19.8 C
Salta
sábado, abril 1, 2023

Sobretrabajo y desocupación, un debate necesario

Notas más leídas

Si en la Argentina se prohibiera trabajar más de ocho horas se crearían 600 mil nuevos empleos por el reparto de las horas de trabajo excedentes de los trabajadores ocupados. Eliminando el sobretrabajo se daría un fuerte golpe a la desocupación.

Esta es la propuesta que la corriente sindical de educadores Tribuna Docente, brazo gremial del Partido Obrero, realiza en un trabajo titulado “Elementos para el debate de la cuestión del sobretrabajo en la docencia”.

Tribuna Docente advierte que la tendencia a la extensión de la jornada de trabajo es propia del actual sistema económico en el que el patrón prefiere pagar horas extras -aún si tiene que erogar algún porcentaje suplementario por ellas- en lugar de tomar nuevos empleados.

Los empleadores saben que al final las horas extras se incorporan como el sueldo “normal” de subsistencia y por vía del efecto de la inflación y por la presión que significa para el trabajador ocupado la existencia de millones de desocupados el salario de desvaloriza. Así, la jornada legal de 8 horas queda en el limbo ya que para integrar un salario de subsistencia hay que trabajar obligadamente muchas más horas al día.

La defensa de la jornada de 8 horas e incluso la lucha por la reducción de la jornada laboral es un reclamo sustancial de los trabajadores para enfrentar esta tendencia a la superexplotación del trabajador mediante la extensión de la jornada laboral al tiempo que se mantiene un enorme “ejército de desocupados”.

Hoy se vive agudamente por ejemplo la crisis en el campo con la introducción de tecnologías muy modernas en la producción de soja que requiere sólo dos operarios por cada mil hectáreas para el manejo de maquinarias 12 horas al día. Esto ha provocado la desocupación y el despoblamiento del campo.

En el caso de la docencia el estado provincial ha impulsado este sobretrabajo de los profesores que llegan a dictar 66 horas de cátedra semanales. En este caso el atropello es aún peor porque se está pagando las horas excedentes a menor valor unitario que las que debieran considerarse “normales” (en Santa Cruz el tope es de 36 horas y en Buenos Aires de 30). Por encima del equivalente a dos cargos testigos cada hora se paga 15 pesos menos (no se cobra ni el adicional Nación ni el Incentivo Docente por estas horas)

Es claro también que a los profesores como cualquier trabajador les ha sido impuesta esta situación de sobretrabajo como vía para integrar un sueldo de bolsillo que les permita sobrevivir por el paupérrimo sueldo básico que cobramos todos los docentes.

El debate ahora por colocar un tope de horas cátedra es el debate por la recuperación del salario básico antes que ningún otro. Fuera de esta recuperación del básico cualquier medida llevará a una división entre los docentes que sólo favorece al gobierno. Es decir que el debate es el de siempre, la conquista de la canasta familiar para el cargo testigo.

¿Cómo abordar la transición?

Cualquier salida de esta situación insostenible -advierte Tribuna Docente– debería contemplar:

1. Respeto por los derechos adquiridos por los docentes que trabajan más de dos cargos testigo: esto significa integridad del salario de bolsillo que hayna alcanzado a la fecha hasta su jubilación.

2. En adelante el tope de horas a titularizar de aquí en más será equivalente a dos cargos testigo y el dictado efectivo de horas cátedra no podrá superar las 45 horas semanales sea en condición de titular, interino o suplente.

3. El gobierno deberá poner a disposición la titularización de los cargos vacantes en concurso público de antecedentes en febrero de cada año. Por única vez en febrero próximo se titularizará hasta el equivalente a dos cargos testigo a los docentes que se desempeñen actualmente en horas cátedra y cargos en carácter de interinos en todos los niveles educativos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -spot_img

Últimos Artículos