22 C
Salta
domingo, marzo 7, 2021

Polémica por la incorporación de la religión en las escuelas de Salta

Notas más leídas

Jorge Rojas y Jacqueline Dutra: flechazo

La modelo brasilera, ex de Martín Palermo, segunda en Gran Hermano Famosos, hechizó a Jorge Rojas, ex cantante de Los Nocheros. Una de las mujeres consideradas entre las más calientes de Latinoamérica, hasta las manos con el folclore. Rojas, parece vivir una pasión con ritmo movedizo.

Los Valles Calchaquíes y los diaguitas: respuesta de cientistas a Gabriel Levinas

Título original de la nota: Los Valles Calchaquíes y los diaguitas: histórica desigualdad y conflictos del presente* . Contrariamente a lo que propugna un mensaje que se intenta imponer desde los medios hegemónicos, las estadísticas muestran que hay una ampliación de la desigualdad social en la disputa por la tierra en los Valles, señala la Red de Investigadorxs del Valle Calchaquí.

El horror de Facebook

Con mucha resistencia y miedo a lo nuevo (neofobia: se refiere al miedo irracional, anormal y persistente hacia algo nuevo).

El sentido del tiempo en la danza

La danza es un arte predominantemente visual témporo-espacial. Se desarrolla en un espacio y tiempo cronológico y psicológico, y, por otro lado, produce efectos o sentimientos que va quedando en la percepción del espectador.

Se dicta tanto en las escuelas públicas como privadas, aunque sean laicas. La asignatura lleva calificación y los chicos deben rezar antes de entrar a clases. Salta se sumó así a otras provincias con educación religiosa. Y el debate ya trascendió la provincia. El gobernador kirchnerista Juan Manuel Urtubey podría haber puesto fin a semejante resabio colonial.

– Por Marina Carabajal

En las escuelas primarias públicas de Salta los alumnos tienen que rezar antes de entrar a clase. En algunas, incluso, hay pequeños altarcitos con ofrendas. La educación religiosa es una materia obligatoria tanto en establecimientos públicos como privados –aun en los que se definen como laicos– y la asignatura lleva calificación.

En la mayoría de los casos los contenidos que se imparten son los del catecismo y quien los dicta es una docente egresada del Profesorado de Ciencias Sagradas Monseñor Tavella, un instituto de formación religiosa que depende de la curia y cuya “finalidad es formar a los estudiantes como asistentes pastorales y dirigentes católicos”, según se enuncia en su página web institucional.

El gobernador kirchnerista Juan Manuel Urtubey podría haber puesto fin a semejante resabio colonial pero, en cambio, acaba de promulgar una flamante ley de educación provincial –que el mismo gobierno impulsó– que mantiene como obligatoria la enseñanza religiosa en el nivel primario y que destaca la participación primordial de la Iglesia Católica como una de las responsables de orientar las acciones educativas.

La normativa genera polémica. Consultado por este diario, el ministro de Educación de la Nación, Juan Carlos Tedesco, dijo que le habría gustado “una propuesta más republicana”.

La secretaria general de Ctera, Estela Maldonado, la cuestionó en duros términos. Ya hay denuncias en la delegación local del Inadi de un grupo de unos 180 padres que la rechazan. “Es un sistema que discrimina. Mis hijos hacen la mímica del rezo todos los días para que no les digan nada”, señaló a este diario Alejandra Glik, una de las denunciantes, cuyos tres hijos concurren a una primaria en la localidad de Vaqueros, pegada a la capital salteña.

El gobernador defiende la obligatoriedad de la enseñanza religiosa: “La Constitución provincial la establece”, dijo a este diario. Además, agregó, es “una realidad de tiempo inmemorial” en Salta.

La ley fue sancionada por el Senado salteño a fines de diciembre. Retoma el texto de la Constitución provincial que en su artículo 49 sostiene que los padres y en su caso los tutores “tienen derecho a que sus hijos o pupilos reciban en la escuela pública la educación religiosa que esté e acuerdo con sus propias convicciones”.

La flamante normativa, en su artículo 28, inciso “ñ”, obliga a las escuelas primarias a brindar enseñanza religiosa dentro de los horarios de clase, atendiendo a las creencias de los padres y tutores, que decidirán sobre la participación de sus hijos o pupilos. El mismo inciso aclara que “los contenidos y la habilitación docente requerirán el aval de la respectiva autoridad religiosa”.

