28.1 C
Salta
jueves, junio 13, 2024

Perfil no da lugar, aún, a la réplica del sindicato de actores

Notas más leídas

“Flagrantes imprecisiones”-sostiene la Asociación Argentina de Actores- en cuanto a las expresiones vertidas por Suar a Fontevecchia. No hubo paro, hubo lock out de las productoras de TV. Desmienten que Echarri quiso mediar. El conflicto de la TV.

El conflicto de TV aún no se resuelve, temen los actores que los empresarios están más preocupados por el tema económico que por el tema artístico.

Adrián Suar tuvo la oportunidad de expresarse en el Diario Perfil, en una entrevista realizada por Jorge Fontevecchia, el director del diario. Ante las expresiones vertidas por el empresario de TV, la Asociación Argentina de Actores solicita una réplica, que aún no fue admitida.

Escribe el Consejo Integral de la Asociación Argentina de Actores:

Respuesta a las declaraciones del productor, actor y empresario Adrián Suar al Diario Perfil del día 23 de diciembre de 2007

jpg_adrian_suar.jpg
Sin hacer una valoración de las declaraciones en cuanto a la relación del actor; productor de Polka S.A. y ejecutivo de Canal 13, Adrián Suar, con la Asociación Argentina de Actores, algo que deberemos evaluar en otro momento, queremos fundamentalmente aclarar lo que consideramos flagrantes imprecisiones vertidas en dicha nota, no sabemos con que fines, poniendo en duda no solo la representatividad y la conducta de la actual conducción, sino también la legitimidad y efectividad de nuestro sindicato como herramienta para la defensa de sus trabajadores (de todos sus trabajadores).

La primera imprecisión de la nota es afirmar que hubo un paro de actores cuando la realidad es que durante este conflicto no se hizo huelga o paro alguno de parte de los mismos. Sí hubo, un claro lock out de las productoras al impedirnos entrar a trabajar, y luego una decisión de los canales de no emitir ficción.

Otra afirmación de la nota es sobre las pérdidas que sufren los canales.

Pretender que estas pérdidas son ocasionadas por los salarios mínimos de los actores ($92 el bolo $3600 el contrato) es no hacerse cargo de la responsabilidad empresarial de negociar los salarios superiores a esos mínimos de acuerdo a sus posibilidades, y a las posibilidades del mercado en el que están inmersos. No regular eso en oferta y demanda, como pueden hacerlo, desde la situación de poder que tiene quien da trabajo en relación a la gran cantidad de los que lo solicitan, y decir luego que pierden dinero durante tanto tiempo, tiene por lo menos dos lecturas, o no es cierto que pierdan dinero, o buscan que la actividad sea subsidiada por el Estado como ya lo han sugerido. Sino no se justifica el pedido y la obtención de prórrogas de las licencias a los canales privados por 10 años más.

En otra parte de la entrevista Suar se queja sobre la creación de la Sociedad de Gestión que recaudará y distribuirá lo recaudado por los derechos de propiedad intelectual del actor intérprete, y opina sobre la posibilidad cierta de que los canales puedan hacer algo para frenar el decreto reglamentario que lo ponga en funcionamiento.

Es preciso aclarar que el derecho de intérprete se encuentra establecido en la ley 11.723 que data del año 1933. Que el decreto 1914/06 reconoció a SAGAI como la única entidad autorizada para llevar adelante la gestión de recaudación y distribución del derecho intelectual del actor y bailarín. Es por eso, que no existe posibilidad de que los obligados al pago de este derecho puedan ir en contra del derecho vigente en nuestro país.

jpg_cristina.jpg
¿Podrían los canales intentar frenar algo que es ley? ¿Es posible hacer esto? La respuesta, sin dudas es NO. El Estado Argentino, dentro de sus facultades, ha reconocido a SAGAI como entidad de gestión colectiva, luego de 73 años de vacío y olvido. Basta sólo recordar las palabras de la entonces Senadora Cristina Fernández de Kirchner al momento de la firma del Decreto 1914/06: “Esto que en realidad no es la protección, a mí no me gusta hablar de protección, es un derecho en definitiva, es el reconocimiento. Porque proteger siempre es como que alguien da una dádiva al débil, al que no puede, y acá no, acá se reconocen los derechos económicos de quienes producen cultura, porque cultura y economía no son términos incompatibles, al contrario yo creo que son absolutamente funcionales el uno con el otro y está el derecho de todos y cada uno de los intérpretes (actores, bailarines, que también se reconoce, por cierto, en este decreto) a ser reconocido su trabajo, de la misma manera que hoy son los músicos, los autores y desde hace muchísimo tiempo. No estamos hablando, después de todo, de una ley reciente, estamos hablando de lo que se denominó la “Ley Noble”, que por los años 30’, fue sancionada, si mal no recuerdo, así que estamos hablando de cosas que hace mucho tiempo debieron haber sido reconocidas y hoy tenemos la suerte de poder hacerlo”.

