17 C
Salta
viernes, septiembre 25, 2020

Policías secuestraron y golpearon a un cronista de El Tribuno

Notas más leídas

Salta llora la muerte de un Gran Hombre: se fue Jorge Oliver

Su partida es un golpe al alma. Minutos antes de la medianoche de esta extraña primavera, se...

El horror de Facebook

Con mucha resistencia y miedo a lo nuevo (neofobia: se refiere al miedo irracional, anormal y persistente hacia algo nuevo).

“El mundo es irrisorio por donde se lo mire”

Liliana Díaz Mindurry nació el 28 de junio de 1953 en Buenos Aires, ciudad donde reside, capital de la República Argentina. Es...

Cataratas de denuncias al Director de los Cementerios de la Sta. Cruz y Pádua (Salta): malas formas con los vivos y con los muertos

A un hombre lo discriminó por su elección sexual: "calláte putito"- le dijo, como consta en la denuncia que adjuntamos, y...

“Me sentí solo, aterrorizado, nunca me pasó algo así”, cuenta el periodista de El Tribuno Darío Illanes, golpeado y detenido por la policía ayer mientras investigaba incidentes ocurridos en la Comisaría del Menor. “Fue un secuestro”, explica Illanes, que fue liberado luego que sus colegas cortaran la calle y manifestaran por él.

Si me tratan así, como periodista de El Tribuno, ¿cómo tratarán a los menores detenidos?, se preguntó Darío Illanes, quien estudió antropología y se especializó como periodista en temas policiales y judiciales. Illanes califica de “muy grave” el ataque que sufrió. Conjetura que si fuera una persona desconocida seguramente ya estaría con las costillas rotas, o tirado en algún zanjón como un NN.

Varios trabajadores de prensa han sido blanco en los últimos tiempos en la provincia de Salta de agresiones, querellas, amenazas y ataques por parte de funcionarios, policías e incluso jueces. Pero el trance sufrido por Illanes causó mayor conmoción porque se trata de un cronista del propio diario del gobernador.

Darío Illanes llegó a las 12,30 -acompañado por el fotógrafo Luis Benjamín Arias– a la Comisaría del Menor en Castañares donde según la policía había habido un incendio intencional de colchones por parte de los detenidos, con la intención de darse a la fuga, del que resultó uno de ellos con quemaduras. Cuenta el periodista que mientras esperaba que la comisaria María Mamaní -que estaba ocupada- lo atendiera, caminaba por un costado del edificio para hacer tiempo cuando desde su interior, a través de una ventana enrejada, los menores detenidos lo chistaron y le pidieron con desesperación que los escuchara.

Le dijeron que prendieron fuego porque se mueren de frío, que duermen de a 2 o 3 por el frío y porque no tienen colchones, que los alimentan mal y les dan apenas un pan duro y que después del incendio ingresó la infantería policial y los golpeó con ferocidad a modo de castigo.

“Huy la cana, la cana, se dieron cuenta que estamos hablando con vos”, dijeron de pronto los menores y se alejaron de la ventana. Illanes volvía hacia el frente del edificio cuando lo interceptaron unos diez efectivos que comenzaron a increparlo y a empujarlo, al tiempo que le recriminaban que estaba prohibido habar con los detenidos. El periodista rechazó la reconvención policial e invocó derechos constitucionales. Pero ellos no estaban dispuestos a un intercambio de opiniones jurídicas sobre la libertad de prensa o a una cordial advertencia sobre la restricción de contactos con detenidos.

Illanes recibió un tremendo puñetazo en la zona hepática que lo obligó a arquear su cuerpo. Casi simultáneamente un terrible plantazo lanzado desde atrás por otro policía le dió de lleno en la espalda y lo derribó. A empujones lo ingresaron a la Comisaría y lo llevaron por un pasillo. Pretendían meterlo a una celda, pero se resistía, aferrado a la puerta, y gritaba. Cuando finalmente lograron encerrarlo se precipitó hacia una ventana, la abrió y empezó a gritar que lo estaban secuestrando. Uno de los policías cerró la ventana de un manotón.

