21.1 C
Salta
miércoles, octubre 28, 2020

Silvia Palumbo y la Lesbianbanda: “desbordar los límites”

Notas más leídas

33 dudas sobre la muerte de Néstor Kirchner

Llama poderosamente la atención que el mismo funcionario que ideó el desfile del Bicentenario estuvo a cargo de la necrofílica conmemoración pública que se organizó en torno al sepelio de Néstor Kirchner. Cámaras satelitales, estudiada coreografía circular, algunas de las claves que hicieron de las exequias del ex presidente un evento de primer nivel

El horror de Facebook

Con mucha resistencia y miedo a lo nuevo (neofobia: se refiere al miedo irracional, anormal y persistente hacia algo nuevo).

Teatro del desencanto en dos obras salteñas

Ninfa, de corte experimental, estrenada el 3 de marzo por el grupo Kurlis Garlan recuerda a esa suerte de nihilismo en la que el hombre es un puente, la producción de un movimiento circular que no conduce a ninguna meta más que a la superación por la superación misma. Globo, estrenada en la misma sala el 4 por el Grupo Santa Rita de Rosario de Lerma, produce ese aire de frivolidad ante la muerte pero deja una luz de esperanza hacia el sentimiento del amor. Aquí, un breve comentario crítico y reflexivo del teatro que se ve en Salta apenas inicia el año, una manera de pintar la humanidad presa de falta de valores. El próximo fin de semana, los salteños podrán asistir a ambas obras en la Sala Mecano de Casa de la Cultura y sacar sus propias conclusiones

Jorge Rojas y Jacqueline Dutra: flechazo

La modelo brasilera, ex de Martín Palermo, segunda en Gran Hermano Famosos, hechizó a Jorge Rojas, ex cantante de Los Nocheros. Una de las mujeres consideradas entre las más calientes de Latinoamérica, hasta las manos con el folclore. Rojas, parece vivir una pasión con ritmo movedizo.

Desarrolla la música y el activismo lesbofeminista como una unidad artística. Integra y funda la primera banda de percusión compuesta por mujeres feministas y lesbianas. Desde Buenos Aires a Salta en exclusiva para Salta 21. Un diálogo frontal.

Llegué hasta Silvia Palumbo por Claudia Quiroga, la actriz que estuvo en Salta recientemente presentando “Changas conurbanas” en el Salón Auditórium. El relato sobre el Encuentro de Mujeres en Tucumán que me hizo Claudia fue una motivación para mí. Allí me entero sobre la Lesbianbanda. Pero confieso que cuando leí acerca de la vida de Silvia, me interesó mucho más aún. Entonces descubrí que el punto de contacto más grande con ella es el arte. Conversar con Silvia es como haberla conocido de toda la vida. Salta 21 mantuvo una entrevista que duró casi una semana, había mucho por conversar. Entonces, resultó una nota maravillosa, donde nos acercamos a Silvia Palumbo y recorremos un poco, pasajes de su vida y de su experiencia como mujer y artista. Pero también, nos revela ese lado que desenmascara esa necesidad de existir/resistir en un mundo lleno de prejuicios.

¿Cómo nace “Criaturas del sur”, tu último disco, qué temas y qué enlaces musicales realizás en él?

“Criaturas del Sur” es mi segundo disco de autora y tienen varios años de gestación, con interrupciones emocionales y económicas por fin hizo su luz en junio de este año.