El lobby para frenar esto sería entonces tan grave como el lobby para evitar que se promulgue la Ley del actor, cuyo objetivo es reafirmar derechos que cualquier trabajador tiene como la jubilación, el aguinaldo y las vacaciones. Derechos que deberían aplicarse de hecho, de no ser por el legendario rechazo de los empresarios a reconocer una relación laboral que ya no se puede ocultar, y que el último conflicto puso en evidencia.

Hay una clara línea divisoria entre patrones y trabajadores en la actividad televisiva.

Línea divisoria que, con reglas claras, es lógica y sana que exista, sobretodo para no confundir roles como parecen confundírsele a Suar.

No es cierto que seamos socios de los productores, ni conformamos una cooperativa de trabajo. Cumplimos un horario que deciden los productores, nos pagan un salario preestablecido, nos asignan una tarea concreta, y para protegernos de cualquier abuso tenemos un convenio Colectivo de Trabajo homologado en el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social de la Nación.

jpg_echarri.jpg
Es ese convenio el que muchas veces se intenta desconocer, o bastardear, y por lo tanto hacer caer. Ese es nuestro mayor peligro y que no parecen advertir algunos. Si algún día esto sucediera quedaremos a expensas de los empresarios, que como es lógico verán esta relación laboral desde una sola óptica, la que los beneficie a ellos.
También dice Suar que “Los actores conocidos, más de cien, entre los cuales estuvo Pablo Echarri, pidieron una reunión con Actores para pedir un poquito más de comprensión al gremio”.

Es mentira que el compañero Echarri haya intentado mediar. Si así fuera hablaría pésimamente de nuestro sindicato. Un Sindicato con historia democrática donde las decisiones se toman entre todos y los que participaron en los plenarios lo saben perfectamente.

Intentar hacer aparecer la posición del sindicato como una decisión en soledad de los dirigentes, diciendo que tenemos una “posición tomada” es a esta altura intencional. Tratar de socavar la representatividad del sindicato es una tarea que se viene haciendo desde hace mucho tiempo, no nos sorprende, pero es lamentable que la voz que hoy levanta esta postura sea la Adrían Suar.

Es falso que 100 actores hayan pedido una reunión.

La Asociación Argentina de Actores fue la que llamó a un plenario con los compañeros para discutir el tema, pues se venía de varios días trabajando a convenio (el vigente, ese que dice que los actores deben trabajar 6horas 25 minutos) medida que en su momento se adoptó para impulsar la discusión frente a la dilación de los empresarios, que evidentemente no querían discutir en paritarias, poniendo mil trabas, negando en más de una oportunidad el marco de discusión o sea el convenio 322/75.

Después de no habérsenos permitido entrar a las productoras a realizar nuestro trabajo, y habiendo los canales suspendido la emisión de ficción como represalia a la posición de los actores, se convocaron a tres plenarios más.

A estos plenarios concurrieron más de 300 actores cada vez, con las opiniones más variadas, como verdaderamente deben ser los plenarios democráticos.

No es verdad que a esos plenarios hayan concurrido mayoría de actores que no trabajan en televisión. Salvo que se sostenga que, no son considerados actores de televisión los que no han sido contratados en este momento por las productoras.

Muchas “figuras” que en este momento no están contratadas acudieron a discutir un tema que nos incluía y concernía a todos.

En esos plenarios se votaron y aprobaron varias propuestas que luego fueron rechazadas por los empresarios en audiencias en Ministerio de Trabajo.

De las declaraciones de Suar parecería desprenderse que la intención de los productores es discutir condiciones de trabajo en empresa por empresa con actores que en ese momento estén por ser contratados por las mismas. En ese caso confunden el rol del sindicato, no somos manager de los actores, somos su representación sindical.
Discutir empresa por empresa sin condiciones mínimas contenidas en un convenio colectivo de trabajo significa la más alta exposición para cualquier actor y el riesgo evidente de perder su fuente de trabajo.
Otra de las afirmaciones de Suar es que a Actores no le interesa la calidad artística.