Varios colegas de Illanes que habían acudido también a cubrir la información sobre el presunto motín en la comisaría del menor, advirtiron lo que estaba pasando y en señal de protesta cortaron la calle para exigir la inmediata liberación del colega, manifestación a la que se sumaron algunos vecinos de la zona.

“No hay impunidad”

Previa censura de algunos testimonios y de la palabra “secuestro”, El Tribuno informará hoy sobre el tema. Illanes no recibió un respaldo explícito del jefe de redacción Bernardo Rabinowicz ni del director del diario Tito Romero pero se comunicaron con él el jefe de policía Gilberto Pereyra, el subjefe Marcial Flores, el secretario de Prensa Iván Romero, el candidato a vicegobernador Javier David, el ministro de Gobierno Víctor Manuel Brizuela.

El periodista recibió la solidaridad de sus colegas de distintos medios y del abogado Emilio Ruiz, de Derechos Humanos de la Cámara de Diputados de la provincia, quien conversaba con la comisaria Mamaní en su despacho mientras Illanes era golpeado y secuestrado. Ruiz le dijo que seguramente en la sesión del martes se repudiará la agresión que sufrió y que se convocará al secretario de Seguridad Gustavo Ferraris para que dé explicaciones sobre el tema. Illanes radicará hoy una denuncia penal. La cronista de FM 6 Dora Acosta vio cuando lo golpearon y puede reconocer a los policías que le pegaron de atrás.

En una entrevista con FM Pacífico (en el programa 7 pm) el ministro Víctor Manuel Brizuela negó que la agresión a los periodistas sea parte de una política de gobierno y dijo que la expulsión de más de 300 policías de la fuerza muestra que no hay impunidad. Aseguró que se está tratando de “desmilitarizar” a la fuerza y de “profesionalizarla” y que -con más de mil detenciones por semana- “siempre puede ocurrir algún roce o incidente”. Informó que tres efectivos ya fueron separados preventivamente de sus cargos y que se inició un sumario para investigar lo que pasó con el periodista de El Tribuno en la Comisaría del Menor. “Lo conozco bien a Illanes, sé que hace periodismo de investigación”, dijo el ministro.

El cronista de la emisora recogió el dramático testimonio de un joven de 20 años, de apellido Jerez, detenido en una razzia a la salida de un baile. Fue golpeado salvajemente por la policía al punto que perdió el conocimiento. Estaba prácticamente desfigurado y en esas condiciones no lo querían recibir en la Alcaidía. Cuando fue ingresado al hospital San Bernardo y le preguntaron su nombre no lo recordaba, tal el grado de conmoción que tenía.

“Me sentí solo, aterrorizado, nunca me pasó algo así”, le dijo anoche Darío Illanes a Salta 21. Y comparó su experiencia con otra similar que vivió su padre como sindicalista en Córdoba en tiempos de la dictadura.

2 COMENTARIOS

  1. Policías secuestraron y golpearon a un cronista de El Tribuno
    La policía está llena de corruptos, exprostitutas y drogadictos

  2. Policías secuestraron y golpearon a un cronista de El Tribuno
    que esperan del gobierno de juan romero y su patota, si pego a maestras indefensas en el 2005 y todos los dias los jovenes sufren el embate de esta policia maloliente y represora

Comentar la nota

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -

Últimos Artículos

Necesitamos proteger la mitad del planeta

Áreas con diferentes grados de protección y en verde áreas que necesitan protegerse Un grupo de científicos están investigando...

Salta llora la muerte de un Gran Hombre: se fue Jorge Oliver

Su partida es un golpe al alma. Minutos antes de la medianoche de esta extraña primavera, se...

Docentes autoconvocados de Salta se solidarizan con los de Orán

Compañeros DocentesAcorde a los decidido en la última Asamblea de Docentes Autoconvocados del Departamento Capital, lanzamos la colecta para Constituir un Fondo...

Salta a fase 1: los exceptuados según Nación

A continuación la lista de trabajos exceptuados de cumplir el aislamiento social, preventivo y obligatorio.  1. Personal de Salud,...

Los incendiarios provocan intencionalmente los fuegos

Por: Prof. Norberto Ovando* y Gpque. Adalberto D. Álvarez** Cerca de15.000 focos, que según el Servicio Nacional de Manejo...