6 C
Salta
martes, septiembre 22, 2020

Del Malleus Maleficarum a las Scientias Humanitatis

Notas más leídas

La noche de los lápices, ¿41 años de un mito?

La Argentina necesita esclarecimiento, verdad, justicia, historia y memoria. Pero verdaderas. Emilce Moler, sobreviviente de "La Noche de los Lápices" fue secuestrada, torturada y liberada durante la última dictadura militar. Escribe el diario Crónica que junto a los otros jóvenes que hoy siguen desaparecidos, participó de las movilizaciones por el boleto estudiantil. "Los lápices, esta vez, escriben ¿dónde está Santiago Maldonado?", concluyó Moler. Sin embargo, ya en 2010, El Pregón se refería a "la corrupción moral que recorre la República Argentina desde que la progresía, las derechas y las instituciones esenciales del Estado se rindieron políticamente a la ofensiva mediática de una izquierda decidida a borrar de la Historia sus crímenes, se podría seleccionar, por su especial carga de cinismo y manipulación, el caso conocido como 'la noche de los lápices'.

El horror de Facebook

Con mucha resistencia y miedo a lo nuevo (neofobia: se refiere al miedo irracional, anormal y persistente hacia algo nuevo).

Cataratas de denuncias al Director de los Cementerios de la Sta. Cruz y Pádua (Salta): malas formas con los vivos y con los muertos

A un hombre lo discriminó por su elección sexual: "calláte putito"- le dijo, como consta en la denuncia que adjuntamos, y...

La respuesta de la Fundación “Respirar” te deja sin aire

Hay un audio que se viralizó en Salta en el que te pasan un teléfono de la Fundación para que solicités el...

El Martillo de las Brujas es algo así como un best seller del año 1484, subtitulado Para golpear a las brujas y sus herejías con poderosa maza. Escrito por los dominicos inquisidores alemanes Jackob Sprenger (1436-1497) doctorado en Teología en la Universidad de Colonia y Heinrich Institoris, llamado Kramer (1430-1497), ambos teóricos y prácticos en tormentos y homicidios y representantes de la “justicia divina”.

Este libro –el más terrorífico de la criminología- ha servido al Papa Inocencio VIII para promulgar una bula que otorgaba grandes poderes a la Santa Inquisición con sus terribles métodos, además de difundir una ficción: la existencia de las brujas.

El nombre de este Papa era Juan Bautista Cibo, de familia genovesa, tuvo dos hijos ilegítimos Teodorina y Francesshetto. En 1467 fue nombrado Obispo de Savona por Paulo II y en 1484 coronado Papa. Su pontificado se ha caracterizado por prácticas simoníacas, el nepotismo, la destacada persecución a las “bujas”, “hechiceras”, “herejes”, amplios poderes al Tribunal Inquisidor mediante la Bula Sumins Desiderantes Affectibus.

Cuando se les preguntaba a los inquisidores por qué Dios permite esas atrocidades, respondían: “Lo hace por justicia, pues si no mueren por los pecados que han cometido, mueren siempre culpables del pecado original”. Pero el objeto de la nota no es relatar atrocidades y barbaridades productos de la idiotez y estupidez del fanatismo religioso, sino las relaciones entre poder-saber y saber-poder o cómo pudo transformarse el método del santo oficio en forma de investigar la verdad en el seno del orden jurídico, por ejemplo.

O sea de El Martillo de las Brujas a las Ciencias Sociales existe una relación histórica que dio lugar a nuevas formas de investigación, es decir saberes sin perder el poder.

La bruja y los médicos: Felipe Aurelio Teofrasto Bombast de Hohenheim, más conocido como Paracelso (1493-1541), en el año 1527 en Basilea, para mostrar su enseñanza innovadora, quemó toda la vieja medicina de Avicena, Averroes, Galeno y otros, declarando no saber nada fuera de lo que había aprendido de las brujas. Sin embargo, éstas fueron torturadas y quemadas, porque la medicina era considerada cosa del demonio y la enfermedad un merecido castigo de Dios. Era un pecado salvar el cuerpo, había que salvar el alma. ¡¡¡Salva tu alma!!!…¡¡¡Salva tu alma!!!

El debate de aquella época, entre los médicos y los inquisidores, no era cuestionar la existencia del demonio, sino los modos de manifestarse. El médico de entonces quería imponer que el demonio actuaba en la intimidad del cuerpo provocando la enfermedad. Pero la iglesia no aceptaba esta tesis, continuando con la persecución y la severidad del santo oficio.

Durante mil años el único médico del pueblo fue la bruja, la Bella Donna, por su planta favorita la Belladona, antídoto de muchas enfermedades en la Edad Media.

La verdad y las formas jurídicas: El sistema aplicado por la Santa Inquisición era tan perverso –como lo sigue siendo en la actualidad el sistema penal- que se ha convertido en uno de los más claros antecedentes del Derecho y de los procedimientos judiciales de Occidente.

– El autor es Médico Forense
Presidente del desaparecido Centro de Estudios Criminológicos de Salta.-

Comentar la nota

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -

Últimos Artículos

Salta llora la muerte de un Gran Hombre: se fue Jorge Oliver

Su partida es un golpe al alma. Minutos antes de la medianoche de esta extraña primavera, se...

Docentes autoconvocados de Salta se solidarizan con los de Orán

Compañeros DocentesAcorde a los decidido en la última Asamblea de Docentes Autoconvocados del Departamento Capital, lanzamos la colecta para Constituir un Fondo...

Salta a fase 1: los exceptuados según Nación

A continuación la lista de trabajos exceptuados de cumplir el aislamiento social, preventivo y obligatorio.  1. Personal de Salud,...

Los incendiarios provocan intencionalmente los fuegos

Por: Prof. Norberto Ovando* y Gpque. Adalberto D. Álvarez** Cerca de15.000 focos, que según el Servicio Nacional de Manejo...

“El mundo es irrisorio por donde se lo mire”

Liliana Díaz Mindurry nació el 28 de junio de 1953 en Buenos Aires, ciudad donde reside, capital de la República Argentina. Es...