30 C
Salta
viernes, septiembre 25, 2020

Segunda respuesta de Diego Saravia a Iruya.com

Notas más leídas

Salta llora la muerte de un Gran Hombre: se fue Jorge Oliver

Su partida es un golpe al alma. Minutos antes de la medianoche de esta extraña primavera, se...

El horror de Facebook

Con mucha resistencia y miedo a lo nuevo (neofobia: se refiere al miedo irracional, anormal y persistente hacia algo nuevo).

“El mundo es irrisorio por donde se lo mire”

Liliana Díaz Mindurry nació el 28 de junio de 1953 en Buenos Aires, ciudad donde reside, capital de la República Argentina. Es...

Cataratas de denuncias al Director de los Cementerios de la Sta. Cruz y Pádua (Salta): malas formas con los vivos y con los muertos

A un hombre lo discriminó por su elección sexual: "calláte putito"- le dijo, como consta en la denuncia que adjuntamos, y...

Es lamentable que Iruya.com apele a las descalificaciones personales en un tema de fundamental importancia para nuestra historia el cual es la clarificación de los aberrantes sucesos que llevaron al golpe de estado del 76, a las desapariciones de quienes no pudieron ser velados, a las torturas, las apropiaciones de menores, y la actitud de nuestas FFAA en relación a estos hechos.

No recurriré a las mismas formas descalificativas, hirientes y burlonas de tal sitio. No caeré en transformar un debate sobre la dictadura, sus responsables, y las acciones de nuestro gobierno, en un debate sobre mi formación intelectual, mis conocimientos del derecho o de informática, o mis posiciones políticas. Es curioso que un medio de prensa, publique sus respuestas con relación a mis comunicaciones, pero siquiera las transcriba. No soy yo la noticia, ni siquiera Wehner. El hecho político es la renuncia de un general de la República a negarse a cumplir las disposiciones en la materia, lo que marca cuanto nos falta aún en lograr una fuerza armada a la altura de lo que necesitamos, más allá del avance logrado.

Como ya dije, repudio la actitud de un general de la República de intentar incumplir las resoluciones existentes, presentando este hecho como algo loable y apoyo lo realizado por el Gobierno. Si Iruya.com u otros consideran inconstitucional la resolución de marras o su aplicación por parte de las autoridades constitucionales, pueden iniciar las acciones que consideren apropiadas. La Democracia les da a ellos y ellas el derecho que las FFAA negaron a todos durante su dictadura. Nada es inconstitucional, hasta que no se lo declare, por más tinta virtual que Iruya.com vierta.

Nada más lejos de mi pensamiento que el deseo de muerte para nadie, menos para quien debía ser juzgado. Ojalá la Justicia llegue en vida a todos. Nada más lejos de mi deseo que alguien no pueda ser velado por su familia, de hecho nadie impidió tal acto, que se desarrolló como corresponde. Nada más lejos de mi deseo el ofender a familia alguna. Ningún ánimo de ofensa tienen mis palabras, ni hay posibilidad alguna de que sean mal interpretadas. Con la verdad no ofendo ni temo. Aquí los únicos ofendidos somos los ciudadanos y ciudadanas con la actitud de un general de pretender llevar adelante un homenaje contra las resoluciones existentes y de intentar generar un hecho político con relación a estas cuestiones.

Ante este hecho político donde el general renunciante pretendió instalar el suceso como un agravio a Wehner, y a sí mismo como sacrificado adalid de la virtud; ahora Iruya.com pretende continuar con la instalación del hecho como un agravio, pero realizado por mi persona. Mi respuesta pretende volver al debate al punto del cual nunca debió haber salido: Que existen personas en nuestras FFAA que no han comprendido el daño que estas últimas hicieron al país y no asumen las acciones para intentar, al menos dentro de lo posible, subsanar las consecuencias, cumpliendo cabalmente y con hidalgia las resoluciones del Gobierno constitucional de la República en la materia.

Es interesante aportar elementos, dice Clarín:

Wehner y el golpe contra Isabel Perón

En la madrugada del 24 de marzo de 1976, el helicóptero que llevaba a la presidenta Isabel Perón de la Casa Rosada a Olivos fingió un desperfecto técnico y descendió en Aeroparque. Tres altos oficiales -uno de cada fuerza– esperaban allí a la Presidenta. Las Fuerzas Armadas se habían hecho cargo del gobierno. “Cuando el pueblo se entere, va a correr la sangre”, profetizó sin éxito la presidenta derrocada. El plan para detener a Isabel fue urdido por el entonces subjefe del Estado Mayor del Ejército, Leopoldo Galtieri. Y respondió a un pedido expreso de la cúpula militar golpista por el jefe de Granaderos, coronel Rodolfo Wehner. Como jefe del regimiento escolta, Wenher no quería quedar “comprometido” con la detención de Isabel al no cumplir su mandato de custodiar la seguridad presidencial.

http://www.clarin.com/diario/2009/06/10/elpais/p-01936324.htm

– Segundo artículo de Iruya.com:

http://noticias.iruya.com/content/view/25622/411/

– Diego Saravia

diego.saravia@gmail.com

– Nota relacionada:

Salta, un velorio sin honores: Altieri quiso homenajear a Wehner

https://www.salta21.com/spip.php?article2016

Comentar la nota

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -

Últimos Artículos

Necesitamos proteger la mitad del planeta

Áreas con diferentes grados de protección y en verde áreas que necesitan protegerse Un grupo de científicos están investigando...

Salta llora la muerte de un Gran Hombre: se fue Jorge Oliver

Su partida es un golpe al alma. Minutos antes de la medianoche de esta extraña primavera, se...

Docentes autoconvocados de Salta se solidarizan con los de Orán

Compañeros DocentesAcorde a los decidido en la última Asamblea de Docentes Autoconvocados del Departamento Capital, lanzamos la colecta para Constituir un Fondo...

Salta a fase 1: los exceptuados según Nación

A continuación la lista de trabajos exceptuados de cumplir el aislamiento social, preventivo y obligatorio.  1. Personal de Salud,...

Los incendiarios provocan intencionalmente los fuegos

Por: Prof. Norberto Ovando* y Gpque. Adalberto D. Álvarez** Cerca de15.000 focos, que según el Servicio Nacional de Manejo...