22 C
Salta
martes, septiembre 29, 2020

Los locos del cruce y compañía (lava vidrios, acróbatas, cómicos…)

Notas más leídas

El horror de Facebook

Con mucha resistencia y miedo a lo nuevo (neofobia: se refiere al miedo irracional, anormal y persistente hacia algo nuevo).

Teatro del desencanto en dos obras salteñas

Ninfa, de corte experimental, estrenada el 3 de marzo por el grupo Kurlis Garlan recuerda a esa suerte de nihilismo en la que el hombre es un puente, la producción de un movimiento circular que no conduce a ninguna meta más que a la superación por la superación misma. Globo, estrenada en la misma sala el 4 por el Grupo Santa Rita de Rosario de Lerma, produce ese aire de frivolidad ante la muerte pero deja una luz de esperanza hacia el sentimiento del amor. Aquí, un breve comentario crítico y reflexivo del teatro que se ve en Salta apenas inicia el año, una manera de pintar la humanidad presa de falta de valores. El próximo fin de semana, los salteños podrán asistir a ambas obras en la Sala Mecano de Casa de la Cultura y sacar sus propias conclusiones

Salta llora la muerte de un Gran Hombre: se fue Jorge Oliver

Su partida es un golpe al alma. Minutos antes de la medianoche de esta extraña primavera, se...

Se fue el Profesor Eduardo Raspi, un “héroe” para muchos de sus estudiantes y colegas

Hoy se supo la triste noticia. El profesor estaba internado y su familia solicitaba plasma. Salta 21 se suma a las condolencias...

Aparecen por temporadas. Caras hinchadas del exuberante acullico, boca chorreando el néctar verde. Sucios e impresentables con sus pantalones parchados de misiaduras, agujereados de tantos faltantes y desteñidos por el uso y uso continuo en esfuerzos doblegados sin remplazante.

Con carita media perdida están entre los autos de la Pedro Pardo e Hipólito Irigoyen, ellos son los locos buenos del Miguel Ragone pidiendo moneditas con su particular extremo cuidado para no inquietar en lo más mínimo a los eventuales donantes. Así con sus manos mugrientas cuentan los créditos entre un cálido agradecimiento para ver cuánto suman a fin de seguir haciendo girar la rueda de sus deseos.

Es que es la forma de mantener su sano vicio del coqueo, aunque por ahí lo matizan con el horror del puchito, y de distraerse al estilo de un paseo para salir de la monotonía diaria oscilando entre lo bueno y lo malo, entrándole a la existencia placer y dolor como cualquier persona.

Y dentre nosotros mismos aparece otra bandada que se mezcla de a poco con los locales produciéndose un ambiente tenso por las molestias de invasión. Esto pasa sin mayores repercusiones pues son demasiados mansos los unos y los otros.

Son tiempos nuevos y los pibes portando el traje de los locos buenos en una imitación que parece no dejar dudas acopian el metal para el vicio algo mayor: pasta base, paco, etc…así, con sus trapos menos harapientos y salidos de las modas de shopping, pulgas y ferias tuercen el negocio de la caridad callejera en favor de su deseo incontrolable. Duran menos, pues la salud para ello es más precaria pero es loable la actitud de la voluntad caída que escapa al robo, la tragedia familiar o al crimen en general tras la búsqueda desesperada que calme la ansiedad que los destruye a sí mismos en un rotar cada vez más cercano al centro de la muerte.

Produciéndose un tiempo de soledades en las calles del cruce, regresan los auténticos dueños a retomar su negocio rebusquero que no hace mal a nadie y que de verdad estimula el acto virtuoso de la altruidéz.

Las calles se adornan de locos, lava vidrios, acróbatas, cómicos y con tantos otros necesitados de la generosidad y bondad del que circula en el privilegiado automóvil. Esta forma de hacer cultural no es otra más que un indicador de la pobreza actual. Es la expresión paciente de un sector de excluidos quienes bajo un aspecto de tranquilidad esperan una mejora en sus condiciones de vida para poder ejercer su libertad con creatividad y productivamente. Es un sector joven que a pesar de sus contrariedades y de lo que pueda decirse de estos aún no se da por vencido y manotea dentre las calles dignidad para su existencia. No llega a ser un estilo de vida como lo es el de los artesanos, por ejemplo, quienes merecidamente ganan oportunidades laborales dentro del mercado turístico. Sí lo es, claro está, un aviso para nuestros administradores surgidos de la democracia y encargados del bien de todos para estimular un cantera de talentos que se derrochan en el vicio y la desidia de una manera totalmente incomprensible.

Ahí están, ellos son los locos del cruce y compañía, esperando por una nueva posibilidad, quizás más cara para el Estado, pero con la certeza de que la inclusión de uno solo de estos en una manera más digna de vivir vale muchísimo más que lo que se pueda gastar para tal fin.

Comentar la nota

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -

Últimos Artículos

Salteño compró 3 tubos de oxígeno y el préstamo es gratuito

Lo escribió en su red social. ¡Buenos días! Lunes y comenzamos de la mejor manera, después de tanto...

Sáenz y un cuestionado nombramiento

Circula en los WhatsApp una designación del gobernador de Salta Sáenz nombró a la que sería novia de su...

Se fue el Profesor Eduardo Raspi, un “héroe” para muchos de sus estudiantes y colegas

Hoy se supo la triste noticia. El profesor estaba internado y su familia solicitaba plasma. Salta 21 se suma a las condolencias...

El Ministro Esteban pidió a De la Arena, gerente de Hemosalta, que se rectifique por cobrar plasma

Pedir que rectifique el cobro del plasma es insuficiente. Es una acción muy liviana. El Dr Esteban debe solicitar acciones legales contra...