3.1 C
Salta
miércoles, mayo 18, 2022

Trabajadoras sexuales luchan por su dignidad

Notas más leídas

“Somos trabajadoras y como tales queremos ser reconocidas”, dicen las meretrices salteñas. Con motivo de la conmemoración que tuvo lugar el 2 de Junio del Día Internacional de la Trabajadora Sexual, las integrantes de AMMAR nos acercaron una historia poco conocida acerca de su sentido de pertenencia a la clase trabajadora, que data mucho antes de su conformación en la Asociación de Mujeres Meretrices de la Argentina.

En 1922, cinco pupilas del prostíbulo La Catalana de San Julián repudiaron los asesinatos de lo que se llamó “la Patagonia Rebelde”. Al grito de: “¡Asesinos. Cabrones. No nos acostamos con asesinos!” se negaron a atender a los soldados. Por ser solidarias con los huelguistas, se las llevaron presas.

Años después, el 9 de enero de 1930, en Rosario, compañeras que trabajaban en el Café El Elegante iniciaron una huelga que pronto se extendió a los demás lugares de trabajo de la zona. Protestaban por el aumento constante del precio de las piezas. Fue la primera huelga de trabajadoras sexuales de la que se tiene conocimiento en el país.

El 2 de junio de 1975, en Francia, ciento cincuenta trabajadoras sexuales ocuparon la Iglesia de St. Nizier de Lyón. Protestaban contra la policía, que les ponía multas y las detenía con la excusa de ” luchar contra el rufianismo”. Poco tiempo después se descubrió que, eran los altos jefes policiales parte de esa red de rufianes que decían combatir. Durante una semana mantuvieron la toma de la iglesia, con la solidaridad del pueblo. Todo terminó el 10 de Junio de 1975, cuando a las 5 de la madrugada la policía ingresó a la iglesia y reprimió de manera brutal a las compañeras.

En AMMAR comenzaron a organizarse en 1994 para frenar la represión policial. Pronto se incorporaron a la Central de Trabajadores de la Argentina (CTA). En ese camino, se dio un proceso de reconocimiento como parte de una clase históricamente explotada; los trabajadores.

jpg_SandraCabrera.jpgEl 27 de enero de 2004 Sandra Cabrera, secretaria general de AMMAR Rosario fue asesinada por luchar contra los abusos policiales, la injusticia, la marginalidad y la explotación. Para continuar la lucha de esa compañera, exigen su derecho a ser reconocidas como Sindicato de Trabajadoras Sexuales Autónomas

Esta nota fue enviada a Salta 21 por el grupo de estudio salteño “Pensar el género” www.pensarelgenero.com.ar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -spot_img

Últimos Artículos