Es un disco conceptual, casi siempre trabajo así. Una idea a desarrollar que se va poblando de sonidos… En este caso es la historia de los seres “fuera del orden establecido, impuesto, forzado hacia la normalización y masificación de las personas”. Son esas criaturas humanas “diferentes” o poco presentables en este sistema imperante, que desbordan con su sola existencia. Aún sin gran presencia física en la sociedad. Casi todas mujeres “fuera del sistema”: la discapacitada, la mujer desaparecida y forzada por las redes de prostitución, la mujer “sola” del campo, la transgénero, la niña violada, la analfabeta, las mujeres que aman a mujeres, la vejez dicha en una milonga para mi padre, etc. Los ritmos de base son chacarera, zamba, murga, milonga… todas atravesadas por otras influencias. Es un disco austero desde lo instrumental ya que sólo está sostenido en guitarra o cuatro venezolano, voz y percusiones varias. Son 11 canciones que dan cuenta de estas existencias, todas abrazadas por una declaración y una revelación de amor que son las canciones que abren y cierran la narración. Tuve la suerte de contar con maravillosas colaboradoras y hacedoras de este trabajo, Victoria Halfmann, Paola Fassi, Cristina Licera, entre otras. Cada una de ellas aportó muchísimo para que estas “Criaturas” de manera independiente y autogestiva salieran al mundo.

Sos una trovadora que ha iniciado movimientos musicales por el mundo entero. ¿Cuál es tu fuerza, tu motivación, de dónde sale tanta energía y vitalidad? ¿Cómo hacés esto?

– Creo que es un acto de existencia/resistencia…vital en mí… Necesito hacer esto como gesto de vida… La música y el activismo lesbofeminista son una unidad desarrollada artísticamente desde hace muchos años. He andado buscando una síntesis de expresión y presencia lesbiana en este mundo… Así nació el “Proyecto Lesbianbanda”. Luego los talleres “Mujeres en Bandada” para todo el colectivo de las mujeres en busca de empoderamiento individual y colectivo y la toma de espacios públicos con los tambores, las voces y los movimientos como herramientas. En fin, una búsqueda que sigue en la línea de nuevas estrategias vinculando las expresiones artísticas con la mirada del mundo que me atraviesa y que es el feminismo para atravesar un orden político mundial que está en mutación permanente, cooptando y destruyendo siempre espacios , voces y cuerpos de mujeres…

¿Qué repercusión tuvo el movimiento de lesbianas feministas que formaste como activista?

– Me imagino que te referís al “Proyecto Lesbianbanda”. Es un trabajo que sigue desarrollándose. Están las Lesbianbandas de México (DF), Valencia (ciudad de Valencia) y aquí, Lesbianbanda Itinerante que está compuesta por lesbianas de diferentes lugares del interior de la provincia de Bs As. Y otra por el norte de España está por armarse…

Es muy difícil transmitir lo que sucede con estas bandas en la calle. Es jpg_silvia_palumbo_2.jpgalgo muy fuerte sentir en una misma la existencia lesbiana ahí puesta… expuesta al mundo. Y también lo que sucede con la gente, especialmente mujeres, cuando nos ven: se acercan, preguntan, cuentan cosas, ríen, lloran algunas… En fin. Obvio que también están quienes se horrorizan…

Desde la primera formación Lesbianbana -nacida en Bs As en el año 2004- siempre la repercusión fue alta. En cualquiera de los lugares que se presente una Lesbianbanda es una escena difícil de olvidar por quienes la ven y por quienes la integran. Automáticamente se instala la presencia lesbiana sin más. Ya no hablamos de existencia que, como suele suceder, “sabemos que las lesbianas existen pero aquí no hay ninguna”. Dicen en muchos lugares, aquí la presencia es imposible de invisibilizar.

Este proyecto busca meterse en los lugares más inhóspitos para las lesbianas y para las mujeres en general. Cruzan la frontera del silenciamiento… una polvareda de voces y tambores…

¿A qué prejuicios sociales se enfrentan las mujeres hoy?

– Uyyyy… Creo que a casi los mismos de hace muchos años atrás… dependiendo del lugar geopolítico. Creo que la opresión patriarcal sigue instaurada en las sociedades. Muta, se disfraza, se retrae, se adorna pero siempre está condenando a las mujeres por “abortistas”, “putas”, “lesbianas”,”degeneradas”,”locas peligrosas”, etc. Cada lugar del mundo aloja en mayor o menor escala un profundo prejuicio hacia las mujeres y sus múltiples maneras de existir que no sean las establecidas y necesitadas por el sistema dominante y sus iglesias.