Es temerario decir que a los actores y al sindicato no les preocupa la calidad artística.

Es la mayor preocupación. Por eso está cuestionada la PNT. Por eso estaba cuestionado el horario de trabajo, pues un actor no rinde lo mismo después de 9 horas de trabajo. Por eso se pedía un salario más alto para el bolo que permitiera mantener a un actor en actividad, que no se vaya de la profesión, lo que garantiza experiencia y seguridad al momento de mantener calidad en cualquier escena por pequeña que sea, cosa que también beneficia a las productoras evitando retomas, con la consiguiente pérdida de tiempo y por ende dinero.

En ese sentido las empresas no aportan a las condiciones artísticas con libros e hijuelas de libros entregados horas antes de grabar, o pretendiendo hacer en tres meses lo que tendrían que hacer en cuatro.
Se puede trabajar 9 horas diarias en cuatro meses y hacer un buen programa, pero si se quiere hacer en 3 meses se van a exigir 10 horas diarias como ocurrió.

No se cuestiona en la nota que hay canales que producen escasa ficción o nada de ficción, pero estos canales se sientan en la mesa de negociación paritaria pretendiendo tener los mismos derechos.
Es evidente que la preocupación de gran parte de los empresarios siempre es económica, no artística.

Todas las necesidades de los actores que volcamos luego en la discusión paritaria las recibimos directamente de los mismos compañeros en los lugares de trabajo, lugares que nos ocupamos de recorrer casi metodológicamente durante más de un año. Por lo tanto la única “posición tomada” de esta dirigencia es la que nuestros propios compañeros nos fueron marcando.

Esta misma práctica hizo que en el 2007 pudiéramos suscribir después de muchos años sin progresos, los Convenios Colectivos y acuerdos salariales en las ramas Teatro, Cine y Publicidad, lo que demuestra nuestra vocación dialoguista y de defensa de los derechos de todos los actores.

En cuanto a la versión que da Suar sobre que las asambleas fueron manejadas o cuando trata de desviar el tema hacia un enfoque político o de internas gremiales, pone de manifiesto el lamentable desconocimiento que tiene Suar del funcionamiento de la Asociación Argentina de Actores. Ningún compañero puede decir que no se funcionó democráticamente, es más, hemos sido acusados por algunos de “exceso democrático”, y si bien es cierto que el sindicato está encuadrado en CTA, nuestra central no ha participado en forma activa ni ha incidido en esta discusión.

En una parte de la entrevista Suar hace mención a una frase que, según él, le dijo Alberto Fernandez.

Involucrar al Jefe de Gabinete, atribuyéndole una afirmación tal como que “ si hay una profesión que no tiene relación de dependencia es la de los actores” es de una gravedad que obligará al propio Ministro a aclarar sobre sus supuestos dichos, justamente en un momento en que la ley del actor se está tratando en comisiones en el Honorable Congreso de la Nación. Ley por la que hemos recibido apoyo en otras reuniones con el jefe de gabinete.

Todas las demás elucubraciones sobre conspiraciones políticas en detrimento de los medios de comunicación que hace Suar en esa nota, son confusas y contradictorias y cada compañero puede sacar sus propias conclusiones.

Suar silencia que ahora el tema de conflicto es un tema introducido fuera de temario por las empresas, que es la implementación de las PNT y lamentamos estas declaraciones en un momento en que desde la Asociación Argentina de Actores y el Ministerio de Trabajo se está haciendo el máximo esfuerzo para destrabar esta diferencia que nos impide cerrar esta etapa de conflicto con un acuerdo que nos permita encuadrar la actividad para el año que se inicia, con el agravante de que las productoras y canales que han iniciado la grabación de nuevos programas aún no han remitido los contratos de los actores a esta entidad para su visación, incumpliendo la legislación vigente.

Por último informamos que hemos pedido derecho a réplica al diario Perfil y se le ha enviado una nota al ombudsman de los lectores del Diario Perfil, Dr. Nelson Castro para informar sobre esta situación y hasta la fecha no hemos recibido respuesta a nuestra solicitud de poder expresar al público nuestra posición.

– La presente nota está relacionada con una reciente inmediata; el lector puede entrar en el siguiente link:

Fontevecchia y Suar: una entrevista que suscitó polémica
https://www.salta21.com/spip.php?article492

Para leer la entrevista publicada en Perfil, hacé click en el siguiente link:

Suar asegura que la huelga de actores se politizó
http://www.perfil.com/contenidos/2007/12/23/noticia_0021.html

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -spot_img

Últimos Artículos