaciones y las temperaturas extremas afectarán a la disponibilidad de los recursos hídricos mediante cambios en la distribución de las lluvias, la humedad del suelo, el deshielo de los glaciares y las nieves perpetuas y las corrientes de los ríos y las aguas subterráneas; estos factores conllevarán además un deterioro en la calidad del agua”.

Las acciones e iniciativas de adaptación deben ser definidas e implementadas a nivel nacional o subregional, pues los impactos y las vulnerabilidades son específicos de cada lugar.

Gestión

Debemos gestionar el agua dulce de manera sostenible con el fin de que exista suficiente agua para que todas las personas puedan beber y conservar su higiene y su salud, para que los productores de alimentos puedan satisfacer la demanda de una población en continuo crecimiento, para que las industrias puedan satisfacer sus propias necesidades y para que los países tengan la oportunidad de garantizar un suministro fiable de energía.

Unas adecuadas medidas de adaptación basadas en prácticas reconocidas de gestión del agua y del territorio contribuirán a reforzar la resistencia a los futuros cambios climáticos y a aumentar así la seguridad hídrica.

Sin una mejor gestión de los recursos hídricos, se ponen en peligro los progresos hacia la consecución de los objetivos de reducción de la pobreza, los Objetivos de Desarrollo del Milenio y del desarrollo sostenible en todas sus dimensiones económicas, sociales y medioambientales.

Adaptación

La adaptación al cambio climático pasa principalmente por una mejor gestión del agua.

El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) remarca que, “Las soluciones de adaptación planificada deberían centrarse en el desarrollo de nuevas infraestructuras, políticas e instituciones de apoyo que faciliten, coordinen y maximicen los beneficios de los nuevos sistemas de gestión y uso de la tierra”.

Y enfatizan que “En las comunidades de escasos recursos dedicadas a la agricultura/ganadería de subsistencia, la capacidad de adaptación realizable se considera por lo general muy baja”.

Las Partes de la Convención Marco sobre Cambio Climático de las Naciones Unidas recomiendan para una mejor gestión adoptar los siguientes principios:

1.- Introducir el concepto de adaptación en el contexto más amplio del desarrollo;

2.- Reforzar la gobernanza de la gestión de los recursos hídricos y mejorar la integración de la gestión del territorio y el agua;

3.- Mejorar y compartir el conocimiento y la información sobre clima, agua y medidas de adaptación, e invertir en sistemas exhaustivos y sostenibles de recogida y monitoreo de datos;

4.- Desarrollar una resistencia a largo plazo mediante instituciones más fuertes e infraestructuras hidráulicas que consideren también el buen funcionamiento de los ecosistemas;

5.- Invertir en una gestión adaptativa del agua que sea eficiente así como en transferencias de tecnología;

6.- Destinar fondos adicionales en los presupuestos generales nacionales y otros mecanismos innovadores de financiación para la adaptación a través de una mejor gestión del agua.

Conclusión

Adaptarse a la creciente variabilidad y cambios del clima mediante una mejor gestión del agua requiere un cambio en las políticas e inversiones significativas

El sentido de urgencia en relación con la adaptación al cambio climático y el reconocimiento de la centralidad del agua en la misma no han calado aún en el mundo político ni se refleja sistemáticamente en la planificación nacional ni en las carteras de inversión internacional destinadas a la adaptación.

mapa.jpg

Mapa indicativo de los impactos futuros del cambio climático relacionados con el agua dulce que amenazan el desarrollo sostenible de las regiones afectadas /imagen GTII, IdS

Fuente ONU-Agua / AAPN

– El autor es Presidente / Asociación Amigos de los Parques Nacionales – AAPN – Experto Comisión Mundial de Áreas Protegidas – WCPA – de la UICN – Red Latinoamericana de Áreas Protegidas – RELAP –

2 COMENTARIOS

  1. La gestión del agua influye en la adaptación al cambio climático
    Es cierto lo que afirma el Sr.Ovando: las propiedades y el manejo del agua son el determinante físico principal del clima y también del cambio climático. Los paleoclimatólogos, mediante estudios de la composición del hielo profundo artico y antártico, han establecido que cambios climáticos periódicos han habido varios. El cambio climático actual, se diferencia de los anteriores en que su origen es casi exclusivamente antropogénico.Son las actividades económicas a gran escala las que han descontrolado totalmente al clima.

    De ese modo, podemos decir que el origen último del cambio climático es en realidad el fundamentalismo económico, practicado en forma igualmente dañina por las dos ideologias político-económicas dominantes durante los siglos XX y el actual: el marxismo y el neoliberalismo.

    A su vez, estas ultimas ideologías, a pesar de sus aparentes diferencias, se basan, en último análisis, es una idea religiosa: la vision judéo- cristiana de que el hombre ha sido instalado en la Tierra para apropiarse, dominar y controlar a la naturaleza.

    Esta visión judéo -cristiana altamente alienada y simplificada del papel del hombre en la naturaleza, debía, necesariamente, llevar a teórias económicas igualmente simplistas, como lo son, efectivamente, el marxismo y, más aún, el neoliberalismo.

    Ahora bién, un sistema como el mundo natural, tan altamente complejo, vulnerable y único, no “obedece” a ninguna de las dos teorías-ideologías , ni la marxista, ni la neoliberal. Se resiste acumplir sus “leyes”. En principio por que no son leyes naturales, solo son “decretos” emitidos y exigidos por convención, por decreto. El mundo natural resulta así un estorbo para la econimía. Por tanto, la dominación, la apropiación y el control de la naturaleza, requieren, como una necesidad absoluta, de su drástica simplificación. Esto se puede hacer mediante la destrucción programada de partes importantes de ella y éso, justamente, es lo que el hombre neoliberal está haciendo.

    Cómo a partir de los años 80, la doctrina comunista ha dejado de operar, toda responsabilidad por el cambio climático y la destrucción global de la naturaleza que esá ocurriendo hoy en día, se la podemos endilgar enteramente a las teorías neoliberales. A su vez, los teóricos neoliberales son, no por casualidad, sionistas convencidos. Un tal von Mises legó a decir que “Si la naturaleza no obedece a las teorías economicistas propias y las de Friedman, von Hayeck, Samuelson, Stiglitz, y otros, tanto peór para a naturaleza.

    En consecuencia, si no se dá un cambio total de paradígma político- económico, la “gestión” del agua, atmósfera, suelos, o lo que fuera, por bién que se hiciera, no podrá evitar la catástrofe abiental que se avecina.

  2. La gestión del agua influye en la adaptación al cambio climático
    El agua es el único bien de la humanidad que no tiene precio: si no hay agua no hay vida. Por eso es un crimen que en nuestro país el Gobierno Nacional haya vetado la Ley de Glaciares, solo para favorecer los negocios de una megacorporación minera.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -spot_img

Últimos Artículos