Los talleres de música que hacés para mujeres, algo de lo que me referiste cuando nos contactamos, cierran en concierto pero todas van armando sus canciones. ¿Cuál es la propuesta?

– La propuesta se llama Mujeres en Bandada, son talleres de concienciación de opresión de género y empoderamiento a través de los tambores, las voces y los movimientos escénicos callejeros.

Son espacios que tienen diferentes duraciones de acuerdo a los intereses del grupo y es un entrenamiento en donde las mujeres – no es necesario que tengan ningún conocimiento de ninguna expresión artística- se encuentran con un trabajo integral para sí mismas y para el colectivo que forman. Conexión con ellas mismas, con las demás, respiración, conciencia energética, técnica de voz, de tambores, ensamble de tambores, etc.

Me manejo con un set de tambores que llevo conmigo al sitio en donde desarrollaré el taller y con objetos que generosamente aportan las participantes y que se transforman en tambores… (risas). Luego del taller que por lo general dura un viernes y sábado, terminamos con un concierto mío en donde presento mi trabajo de cantautora y en donde las integrantes de la experiencia intervienen en 3 canciones que hacemos a puro tambor..Y que son canciones que trabajamos en el taller puntualmente ya que dan pie a la reflexión, análisis y concienciación de
la opresión de las mujeres en sus aspectos más brutales. Es realmente impresionante. Por ejemplo con la canción de trata de mujeres y niñas…”Página en Blanco”.

La experiencia es fundamentalmente para cada una aunque a veces esto crece y se arma una banda de tambores y voces. Unas Mujeres en Bandada que levantan vuelo y quién sabe, tal vez tengamos una en Salta. Me encantaría.

Aquí en Salta pueden haber muchas mujeres interesadas en realizar esos talleres. Falta ese enlace de género con expresiones artísticas. ¿Cuáles son los requisitos?

– No hay requisitos. Sólo ganas de transitar esta experiencia, deseos de cambio interno y externo, como consecuencia.

La Lesbianbanda: ¿quiénes la integran? Estás manejando sus actividades… anda por el mundo… Contáme sobre su estado actual y cómo ven las mujeres este gran desafío artístico

– El proyecto Lesbianbanda sigue su camino más allá de mi persona. Es un movimiento muy ambicioso que tiene ya varias bandas y que sigue creciendo. Todas las Lesbianbandas han sido creadas y entrenadas por mí y han acordado los principios del proyecto. Pero son autónomas y autogestivas. Arman sus agendas, sus trabajos, sus búsquedas. Y claro, soñamos con tocar todas juntas alguna vez.

Creo que todas las bandas tenemos dificultades en algún momento de tiempo, de acuerdos, etc. Y obviamente no es lo mismo tocar el tambor como lesbiana en Valencia que en San Miguel de Tucumán. El cuerpo te cuenta rápidamente otra cosa que viene del reflejo del afuera y hay que estar muy atentas a esto para reforzarnos, cuidarnos, acomodarnos. Justamente en el Encuentro Nacional de Mujeres de Tucumán, las dos compañeras de Asturias nos decían eso: “Qué difícil que fue andar con la camiseta de la Lesbianbanda por esas calles… La gente, especialmente los varones, estaban muy pesados, ufff”.

Sé que estuviste – por referencias de Claudia Quiroga – en Tucumán por el XXIV Encuentro… con un grupo de mujeres. Y sé que las letras de las canciones son muy copadas… ¿Nos enseñas un par…?

– (Risas) Bueno… Las mejores canciones las han traído dos compañeras, Consuelo y Marlén, hermanas de lucha que han venido de Asturias, integran la charanga feminista Xuntes y Revueltes de Gijón que han sido mis alumnas en varios cursos ya. Estas asturianas son increíbles por muchas cosas y tienen muchísimas canciones tradicionales intervenidas.

