8.1 C
Salta
lunes, agosto 8, 2022

Telefé perdió el liderazgo: entretenimientos, eventos y latas

Notas más leídas

“El boom de la estupidez” sumó a tres programas de Gran Hermano durante el 2007 y sus subproductos. Repeticiones de series, amor a la mexicana, bombardeo de Los Simpson, películas de cine que ya se vieron entre seis y siete veces… Así le fue al Canal que quiso ser diferente a la pantalla tinellizada pero granhermanizada…

En la era de “no pensés” pero existí, aunque la gente exige entretenimientos, parece que no basta con programar y reprogramar los esquemas del “ojo espía”. También, ya se vio a Marley comer bichos para sumar audiencia y siguió haciéndolo para repetir el raiting y el circo que montó Susana Jiménez, tampoco alcanzó para agregar televidentes light.

Mario Pergolini, el que se animó a desestructurar las notas a los “políticos de turno” terminó por ceder a una notable domesticación en el que parece que, quien le arma los guiones, se plegó a la mediocridad ambiental y terminó por ser otro reiterativo, con pocas críticas o con críticas sutiles. Después de la elección argentina del representante del gen, con algunas chispas pero con celebridades masculinas, Pergolini volvió a ser parte de entretenimientos superficiales. Encontrar subproductos del éxito requiere montar una dinámica que más que diversidad ofrece homogeneidad. Rescatable “Algo habrán hecho” pero quizá poco comercial y poco conveniente. Subestimar el intelecto argentino es el gen predominante en los empresarios de la televisión.

Un conflicto que se supo disimular en medios nacionales y de los que participaron Tinelli y Suar, puso en jaque el trabajo actoral hasta el punto de suspender las tiras de ficción y de cerrarles las puertas a los actores en los canales ante sus reclamos laborales. Pese a ello, nadie vacila en entregarse al éxito barato de Patinando o bailando… Y muchas actrices y bailarinas se enganchan con las portadas de revistas y el éxito efímero que les da la participación en la berreteada.

Los anuncios del “ya viene”, “ya llega” en el horario “x” por la pantalla de Telefé y que no se respetan, porque se estrena un mes después (en el medio grandes celebraciones, cenas y festejos sin saber si el producto llegará a conformar a la tele audiencia) y aparecen 15 minutos tarde o veinte o treinta. El propio Pergolini se habrá hartado de respetar el horario de Gran Hermano y de tener que cortar su programa para que pase la estupidez que sigue.

Pero Telefé se pasó meses y meses resistiendo al mayor éxito frívolo de los argentinos: Marcelo Tinelli. Después de ver estos programas nadie tiene ganas de estudiar, pensar o leer un buen libro. Vamos a patinar, a bailar y a ponernos lolas, con cerebro te morís de hambre. No hablo de patinaje ni baile artístico, sino de la pose que luce el mejor cuerpo y la mejor composición circunstancial.

El ciclo “Televisión por la identidad”, con escasos tres programas, llegó a posesionarse en 12º lugar entre los 40 programas más vistos de la TV pero no alcanzó para superar el gran Tornado Gran Hermano que echó por tierra toda presunción de calidad. “Ver para leer” pasó a la trasnoche del domingo (leer: último orejón del tarro), y con el ciclo Telefé cortos no pudieron aportar mucho para que este canal gane a la opería argentina plasmada en la decadente “Tira del Sueño de Tinelli”.

jpg_facundo_arana.jpg
Lo que promete es “Vidas robadas”, la novela no importada del canal, con la estelar actuación de Facundo Arana y de otros actores de gran talla.

“Una de dos” se bajó con apenas 13 emisiones porque más de uno habrá pensado en una trilogía amorosa que terminó por ser una jpg_florencia_pena.jpg
sonsera para niños con moralina de por medio. Fracaso por falta de morbo y de condimentos picantes. Dos fracasos seguidos de Florencia Peña: antes “Hechizada”… Los programas que se defendieron fueron “La ley del amor”– que parecieron dos novelas cortadas y pegadas- y “Casi ángeles”.

Lo cierto es que el raiting de Telefé viene con bajas: en el 2004 fue de 22, 4 y en el 2007 fue de 17, 9.

Susana Jiménez mantuvo un alto promedio: 20, 5. Los Simpson tuvieron 391 emisiones contra 845 de Gran Hermano; de los ciclos emitidos por Telefé en el 2007, 14 fueron nuevos, 15 repetidos y 5 se levantaron. El de Su llegó a 173 emisiones. En enero de 2008, el raiting del canal se planta en 8, 8 y en febrero es de 9, 5.

Tinelli se fue hace tres años del canal y su director, Claudio Villarruel intentó demostrar que podía contra este fenómeno de masas. Al menos por eso merece mucho respeto.

No obstante, hay que tener en cuenta que antes que “Marce” se vaya de Telefé, “Son amores” le rompía el raiting con las no geniales ideas de Pol-ka pero sí con la comercialización del producto.

Lo cierto es que Telefé perdió el liderazgo nocturno con Canal 13, después de 18 años.

Más allá de esto, de la oferta comercial o no de los productos y subproductos, tenemos que pensar en la TV que sólo aporta entretenimientos y deforma.

Es el público receptor el que le otorga la gloria a los programas. De eso, hay que hablar. Insistir en una programación con fondos y contenidos es una apuesta jugada a perder dinero, pero también, pensemos, no basta con mostrar en vivo- con realitis- la estupidez.

En síntesis, la estupidez viene por otros lados. De la mano, la imagen, el fotoshop, el carilindo, la anorexia, los fashions, la moda, en fin… el vaciamiento y la falta de criterios. Para qué pensar… si está todo hecho. Por fama- ya ni por dinero- baila y patina el mono.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -spot_img

Últimos Artículos