1.6 C
Salta
jueves, mayo 13, 2021

Reducir los Riesgos de Desastres debe ser prioridad nacional y local

Notas más leídas

Jorge Rojas y Jacqueline Dutra: flechazo

La modelo brasilera, ex de Martín Palermo, segunda en Gran Hermano Famosos, hechizó a Jorge Rojas, ex cantante de Los Nocheros. Una de las mujeres consideradas entre las más calientes de Latinoamérica, hasta las manos con el folclore. Rojas, parece vivir una pasión con ritmo movedizo.

El horror de Facebook

Con mucha resistencia y miedo a lo nuevo (neofobia: se refiere al miedo irracional, anormal y persistente hacia algo nuevo).

Poemas de Martín Arenas

Poemario Algunas veces me encuentro mirándome las manos,Mirándome en ese cántaro lleno de lágrimas,Me veo temblando en ese mar,En...

33 dudas sobre la muerte de Néstor Kirchner

Llama poderosamente la atención que el mismo funcionario que ideó el desfile del Bicentenario estuvo a cargo de la necrofílica conmemoración pública que se organizó en torno al sepelio de Néstor Kirchner. Cámaras satelitales, estudiada coreografía circular, algunas de las claves que hicieron de las exequias del ex presidente un evento de primer nivel

Los desastres llamados naturales, según su intensidad, ya sean de origen geodinámicos, hidrometeorológicos como ambientales, causan una cantidad significativa de pérdidas, tanto en términos de vidas humanas como en la destrucción de la infraestructura económica y social e impactan negativamente sobre los ecosistemas.

Entendiendo que la tierra está en actividad, puesto que no ha terminado su proceso de formación y que su funcionamiento da lugar a cambios en su faz exterior, los “fenómenos naturales” deben ser considerados siempre como elementos activos de la geomorfología terrestre. El hombre debe aceptar que está conviviendo con una naturaleza viva, que ésta tiene sus propias leyes de funcionamiento contra las cuales no puede atentar, a riesgo de resultar él mismo dañado.

Ciertos fenómenos naturales no son necesariamente desastrosos. Lo son únicamente cuando los cambios producidos afectan una fuente de vida con la cual el hombre contaba, o un modo de vida realizado en función de una determinada geografía.

Hay un alto riesgo de desastre si uno o más fenómenos naturales peligrosos ocurrieran en situaciones vulnerables. Ser vulnerable a un fenómeno natural es ser susceptible de sufrir daño y tener dificultad de recuperarse de ello.

Reducir la vulnerabilidad

Es necesario desarrollar un Manual Operativo como lo han hecho varios países de Latinoamérica (Ecuador, Guatemala, República Dominicana y otros), donde se promueva la Gestión de Riesgos de Desastres como un proceso de desarrollo basado en leyes y normativas, enfocados en aumentar la resiliencia de la sociedad a través de acciones orientadas a la identificación y análisis de riesgos, reducción del riesgo (prevención y mitigación), manejo de la emergencia (preparativos, alerta, alarma y respuesta) y la recuperación temprana, todo ello en concordancia con las capacidades humanas e institucionales.

desastres.jpg

Marco de Acción de Hyogo

Dentro de los instrumentos internacionales que se debe utilizar se encuentra “El Marco de Acción de Hyogo (MAH)” siendo este, el más importante para la implementación de la reducción del riesgo de desastres que adoptaron los Estados miembros de las Naciones Unidas, entre los que se encuentra Argentina. Su objetivo general es aumentar la resiliencia de las naciones y las comunidades ante los desastres y lograr para el año 2015, una reducción considerable de las pérdidas que ocasionan los desastres, tanto en términos de vidas humanas como en bienes sociales, económicos y ambientales de las comunidades y los países. El MAH ofrece cinco áreas prioritarias para la toma de acciones, al igual que principios rectores y medios prácticos para aumentar la resiliencia de las comunidades vulnerables a los desastres en el contexto del desarrollo sostenible.

Dentro de los objetivos estratégicos del MAH se destacan:

1. La integración de la reducción del riesgo de desastres en las políticas y la planificación del desarrollo sostenible.

2. El desarrollo y fortalecimiento de las instituciones, mecanismos y capacidades para aumentar la resiliencia ante las amenazas.

3. La incorporación sistemática de los enfoques de la reducción del riesgo en la implementación de programas de preparación, atención y recuperación de emergencias.

Las cinco prioridades en el Marco de Acción de Hyogo en que se debe apoyar un Sistema Nacional para formar Comités de Gestión para la Reducción del Riesgo de Desastres son:

– 1ra.- Lograr que la reducción del riesgo de desastres sea una prioridad

Garantizando que la Reducción del Riesgo de Desastres (RRD) sea una prioridad nacional y local, con una sólida base institucional para su implementación. En tal sentido los países deben desarrollar o modificar políticas, leyes y marcos organizativos, al igual que planes, programas y proyectos con el propósito de integrar la reducción del riesgo de desastres, así también, se deben asignar los recursos suficientes para brindar apoyo a estos esfuerzos y mantenerlos.