– Por ejemplo una jota…

“SI TU MARIDO TE PEGA

SI TU MARIDO TE PEGA

TE PEGA PORQUE TE QUIERE

TE PEGA PORQUE TE QUIERE

PORQUE TE QUIERE PEGAR

PORQUE NO TE QUIERE NÁ”

– Sobre el aleluya…

“HAY LESBIANAS

HAY LESBIANAS

A MONTONES A MONTONES

ALELUYA”

– Y de aquí… Una adaptación de las lesbianas latina en NY

“AY DÓNDE ESTÁ DOLORES PARA BAILAR?

AY DÓNDE ESTÁ DOLORES PARA GOZAR?



SE FUE CON LA MAGDALENA PARA BAILAR

SE FUE CO LA MAGDALENA PARA GOZAR

MUCHACHOS ESTÁN AFUERA

BANQUENSELA!!!!

DOLORES…..

ETC ETC ETC ETC!!!!

¿Cómo te sentiste en la calle? ¿Te valoraron como maestra de percusión, cómo una mujer dedicada a la música con un sentido social, casi casi único… en definitiva… como una mujer?

– Bueno, no sé que decirte (risas). A veces sí, a veces no. Dependiendo un poco de los contextos. A veces es muy grande el abrazo agradecido que jpg_silvia_palumbo_3.jpgviene de afuera y a veces hay que bancarse el silencio profundo. Es un aprendizaje constante esto de “tomar” la calle para hacer las puestas en escena con tambores…Y ni hablar como lesbiana. A mí me ha hecho muy bien trabajar con bandas muy diversas, con distintas formaciones y en distintos lugares. Desde 28 integrantes en Valencia hasta 3 en el microcentro porteño. Una aprende a ubicarse y no creerse nada más de lo que se da en ese momento. Y agradecerlo por tener el privilegio de poder manifestarse de esta manera.

En Tucumán, en este Encuentro Nacional de mujeres, qué fue lo peor que hizo la sociedad y qué es lo más hermoso que ocurrió con estas más de 25 mil mujeres que coparon las calles…

– Lo peor ha sido la derecha religiosa. El ejército de varones y mujeres entrenados por la cruz, el odio amparado por los dogmas religiosos cuidando sus templos, sus intereses, sus miserias… Cómplices permanentes del genocidio de mujeres del mundo.

Lo mejor? La contracara, el gesto vital y revoltoso de las 25 mil mujeres diciendo NO a las dictaduras religiosas, políticas, económicas que conlleva este sistema patriarcal, capitalista del fondo del mundo.

Silvia, ¿qué es Brujabrújula?

– Es una asociación sin fines de lucro, una productora feminista para desarrollar el arte y la cultura de las mujeres en general y de las lesbianas en particular y está compuesta por mujeres de ambos lados del Atlántico, algunas que viven en España y otras que vivimos en Argentina. La estamos fundando en estos momentos y tenemos muchos proyectos y sueños a realizar con esto. Aquí y allá y dónde haga falta.

¿En qué lugares del mundo son más abiertos con respecto a la mentalidad y a la diversidad sexual?

– Bueno… Creo que los países nórdicos son más abiertos o por lo menos más políticamente correctos, también las grandes capitales occidentales tienen una mayor tolerancia a la diversidad, a la diferencia pero no en toda su extensión. Como se sabe, son algunos puntos de las ciudades, barrios, zonas. Pero cuando una se sale de ese caminito conseguido, pueden ser lugares poco amigables para las lesbianas, especialmente.

Si Silvia Palumbo logró tantas cosas es porque había en la sociedad una necesidad pero no debe haber sido un camino fácil. ¿Verdad? ¿Hoy es mejor?

– Uhhhhhh!!! Mirá, la verdad es que no ha sido fácil pero no me quejo. Es inevitable en mí hacer todo esto que hago. Es inevitable seguir intentando desbordar los límites de la cultura establecida y sembrar en el imaginario social por lo menos la duda, de que otro mundo mejor es posible, más equitativo, menos hostil para la mayoría de la humanidad que resulta que somos las minorías.

