22 C
Salta
miércoles, diciembre 7, 2022

Pequeñas lecciones sobre el amor

Notas más leídas

El primer libro (1998) del abogado y periodista Alejandro César Suárez de Florencio Varela (Bs. As.) Pequeñas Lecciones sobre el amor anuncia algo un tanto difí­cil por estos dí­as: ser feliz es posible. El escritor y Co-director del periódico “Mi ciudad” de F. Varela, se alimenta de testimonios de la vida cotidiana y de su propia experiencia en el campo de los sentimientos para ponerse a escribir sobre el amor y la vida. No se trata de transmitir certezas sino de compartir experiencias que nos tocan a todos en un punto y que de a ratos nos convierten en protagonistas del universo creado por Suárez. El libro resulta un desafí­o en tanto apunta a un lector sensible y sobre todo, a quien busca una respuesta en ese intento de hallar la felicidad como un fin en sí mismo. Anunció para Salta 21 que está preparando la segunda parte del libro, su continuidad.

El libro Pequeñas lecciones sobre el amor fue publicado por la Agencia Periodí­stica CID-Diario del viajero en 1998. Como si fuese una charla cotidiana, nos sumergimos en una búsqueda que nos lleva al éxito: nos convertimos en anhelantes de sucesos, en personajes mínimos pero importantes porque de alguna manera la impronta del libro es que sólo el amor podrá hacernos felices y que aunque a veces parezca que no visualizamos un camino, de pronto nos hallamos siendo esos caminantes del destino que nosotros mismos hacemos.

Todaví­a estamos a tiempo para hacer ese viaje tantas veces postergado, a tiempo para llamar por teléfono a esa persona, a tiempo para olvidar el rencor, a tiempo para empezar a estudiar esa carrera que siempre nos ha gustado, a tiempo para escribir esa carta, a tiempo para darle un abrazo a los que queremos y nos quieren, a tiempo para volver a ese lugar que tanto nos agradó, a tiempo para reencontrase con ese amigo recordado, a tiempo para ver el amanecer, a tiempo para escuchar la música que más nos gusta, a tiempo para caminar por la orilla del mar, a tiempo para desayunar juntos como antes, a tiempo para cambiar de trabajo, a tiempo para despedazar la rutina que nos atormenta, a tiempo para volver a enamorarnos, a tiempo para no guardarse las palabras, a tiempo para empezar algo nuevo, dice este libro, producto de la vida y el contacto con las personas que transmiten esencias profundas y sensibles.

¿Cómo sabrás que estás con el hombre que amas? ¿Cómo sabrás si es la mujer de tu vida? ¿Cómo soportarás haber perdido lo que amas? ¿Cómo volver a creer en el amor? Estas son algunas de las pequeñas lecciones de amor nacidas en Florencio Varela. Pero sobre todo, se trata de creer en la vida, en las oportunidades y en encontrar algo que nos une como reunir las puntas de un mismo lazo .

Las experiencias de las personas que el autor testimonia, además de las propias, tienen el valor de la pregunta. Esto es lo interesante. Partir de la duda para acercarnos a ciertas certezas y por qué no, a la verdad. El escritor llama esos Claroscuros en el sentido en que lo toma Hermann Hesse, ser de alguna manera ese dios que está en el costado oscuro y en el luminoso pero como un ser que desea nacer al mundo de los sueños, las responsabilidades y los valores. Y como “Abraxas” , el seudónimo tomado del Demian de Hesse se atrevió a publicar una carta con el título Necesito .

Esto también revela que no es fácil decir necesito pero es un requerimiento del espíritu que ama y que fluye para pedir al otro que se incorpore. También está la realidad sin virtualismos, cruda pero abierta a este mundo de los dioses encendidos por alguna pasión.

El lenguaje sencillo, cargado de experiencias vitales y sugerente nos sumerge en un plano sensitivo en donde las posibilidades impulsan al lector. Es un libro que explora la vida y los sentimientos de manera testimonial y cercana.

César Alejandro Suárez, el escritor de Varela, cree en el amor y comparte estas grandes lecciones de los hombres y las mujeres para que los lectores las consideren como una posibilidad más, como una génesis, como una lágrima que cae y no en vano. Saber que es posible , salirse de los cuerpos para explotar de felicidad pero también ser cautos al saber que a veces es mejor perder para ganar. El libro es un hallazgo.

1 COMENTARIO

  1. hablamos de amor?
    Cuando uno ha pasado los 40 y hace tiempo perdió la inocencia del primer amor, y ya no cree en él, es esperanzador saber que no estamos solos en este mundo de soledades

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -spot_img

Últimos Artículos