La presidenta del Inadi, María José Lubertino, le envió una carta a Urtubey en la que le advirtió que su aplicación atentará contra el derecho a la libertad de conciencia, previsto en la Constitución Nacional, que incluye el derecho a no profesar ninguna religión. La delegación local del Inadi, además, emitió un extenso dictamen que oportunamente envió a la Legislatura, durante el debate parlamentario, donde señala que diversos instrumentos internacionales de derechos humanos ratificados por el país incluyen la libertad de tener creencias teístas, no teístas y ateas, así como el derecho a no profesar ninguna religión o creencia.

La gobernación argumenta que podrán retirarse del aula los hijos de quienes rechacen la asignatura. “La obligación es de la escuela de tener oferta de educación religiosa, no del chico de cursar religión”, señaló Urtubey a Página/12. “La familia del chico puede resolver que estudie determinada religión, no sólo la católica, o que no estudie religión y chau, se termina la historia”, añadió.

La gobernación asegura que los contenidos no se centrarán en el catolicismo. Pero pocos lo creen teniendo en cuenta el fuerte peso que históricamente ha tenido la jerarquía católica en esa provincia, al punto de que, por ejemplo, logró que nunca se reglamente ni se aplique la ley de salud sexual y reproductiva, que establece la distribución gratuita de anticonceptivos, entre ellos, preservativos, entre otros objetivos.

Según relatan diversas fuentes consultadas por este diario, es raro encontrar que la materia, que ya se venía dictando, no se centre en el catecismo católico. También es complejo implementar un sistema por el cual los alumnos se retiren del aula. Y en tal caso, quedarían expuestos como “diferentes”, advierten algunos padres como Pablo Moraga. Su hijo, de 8 años, concurre a una escuela privada de la ciudad de Salta, la Dante Alighieri, un colegio inscripto como laico, pero en el que se enseña como materia curricular “religión”, dado que la anterior ley de educación Nº 6829/95 ya la estipulaba como una asignatura del plan de estudios.

A mediados de año, mientras se empezaba a discutir el proyecto de reforma educativa redactado por el Ministerio de Educación provincial, Moraga hizo una denuncia ante la delegación salteña del Inadi. “De una interpretación textual de la norma, pareciera que como padres tenemos derecho a optar atendiendo a nuestras creencias. Sin embargo, en realidad, en las jornadas diarias de clases en el colegio, tal opción no es atendida, pues en el boletín de calificaciones se registra la materia ‘religión’ y se inserta la nota de calificación correspondiente, impartiéndose con una señorita catequista orientaciones o principios de valores hacia el bien común, pero que trasuntan la religiosidad católica. Entendemos que en estas circunstancias queda materializado el acto discriminatorio”, señala la denuncia.

Moraga tiene una empresa de tecnología informática en la ciudad de Salta. “Con la nueva ley, que volvió a convalidar la obligatoriedad de la enseñanza religiosa, sentimos una profunda agresión a nuestra manera de vivir y concebir el mundo. Y nos vemos obligados a que en el mejor de los casos nuestro hijo se levante y se retire de clase como el diferente, lo cual genera una situación de discriminación. En mi caso soy ateo, pero mi señora es a-religiosa. Por eso no enseñamos a nuestros hijos en ninguna religión, y es un atropello que sea el Estado el que decida imponernos creencias ajenas a nosotros”, dijo Moraga a Página/12.

Viviana Broglia es profesora de Genética en la Universidad Nacional de Salta. Tiene dos hijos, de 7 y 9 años. Fue una de las 180 personas, entre madres y padres de alumnos de distintas escuelas públicas salteñas, que a mediados de año hicieron una presentación en la Secretaría de Derechos Humanos del gobierno provincial, rechazando la enseñanza religiosa obligatoria. “No tuvimos ninguna respuesta. Entonces llevamos nuestra denuncia al Inadi –contó a este diario–. El problema es que es un tema que ni siquiera se discute: se da como una imposición dogmática”, consideró. Sus hijos van a la escuela René Favaloro, de la localidad de Vaqueros, a unos seis kilómetros de la ciudad capital. En estos momentos el cargo de maestra de religión está vacante, de modo que en el último año los niños no tuvieron la polémica asignatura, pero de todas formas podrían nombrar a una maestra y tener que cursarla, aclaró Broglia. “Si fuera la enseñanza de los principios de todas las religiones, con una visión más tolerante, tal vez se podría aceptar, pero en la práctica sucede que les dan catecismo, y las docentes se forman en el Instituto Monseñor Tavella, de la curia”, agregó.