Creo que hoy están más visibles las comunidades “impresentables” de la sociedad: las lesbianas, las personas trans, las mujeres luchando sin tapujos por el derecho a decidir sobre sus cuerpos, etc. etc. etc. y esto hace que algunos sectores de la sociedad sean más políticamente correctos. Y sí… la lucha de tantos años del feminismo ha atravesado bastante las políticas y el imaginario social. Por ejemplo, ahora las adolescentes lesbianas en las grandes ciudades andan mucho más relajadas que cuando yo tenía esa edad. Plena dictadura en un pueblo, imagináte… Si hasta creía que era la única (risas).

¿Estás a favor de la despenalización del aborto?

– Sí, claro…Educación sexual, anticoncepción, y aborto legal seguro y gratuito. En ese orden. Todo esto es fundamental para salir de la ignorancia, abuso y maltrato que hay sobre la sexualidad humana en general y de las mujeres en particular ya que es nuestro cuerpo el anclaje de los gestos más brutales del patriarcado.

Actualmente, ¿qué es lo más bonito que te pasa en la vida?

– Mmmmmmm… Empezar a transitar una vida plenamente dedicada a mis sueños de arte feminista, de música de mujeres, de tambores de amazonas…Y contar con bellas “brujañeras” (mezcla de bruja con compañera) de andanzas, entre ellas mi compañera de vida amorosa. Y tener mi casa, casi refugio, en Triunvirato –pcia. de Bs. As.-, pueblito que guarda la historia de mi familia de origen.

jpg_silvia_palumbo_4.jpg

5 COMENTARIOS

  1. Silvia Palumbo y la Lesbianbanda: “desbordar los límites”
    Así es Silvia Palumbo: “Desborda los límites”.
    Silvia: Humana, comprometida, valiente, generosa, chorro de voz y sentimiento, alma cálida y musical, heroína cotidiana, motor, dinamo y luz de otras tantas vidas nobles y luchadoras. Admirada, y a veces… envidiada, como todas las grandes personas.
    Prenden chispas en el interior de quien un día mira el fondo de tus ojillos vivos. Rasgas la guitarra del alma y percutes el tambor del sentimiento que resuena en un eco de esperanza. La esperanza de un mundo mejor habitado por mujeres bellas y justas como tú: Flores en el desierto, gotas de agua en tierra yerma, rayos de luz en la oscuridad.

    Te amamos. Te admiramos. Estamos contigo siempre.

  2. Silvia Palumbo y la Lesbianbanda: “desbordar los límites”
    Hola Silvia me da mucho gusto saber de ti.

    Felicidades por tu nuevo disco. Me gustaria obtener uno, cuando puedas me dices cómo le hago para depositar la cantidad de plata para tener en mis manos tan anciosa música, sin embargo si acaso pretendes visitar México para hacer la presentación de tu dico en ese caso me espero.

    He leido el artículo, me parece sensacional, ¡Vivan las lesbianbandas de todo el mundo¡ y también ¡vivan las lesbianas de de todo el mundo¡ por cierto un saludo a todas ellas, y espero que nazcan otras tantas Lesbianbandas.

    De nueva cuenta Felicidades.

    Hasta Pronto.

Comentar la nota

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -

Últimos Artículos

SARSCoV2 y VIH : Una analogía

Creo que la crisis COVID19 ha superado el guión de la mejor de las películas de terror. Una población...

Fortalecer los sistemas de áreas protegidas ante la crisis ambiental

Recordemos que representantes gubernamentales, expertos, comunidades,  pueblos indígenas, Guardaparques y ONGs ambientalistas de los 33 países de América Latina y el Caribe acordaron...

En busca de una Escuela inteligente

“Nunca viene mal argumentar por qué son tan importantes para el ser humano, lo que no quiere decir que todas sean maravillosas,...

El pequeño de Martín

No me extraña que Martín Grande quiera ver sangre docente, cadáveres de educadores para que, en las líneas de su pobre manifiesto,...

Poemas en cuarentena, de Mercedes Risso

Estrenando versos... Este es el 3er libro de la autora. BATALLA VITALDespierto tranquila,con conciencia apenas.Pero enaltecidaen mis esperanzas.Deshojo...