15 C
Salta
miércoles, enero 27, 2021

El inicio del modernismo musical

Notas más leídas

Arte en cerámica en Salta a un nivel sublime

Gozo, emoción, vuelo, raíz, quietud, tersura. Erotismo terroso y materia diáfana. Inmutable conexión con lo profundo y lo leve, con nuestros ancestros y nuestro tiempo. La muestra Arte Artesano Cerámica, una notable experiencia vital y estética.

El horror de Facebook

Con mucha resistencia y miedo a lo nuevo (neofobia: se refiere al miedo irracional, anormal y persistente hacia algo nuevo).

Han fallecido personas mayores de 60 años con patologías previas Noruega ha recibido y administrado más de 20.000 vacunas Pfizer ha anunciado su...

La genialidad de los chicos de la mano de Silvia Katz

El “Libro de preguntas posibles e imposibles” del Taller Azul de Silvia Katz, pintora y docente infantil, vuelve a dejarnos perplejos e inundados de una sensación de riqueza interior. Pero además, de inteligencia emocional.

Toda la obra, el ballet, la música y la ambientación, tiene un hilo unificador: el misterio y la poderosa creatividad de la primavera. Este hilo unificador reemplaza la falta de melodías y la carencia de un argumento lo cual no impide que el movimiento coreográfico del ballet, creado por el inmortal Vaslav Nijinsky, brinde una acabada comprensión artística.

Teatro Provincial de Salta. Jueves 13 de noviembre de 2008. Orquesta Sinfónica de Salta. Director Luis Gorelik. Solistas Invitados: Nicolás Favero (violín), Irene Amerio (piano). Salmo (Paul Ben-Haim 1897-1984). Doble Concierto para Violín y Piano (Ernest Chausson 1855-1899). La Consagración de la Primavera (Igor Stravinsky 1882-1971). Homenaje al 60º aniversario del Estado de Israel. Aforo 75%.

En algunas oportunidades dije que era muy difícil precisar el inicio o el final de una época musical. Hay, tal vez, convenciones que establecen por ejemplo que el barroco aparece en 1650 y se cierra en el 1730, el clasicismo comienza alrededor de 1730 hasta el 1800, y en ese momento comienza el romanticismo, por ejemplo. No es seguro que ésto sea así pues antes y después de cualquiera de esas fechas hubo composiciones que por su forma pertenecían a la época anterior o a la época por venir. En este espíritu se dice que La Consagración de la Primavera, la fantástica música para ballet escrita por el ruso Igor Stravinsky, es la obra con la que se inicia la música moderna o contemporánea.

Cuenta la historia que Stravinsky tuvo la visión de los ritos de la Rusia pagana. Un conjunto de ancianos, consejo ancestral de las antiguas tribus, rodeando a una doncella cuya vida finalmente, será ofrecida en sacrificio al dios de la primavera para que ésta sea propicia. Con esa idea imaginó un ballet para la compañía que dirigía Serge Diaghilev y éste, con una visionaria concepción de lo que se podría hacer, le solicitó al famoso plástico Nicolás Roerich una ambientación acorde con los significados de estos ritos idólatras y politeístas.

Toda la obra, el ballet, la música y la ambientación, tiene un hilo unificador: el misterio y la poderosa creatividad de la primavera. Este hilo unificador reemplaza la falta de melodías y la carencia de un argumento lo cual no impide que el movimiento coreográfico del ballet, creado por el inmortal Vaslav Nijinsky, brinde una acabada comprensión artística. El estreno, en mayo de 1913, provocó un escándalo casi inenarrable y dividió al ámbito del arte. París estaba con Stravinsky o contra de él. El autor también tomó parte de ese escándalo y sentía que los rechazos partían de aquellas personas que no sólo no habían entendido su idea sino que ello se veía agravado por su convencimiento que el arte de Nijinsky no alcanzaba para plasmar el ballet de acuerdo con su novedoso trabajo polirítmico. En 1959 Maurice Bejart mejoró considerablemente la coreografía aunque la página, desde lo musical, ya estaba en el cerebro de quienes la consideraban una obra maestra.

