24 C
Salta
viernes, septiembre 18, 2020

Diego Torres derrochó simpatía en un delmicito colmado

Notas más leídas

Cataratas de denuncias al Director de los Cementerios de la Sta. Cruz y Pádua (Salta): malas formas con los vivos y con los muertos

A un hombre lo discriminó por su elección sexual: "calláte putito"- le dijo, como consta en la denuncia que adjuntamos, y...

El horror de Facebook

Con mucha resistencia y miedo a lo nuevo (neofobia: se refiere al miedo irracional, anormal y persistente hacia algo nuevo).

La oligarquía “mexicana” al servicio de la élite internacional: ¿Quién quiere vender lo que resta del país?

Hemos entrado los mexicanos a una etapa en la que sólo nos restan dos opciones: 1. Permanecer y morir, o 2. Levantarse a buscar un cambio.

La noche de los lápices, ¿41 años de un mito?

La Argentina necesita esclarecimiento, verdad, justicia, historia y memoria. Pero verdaderas. Emilce Moler, sobreviviente de "La Noche de los Lápices" fue secuestrada, torturada y liberada durante la última dictadura militar. Escribe el diario Crónica que junto a los otros jóvenes que hoy siguen desaparecidos, participó de las movilizaciones por el boleto estudiantil. "Los lápices, esta vez, escriben ¿dónde está Santiago Maldonado?", concluyó Moler. Sin embargo, ya en 2010, El Pregón se refería a "la corrupción moral que recorre la República Argentina desde que la progresía, las derechas y las instituciones esenciales del Estado se rindieron políticamente a la ofensiva mediática de una izquierda decidida a borrar de la Historia sus crímenes, se podría seleccionar, por su especial carga de cinismo y manipulación, el caso conocido como 'la noche de los lápices'.

Diego Torres cantó en Salta y mostró por qué es una estrella en el firmamento del mercado internacional de la música latina. En el micro estadio Delmi dos mil fans -la mayoría mujeres jóvenes- corearon sus canciones. Todo bien, de “color esperanza”.

Diego Torres logró llenar el pequeño Delmi, con entradas de 25 a 150 pesos, y desplegó un buen show por un espacio de casi dos horas en la noche del jueves.

Torres derrochó simpatía y soltura en el escenario, con sus canciones pegadizas que eran coreadas por jovencitas veinteañeras. Incluso realizó algunas actuaciones entre canciones, como cuando desplegó un sketch en el que se caracterizó como un mejicano en un bar.

Este exitoso cantante popular argentino con proyección internacional es -como se sabe- integrante de una familia de artistas. Hijo de la famosa Lolita Torres, que también fue cantante y actriz, Diego incursionó como ella en la actuación y participó en películas.

Si bien su carrera de actor no lo muestra como un artista destacado en este campo encarnó papeles en películas comerciales de cierto éxito. La más conocida es La furia (1997), en la que Diego personifica al hijo de un juez federal que debe ser encarcelado por supuesto tráfico de drogas.

Pero es como cantante de música popular que Diego Torres desplegó una carrera que lo hizo trascender los límites del escenario nacional y lo llevó a cantar en Latinoamérica, Estados Unidos e incluso Europa. En su carrera musical ha compartido cortes con otros famosos de la música en castellano, como Joan Manuel Serrat y Vicentico.

Torres fue nominado a los premios MTV en el año 2001. Su famosa canción Color Esperanza fue elegida para representar a la familia como una especie de himno, reconocimiento que lo llevó al encuentro con el papa Juan Pablo II para transmitir un mensaje de esperanza, solidaridad y derechos humanos.

En Salta desplegó toda su simpatía y su capacidad para conectarse con el público a través de canciones con mensajes simples de amor, esperanza y alegría. “Veo niños y personas de distintas edades, esto me encanta: me gusta ampliar cada vez más mi público”, dijo.

Pero lo cierto es que más que nada había chicas veinteañeras. Algunas gritaban, muy excitadas. Diego aclaró: “no me gusta fomentar la histeria, me gusta estar acá en el escenario y disfrutarlo con ustedes, como si estuviera con amigos en el living de mi casa”. Y se mostró sorprendido -casi divertido- por el hecho de que en su adolescencia lo echaban de los colegios y ahora es embajador de la UNICEF. Y la verdad que Diego parece un buen muchacho porteño, sin poses de divo, sencillo, directo y afable. Y auténticamente agradecido con su público.

Con músicos de buen nivel y una enorme pantalla atrás que simulaba una persiana americana, el show satisfizo las expectativas de todos y fue otra fiesta de la canción popular.

Penélope, Déjame entrar, Color esperanza fueron momentos musicales disfrutados entre tantos otros dentro un espectáculo que incluyó al público que coreaba las canciones, cautivado por el carisma distendido y alegre de Diego.

Informe y foto: Leandro Méndez

Redaccción: Miguel Brizuela

Comentar la nota

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -

Últimos Artículos

Los incendiarios provocan intencionalmente los fuegos

Por: Prof. Norberto Ovando* y Gpque. Adalberto D. Álvarez** Cerca de15.000 focos, que según el Servicio Nacional de Manejo...

“El mundo es irrisorio por donde se lo mire”

Liliana Díaz Mindurry nació el 28 de junio de 1953 en Buenos Aires, ciudad donde reside, capital de la República Argentina. Es...

Conversando con Paloma Herrera” por la plataforma de zoom

La prestigiosa bailarina Paloma Herrera brindará una charla virtual por Zoom, destinada a estudiantes avanzados de danza clásica de la provincia de Salta....

Docentes autoconvocados de Salta piden garantías del Sistema de Salud

Parte de Prensa de los Docentes Autoconvocados del Departamento Capital Los Docentes Autoconvocados del Departamento Capital, habiendo realizado asamblea...

Salta: El día que se suspendió la Procesión del Milagro

Milagreando por la Historia por Juan O.Wayar El día que no hubo Procesión del MilagroHay...