17.9 C
Salta
lunes, abril 19, 2021

Maestras: Homenaje a esas Mujeres de sueños incumplidos

Notas más leídas

El horror de Facebook

Con mucha resistencia y miedo a lo nuevo (neofobia: se refiere al miedo irracional, anormal y persistente hacia algo nuevo).

La oligarquía “mexicana” al servicio de la élite internacional: ¿Quién quiere vender lo que resta del país?

Hemos entrado los mexicanos a una etapa en la que sólo nos restan dos opciones: 1. Permanecer y morir, o 2. Levantarse a buscar un cambio.

Se fue Mauro Viale

La foto de portada es la favorita de Joni Viale. La miro y no puedo dejar de sentir una profunda tristeza. ¡Hasta siempre Mauro!...

Jorge Rojas y Jacqueline Dutra: flechazo

La modelo brasilera, ex de Martín Palermo, segunda en Gran Hermano Famosos, hechizó a Jorge Rojas, ex cantante de Los Nocheros. Una de las mujeres consideradas entre las más calientes de Latinoamérica, hasta las manos con el folclore. Rojas, parece vivir una pasión con ritmo movedizo.

La democracia la encontraría luchando por sus derechos, en las primeras huelgas de hambre y concentraciones docente frente al ex Consejo de Educación (un intendente fumigaría la plaza muy de mañana y sobre los huelguistas).

Nació en alguna localidad del sur de la provincia. Su ascendencia de inmigrante árabe y la vida de trabajo le dieron una mirada particular de la existencia, conciencia clara que todo se consigue con esfuerzo y desde abajo; tenacidad para carear las adversidades y la infundieron de un particular concepto de lo femenino y su rol en la familia.

Sin embargo, cuando era común que la mujer se quedara en casa, con sólo 17 años se recibió de maestra. “Maestra Normal Nacional” , diría su padre con orgullo.

En aquella época una maestra debía comenzar su actividad en el interior y allí en la hostilidad del paisaje rural encontraría la realización de su vocación.

“Pluma del Pato” , norte salteño, calor, escuelas que parecían taperas, y la población que miraba con desconfianza al “criollo” sería parte de sus primeras experiencias…donde la fragilidad de mujer transformaría en fuerza y el miedo en coraje.

Pero en búsqueda de un mejor salario siempre la llevarán más allá. A los valles serenos, fríos, lejanos e inhóspitos. Gente inocente, en un mundo que no había sido contaminado por la modernidad, que mantenía sus ritos y costumbres ancestrales, cuando la globalización era una pesadilla que no había llegado.

Allí fue amiga, consejera, enfermera… Y también maestra. En clase iniciaba a la escritura con “la palabra generadora” y en el recreo enseñaba juegos y rondas que los niños entonaban extrañados.
Veía la huerta, las gallinas, que hubiera leña suficiente para el horno, que amasara el pan y que la carne se salara para hacer el “charqui”, que los chicos tengan las uñas cortas y limpias.

Que la escuela estuviera habitable, los pisos de tierra apisonados y los techos de paja “torteados” para que no se lluevan, que las paredes estuvieran selladas y blanqueadas para que fueran invadidas por las vinchucas.

Y los fines de semana se visitaban las casas, se enseñaba el catecismo porque no había sacerdote. Siempre había un tiempito para organizar una “kermés”, buscar alguna donación para los premios y enseñar a jugar a los grandes a “Tumbar los tarros” o poner “la cola al chancho”; para participar en las “marcadas de los animales”, los ritos de la Madre Tierra y el Misachico…

Una vez al mes llegaba el médico y había que curar las heridas y administrar los remedios que de otra manera eran reemplazados por remedios caseros.

La democracia la encontraría luchando por sus derechos, en las primeras huelgas de hambre y concentraciones docentes frente al ex Consejo de Educación (Un intendente fumigaría la plaza muy de mañana y sobre los huelguistas).

Marcharía buscando ser escuchada hasta la misma FERINOA, donde los políticos de turno fingían; como siempre que nada pasaba. Entonces sería llamada “maestra porra” por algún gobernador de dudosa trayectoria.

Tenía sólo un par de sueños una casita con fondo amplio lleno de plantas para cuando se jubilara y conocer el mar…

Pero un decreto menemista borró la movilidad jubilatoria y con ella sus sueños de vejez tranquila. Sus haberes no alcanzan a cubrir los gastos de los remedios que necesita para curar las enfermedades y achaques que una vida de trabajo le hicieron a su cuerpo.

Sin sueños cumplidos, sin recursos, se acerca al fin de la vida mientras burócrata, economistas, y gremialistas vendidos se olvidan de los más viejos.

Por eso en el día de la mujer, mi homenaje a todas esas MUJERES, que no aparecen en los manuales escolares, ni tienen un monolito, que como mi madre, dieron la vida por un ideal de Patria, y que la Patria, en manos de unos pocos, no le devolvió nada…es más, las olvidó.


Ver notas anteriores haciendo click en el nombre de la autora.

Comentar la nota

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -

Últimos Artículos

Se fue Mauro Viale

La foto de portada es la favorita de Joni Viale. La miro y no puedo dejar de sentir una profunda tristeza. ¡Hasta siempre Mauro!...

Dos músicos de la Orquesta salvan sus vidas al caer una viga en el Teatro Provincial

Anoche, tras haber concluido el Concierto para piano, a las 22:26 hs se produjo el siniestro: cayó desde el techo del Teatro y sobre...

Alberto Fernández dio positivo de COVID

El presidente se vacunó en enero. Pero igual se contagió. Ahora deberá estar aislado. Debía reunirse para analizar restricciones por la segunda ola, pero...

“Creemos que empezamos la segunda ola, con un aumento sostenido de casos, lo que genera preocupación”, aseguró Vizzotti

Carla Vizzotti, ministra de Salud, confirmó hoy que Argentina comenzó a transitar la segunda ola de contagios de coronavirus. En el mismo sentido declaró su...

En las últimas 24 horas hubo 14.430 casos positivos de coronavirus

Son datos del último reporte de las últimas 24 horas en la Argentina, con lo que suman 55.941 los fallecidos y 2.363.251 los contagiados...