Alejandra Glik también firmó la denuncia que llegó al Inadi. Es empleada administrativa. Tiene tres hijos, de 6, 8 y 11 años, que concurren a una escuela pública. En su caso no quiere que sus hijos reciban la materia de ninguna manera. “En segundo grado, mi hijo mayor me pidió no ir a las clases de religión. Venía la Semana Santa y estaban viendo la crucifixión de Cristo y tenía pesadillas. Pedí a las autoridades del colegio que lo dejaran salir de clase en esa hora, pero me dijeron que no se podían hacer responsables de él fuera de clase porque no tenía a dónde ir. Para los hijos de familias no religiosas es muy difícil tener la materia. Es un sistema que los discrimina. A la mañana rezan junto con la izada de la bandera. Mis hijos hacen la mímica del rezo para que no les digan nada. Entre los padres que firmaron la presentación muchos cuentan que hay maestras que rezan cuando les dan la copa de leche, en algunas escuelas hay altarcitos en las aulas, o las maestras los obligan a escribir una oración al empezar el día de agradecimiento a la Virgen, por ejemplo”, describió Glik, en diálogo con Página/12.

– Fuente: Página 12, 1/02/09

7 COMENTARIOS

  1. CUANDO VUELVEN LAS DECISIONES PERTURBADORAS
    Cuando yo cursé la Primaria, era la época que PERÓN se había congraciado con la Iglesia Católica, a cambio de su explícito apoyo para las elecciones de 1946, que lo llevaría a la primera magistratura
    Para mí fue un tiempo tortuoso. Yo como judío tenía que salir de la clase, e ir a un supuesto curso de MORAL, que jamás se dictaba.
    Lo sombrío que mis compañeros católicos, cuando regresaba al curso, me querían crucificar. Era un asesino en libertad, por haber matado a Cristo.
    Los CURAS, se habían encargado de realizar un perfecto lavado de cabeza, fiel a su estilo.
    Y así fue, hasta que PERÓN recibió información que estaba siendo traicionado por la IGLESIA. Se terminaron las clases de Religión. Y yo liberado de tantos infundios.
    ………
    El pretensioso gobernador de salteño, que aspira a la presidencia de la Nación, JUAN MANUEL URTUBEY, está convalidando la enseñanza de religión en todas las escuelas públicas en horario de clase.
    En 2013, la Corte de Justicia de Salta -que es auditada por el gobernador a control remoto- consideró que la educación confesional es constitucional.
    Aquellos que profesan la religión judía, y concurran a las escuelas públicas, sufrirán el mismo desprecio que yo padecí. Y el resto de los cultos se sentirán discriminados.
    …..
    Obligar a recibir una educación religiosa, a corta edad, en las escuelas estatales es convertir a las futuras generaciones en robots, con un pensamiento único, manejados al antojo por el poder de turno.
    La historia es muy explícita al respecto.


    La Vida es una Fotocopia.

  2. una gran preocupación para mi y un gran retroceso
    Mi nieta nacida en Euskal Herria por circunstancias de la vida se ha ido a vivir a Salta. Somos una familia educada en colegio de monjas y frailes y conocemos de que hablamos y de ninguna de las maneras deseamos que ella sea educada en ningyuna religión, nuestro gran y único deseo es que sea feliz y buena persona. Cuando sea mayor ella decidirá si desea o nó adoptar alguna religión.

  3. Polémica por la incorporación de la religión en las escuelas de Salta
    Tengo que decidir mudarme a Salta el próximo año por motivos laborales, tengo un chiquito que comenzará la primaria, no somos católicos, esto que he leído realmente indica como todavía la iglesia tiene gran influencia en el norte del país, quisiera saber si queda alguna escuela, que tenga buen nivel educativo, privada o pública que no tenga este tipo de exigencias que parecen de otra época; de no existir, por supuesto que no haría la mudanza bajo ningún motivo
    Gracias

Comentar la nota

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -

Últimos Artículos

Barcos chinos y coreanos realizan cacería ilegal de fauna marina protegida, elefantes y lobos marinos de la Patagonia

El 30 de diciembre de 2020, un tripulante del pesquero chino Lu Qing Yuan Yu 206, a su llegada a Montevideo, divulgó...

“Me hartan los ignorantes que, una vez descubiertos, se jactan de su ignorancia”

Rogelio Ramos Signes responde ‘En cuestión: un cuestionario’ de Rolando Revagliatti Rogelio Ramos Signes nació el 14 de diciembre...

Volver a las aulas

La convivencia en las aulas en tiempos de distanciamiento social El autor, ex director de escuela, sostiene que es tiempo de apostar a lo colectivo...

Llegaron nuevas dosis: cómo sigue la campaña de vacunación

Este domingo llegan nuevas vacunas Sputnik V, que se suman a las de Sinopharm, y aseguran la cantidad necesaria para completar el proceso de inoculación...

Argentina: Vacunados VIP

Listado de vacunados VIP de Ginés Sin embargo, él no fue el único. El senador del Frente de Todos y excanciller, Jorge Taiana, también se vacunó...