– 2da.- Conocer el riesgo y tomar medidas

Con el propósito de reducir sus vulnerabilidades frente a las amenazas naturales, los países y las comunidades deben conocer el riesgo que están enfrentando y tomar medidas con base en tal conocimiento. Esta comprensión del riesgo precisa de inversión en las capacidades científicas, técnicas e institucionales para observar, registrar, investigar, analizar, predecir, modelar y elaborar mapas de las amenazas naturales. También es necesario desarrollar y diseminar herramientas. En ese sentido, la información estadística en torno a los desastres, los mapas de riesgos y los indicadores de vulnerabilidad y de riesgos son esenciales. Asimismo, identificar, evaluar y observar de cerca los riesgos de los desastres y mejorar las alertas tempranas.

– 3ra.- Desarrollar una mayor comprensión y concientización

Utilizar el conocimiento, la innovación y la educación para crear una cultura de seguridad y resiliencia a todo nivel.

Los desastres pueden reducirse considerablemente si las personas se mantienen informadas sobre las medidas que pueden tomar para reducir su vulnerabilidad, y si se sienten motivados para actuar, brindando información relevante sobre el riesgo de desastres y medios de protección, en particular para aquellos ciudadanos que habitan en zonas de alto riesgo; incluir el tema de la reducción del riesgo de desastres en la educación formal y no formal, al igual que en actividades de capacitación, así como trabajar conjuntamente con los medios de comunicación en actividades dirigidas a la concientización sobre la reducción del riesgo de desastres.

– 4ta.- Reducir los factores fundamentales del riesgo

Los países pueden desarrollar su resiliencia ante los desastres al invertir en medidas simples y muy bien conocidas para reducir el riesgo y la vulnerabilidad. Los desastres pueden reducirse al aplicar normas relevantes de construcción para proteger infraestructuras vitales, tales como escuelas, hospitales y hogares. Los edificios vulnerables se pueden modernizar para lograr un nivel más alto de seguridad. La protección de valiosos ecosistemas, tales como las dunas y otros, permiten que los mismos actúen como barreras naturales a las tormentas. Las iniciativas efectivas en materia de seguros y micro-finanzas pueden contribuir a transferir el riesgo y ofrecer recursos adicionales.

– 5ta.- Fortalecer la preparación en desastres para una respuesta eficaz a todo nivel

La organización y los planes efectivos de preparación también ayudan a hacerle frente a muchos de los desastres de pequeña y mediana magnitud, los cuales se producen reiteradamente en muchas comunidades. Las amenazas naturales no pueden prevenirse, pero sí es posible disminuir su impacto al reducir la vulnerabilidad de la gente y de sus fuentes de sustento.

El hecho de estar preparados, lo que incluye la conducción de evaluaciones del riesgo, antes de invertir en el desarrollo a todo nivel de la sociedad, le permitirá a la gente ser más resistente a las amenazas naturales. Asimismo, los ejercicios frecuentes de preparación en desastres, incluyendo los simulacros, también son esenciales para garantizar una rápida y eficaz respuesta ante los desastres.

Conclusión

Se debe crean un Sistema Nacional, Comité Provinciales y Municipales para la Prevención, Mitigación y Respuesta ante Desastres, integrado por Organismos públicos, ONGs, Institutos de investigación científica y desarrollo tecnológico, medios de comunicación y organizaciones comunitarias responsables de actividades relacionadas con la reducción de riesgos o preparación, reacción, atención, rehabilitación y recuperación de la población en caso de desastre.

– El autor es Presidente / Asociación Amigos de los Parques Nacionales – AAPN –
Experto Comisión Mundial de Áreas Protegidas – WCPA – de la UICN-
Red Latinoamericana de Áreas Protegidas – RELAP –

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Últimos Artículos

Poemas de Martín Arenas

Poemario Algunas veces me encuentro mirándome las manos,Mirándome en ese cántaro lleno de lágrimas,Me veo temblando en ese mar,En...

“Madame Curie” rinde un homenaje a la científica, pero no logra ser un gran film

Reconocida mundialmente por su trabajo en el universo de las novelas gráficas y, especialmente, por PERSEPOLIS, que luego llegó al cine en una...

Colombia bajo fuego

“No podemos dejar que nos maten o que maten a civiles”, hablan policías heridos durante las protestas en Colombia

Recordando a un personaje universal: Don Quijote de La Mancha

El ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha es una de las obras más reconocidas de la literatura universal, cuyo primer tramo se...

Raúl Scalabrini Ortiz, un forjador de porvenires. En Salta, un Colegio lleva su nombre

Se trata del Colegio Secundario N° 5094 Raúl Scalabrini Ortiz, sito en Avenida San Martín 1767 de la ciudad de Salta, Institución surgida en...