25.3 C
Salta
viernes, diciembre 2, 2022

De un Beethoven desvaído a un Mahler convincente

Notas más leídas

La velada inaugural del Teatro de la Provincia mostró un Beethoven poco inspirado, sin convicción. En la 5ª de Mahler, en cambio, la sinfónica puso toda la carne en el asador. Y se vió claramente que esta era la obra que Gorelik quería presentar….

Ay! Romina Chávez Diaz… El problema no son tus John Foos. Aunque los zapatos caros nunca sean sinónimo de cultivo, quiero aclararte que tus notas y comentarios no reflejan en modo alguno lo que “algunos” quieren que cuentes ( o “muestres”)… (NdR: ver la nota John Foss en la gala inaugural del Teatro Provincial de Salta https://www.salta21.com/spip.php?article396)

El mundo de “la cultura” en Salta nunca es lo que parece. Yo diría que se “deja ver” pero no “se siente”. El jueves tuvimos un ejemplo clarísimo de ello: estaban los que no se quieren ir y perder “su” lugar y los que recién llegan y ya creen que tienen “derechos” (“esa butaca ahora es mía, mía, mía) sin dejar de observar, azorados, toda la “manija” que le da en su edición del viernes el “órgano” oficial. A propósito, ¿el teatro es nuestro o sólo de ellos o de ella?

Porque si había que invitar a quienes aportan su talento a la comunidad ¿por qué no invitaron por ejemplo a Daniel Tinte, a Teresa Herrán, a Santos Vergara, a Leonel Goldstein, a Mario Vidal Lozano, a Carlos Müller, a Gustavo Rubens Agüero, a Sergio Poma, a David Slodky, a Alejandro Morandini? ¿Cuál es el caprichoso criterio para invitar o desinvitar a la gente a una gala musical? ¿La indumentaria? ¿la amistad o enemistad con el gobernante de turno?

Un párrafo aparte por la música que en estos casos es lo único que debiera importarnos: un Beethoven no muy inspirado en una obra interpretada con muy poca convicción. Aunque aquí se le puede echar culpas al “malicioso” corte de luz que -quizás- haya desconcentrado a la orquesta (y mucho más al solista), dejando en claro que en este siglo ya no tiene sentido tocar ciertos autores de manera tan “light” y “al paso”.

Y Mahler, compositor trascendente que en su 5º Sinfonía desgrana en cada nota mucho de lo que fue y ¡aquí sí!: la Orquesta Sinfónica de Salta puso toda la carne en el asador y el maestro Luis Gorelik demostró con su gestualidad que esta era la obra que quería presentar.

De lo contrario hubiera caído en el bostezo fácil la belleza de su célebre adagietto que dió lugar a un final pletórico y convincente que despertó -nunca tan bien usada esta palabra- a un público más interesado en algunos casos en preguntar “¿falta mucho?” que en gozar del bálsamo seguro que nos proporciona tamaña partitura.

La próxima vez intentaré con unas John Foos. No sé si me dejarán entrar, pero creo que saldré mucho más satisfecho…

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -spot_img

Últimos Artículos