La Consagración de la Primavera que se divide en dos actos inconfundibles “La Adoración de la Tierra” primero y “El Sacrificio” después, se inicia con un misterioso solo de fagot que luego es acompañado de otras maderas hasta llegar a la Danza de los Adolescentes basada en un ritmo incansable que finaliza con el ingreso de las trompetas. Hay otras danzas, como la belleza de las Rondas Primaverales, los Juegos de las Tribus Rivales o la de la Procesión de los Sabios.

La primera parte finaliza con la breve pero espectacular Danza de la Tierra. La segunda sección se abre con un ambiente bárbaro y arcaico de tremenda complejidad armónica. Llega la Danza de los Místicos Círculos de Jóvenes Doncellas que luego glorifican la elección de la niña a sacrificar y también la Evocación de los Antepasados hasta que finalmente aparece la Danza Sagrada épicamente asentada en el frenesí del salvajismo sonoro que relata la reunión de los sabios para decidir la muerte de la doncella virgen.

Luego de una breve frase de la flauta, llega el acorde final cuya estructura armónica se basa en el acorde grave de los contrabajos construido sobre cuatro notas: re-mi-la-re, que en su denominación inglesa es D-E-A-D o sea la palabra DEAD que significa MUERTE en español. Nunca sabré si Stravinsky compuso ese acorde de manera casual o deliberada porque en realidad el ballet finaliza con el grupo de bailarines que levanta y ofrenda a los dioses el inanimado cuerpo de la muchacha muerta. Más allá de algunos matices obligados que no existieron o acentos que estuvieron ausentes en la Danza de las Jóvenes hubo una endemoniada parte rítmica maravilloamente ejecutada por la percusión y una excelente preparación orquestal a cargo de los maestros Lhez y Gorelik quien condujo la interpretación con la partitura a la vista y acertadamente. La he visto dirigir de memoria. La escuché usando un tempo de casi treinta y cuatro minutos y en este caso casi llegamos a los treinta y siete, pero estos, en el fondo, son detalles menores de un buen concierto.

Antes de esta música poderosa, escuché el Concierto op. 21 para piano, violín y cuerdas de Ernest Chausson arregladas por el maestro Gorelik atento a que el original fue escrito para solistas acompañados de cuarteto de cuerdas. Felizmente corresponde al segundo período del autor que tuvo una formación de compositor rayana con lo amateur. Luego fue ampliando sus posibilidades y este concierto ya es una muestra de sus progresos. Es música romántica pero con armonías casi impresionistas. Los solistas Favero -muy expresivo- y Amerio son jóvenes y buenos instrumentistas que trajeron música de la Francia seria en oposición a cierta ligereza que reinaba en otros sectores de ese país y de esa época y lo hicieron con innegable musicalidad y delicados matices.

El inicio fue el espirituoso Salmo que corresponde al segundo movimiento de la Sinfonia nº 1 del judío alemán Paul Frankenburger que escapando del régimen hitleriano, lo obligó a exiliarse y a cambiar su apellido por el del epígrafe. Por supuesto también se tocaron y cantaron los Himnos de Argentina e Israel.

Comentar la nota

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -

Últimos Artículos

Entre 25 y 40 millones cuestan los carnet de vacunación

El Gobierno abrió una licitación para comprar 20 millones de carnet de vacunación contra el coronavirus, para los que podría gastar entre 25 y...

“Me hartan los ignorantes que, una vez descubiertos, se jactan de su ignorancia”

Rogelio Ramos Signes nació el 14 de diciembre de 1949 en La Rioja, capital de la provincia homónima, República Argentina, habiendo transcurrido...

En época de pandemia el turismo virtual ofrecería nuevas oportunidades

Una nueva propuesta de turismo virtual que utiliza técnicas matemáticas y transmisión en vivo podría ayudar a revitalizar la industria del turismo que ha...

Un sismo de 7.1 sacudió la Antártida

Poco después de que se conociera la noticia de que un sismo de magnitud 7,1 en la escala Richter sacudió este sábado a la...

No vacunarían en Argentina este año al menos a 15 millones de personas

Muchas personas entre los 18 y 60 años que no tienen ninguna enfermedad de base tendrían que esperar más de la cuenta para recibir...