27 C
Salta
sábado, septiembre 26, 2020

Los desalojos o las 100 caras de la violencia

Notas más leídas

Salta llora la muerte de un Gran Hombre: se fue Jorge Oliver

Su partida es un golpe al alma. Minutos antes de la medianoche de esta extraña primavera, se...

El horror de Facebook

Con mucha resistencia y miedo a lo nuevo (neofobia: se refiere al miedo irracional, anormal y persistente hacia algo nuevo).

“El mundo es irrisorio por donde se lo mire”

Liliana Díaz Mindurry nació el 28 de junio de 1953 en Buenos Aires, ciudad donde reside, capital de la República Argentina. Es...

Teatro del desencanto en dos obras salteñas

Ninfa, de corte experimental, estrenada el 3 de marzo por el grupo Kurlis Garlan recuerda a esa suerte de nihilismo en la que el hombre es un puente, la producción de un movimiento circular que no conduce a ninguna meta más que a la superación por la superación misma. Globo, estrenada en la misma sala el 4 por el Grupo Santa Rita de Rosario de Lerma, produce ese aire de frivolidad ante la muerte pero deja una luz de esperanza hacia el sentimiento del amor. Aquí, un breve comentario crítico y reflexivo del teatro que se ve en Salta apenas inicia el año, una manera de pintar la humanidad presa de falta de valores. El próximo fin de semana, los salteños podrán asistir a ambas obras en la Sala Mecano de Casa de la Cultura y sacar sus propias conclusiones

Los desalojos sufridos por campesinos o por cualquier familia a la que se la despoja en minutos de todo lo construido y conseguido a lo largo de su vida, sin duda es un hecho de violencia extrema. Policías, topadoras, angustia, gritos, llantos, desolación, vacío, muerte.

Pero los desalojos y sus amenazas previas, también van generando un sinnúmero de violencias, reales y simbólicas, que horadan profundo en los corazones de quienes las sufren, hombres, mujeres y niños de tierra adentro.

“Pienso que si me voy lejos de mi vacas, voy a morir antes de tiempo”: la idea de muerte, a veces tan lejana para los jóvenes, se percibe cercana en los hombres del chaco salteño que sienten la amenaza de tener que dejar su tierra, su forma de vida, su estar en el mundo, para ir, quizás, a vivir con sus hijos que migraron, en una ciudad lejana, sin tierra, sin monte, sin vacas.

“Cómo vamos a vivir en Buenos Aires, enllavaos, con todo ese bullicio, y todos amontonados, nosotros vamos a visitar a los hijos y ya nos queremos volver”: cambiar la forma de vida cuando se tiene más de 70 años viviendo en la misma tierra, no cabe en los corazones sencillos de Don Lean y su esposa Avelina, y al escucharlos, el profundo sentimiento del arraigo se siente a flor de piel.

“Si usted viera cómo quedó ese ternero, eso no es normal”: el alambrado de los que se dicen dueños de esta tierra antigua, va enrejando al ganado de los campesinos. Las vacas chaqueñas, acostumbradas a conseguir su alimento a como dé lugar, van muriendo de hambre y de sed, cubriendo con sus cadáveres el territorio que antes les era permitido recorrer. ¿De qué vale el toro nuevo, mejorado, si los animales se mueren? Don Cándido, de 82 años, se apena cuando relata que tiene que elegir entre que se muera la vaca madre y el ternero, o matar la vaca y dejar el ternero.

“Los jueces si ven que tenemos mejoras, dicen que eso no vale porque es nuevo, que la torniqueta está brillante, no sirve; si tenemos los corrales viejos, dicen que no vale porque es viejo”: la justicia no es tal para los campesinos del chaco salteño, mira con desconfianza a esta gente trabajadora del monte. Esta justicia no quiere ver los viejos adobes que asoman tímidamente en el piso y que muestran que hubo cimientos de 100 años de la casa de los abuelos. Esta justicia, descree de la palabra y testimonios de la gente mayor. Esta justicia, hace valer el derecho de propiedad de empresarios poderosos y no el derecho de posesión más que veinteañal de Don Julio Cardozo y su papá de 80 años. Esta justicia, cercena la posibilidad de mejoras a los productores que quieren progresar con su trabajo.

“Quisiera que mi hija estudie, pero para mandarla tengo que pagar un alojamiento y otros gastos, y ahora la plata la tengo que gastar en abogados”: Inés cuenta angustiada el deseo que tiene que su hija mayor, de trece años, estudie el secundario. Y la impotencia se ve detrás de sus ojos aguerridos, porque los pocos ingresos de la familia se gastan en pagar a un abogado que los defienda, porque el colegio secundario queda lejos, después de recorrer un ¿camino? caluroso, polvoriento y poceado. Porque ese colegio representa la esperanza de su niña, que quiere ser maestra para instalar un colegio cerca de los puestos donde viven otros niños, que seguramente no estudiarán más que la primaria. Su niña adolescente, ya no sonríe como sus otros 3 hijos. Marianela y Manuela corretean, sonríen y juegan con su nuevo hermanito de 8 meses. En cambio Vanesa, muestra una mirada triste porque sabe de lo que hablan sus padres. Ella escribió hace un año y medio en nombre de las niñas campesinas del Puesto El Rondadero su preocupación por las “personas que hoy en día nos vienen a abatir, que no saben los derechos y sentimientos de niñas y niños que habitan en este querido chaco salteño. Personas que crean leyes para los niños de tener una vivienda digna y no las cumplen… como los jueces que se venden por dinero y dejan a un lado las verdades de nuestros abuelos, bisabuelos y de nuestros padres.”

Los desalojos y sus violencias se multiplican en esta tierra por cientos. Y en este país, en el monte santiagueño, en el norte cordobés, y en el sur lejano, la violencia se multiplica entonces por mil.

Pero siempre habrá una esperanza, mientras corazones sensibles escriban y publiquen lo que dicen estas voces, mientras compañeros y compañeras apuesten a trabajar junto a esos campesinos, mientras haya funcionarios que cumplan el deber por el que asumieron sus cargos, mientras se resista y se luche desde la convicción de justicia y la fuerza de una organización, mientras haya una niña campesina que diga “es necesario recordar a la época colonial de 1.810 para poder salvar nuestros montes, animales y hogares”…y sostenga “nos sentimos fuertes como corazón de palo santo”.

– Ana Herrera

Salta, 11 de Noviembre de 2.010

– Prensa Asociación Peq. Prod. chaco salteño

Vigilia y concentración

Compañeras y compañeros desde hace años venimos reclamando una ley que frene los desalojos y que regularice la posesión de las tierras que nos pertenece desde generaciones a los miles de campesinas y campesinos de nuestra provincia, gracias al empeño, la lucha y el trabajo mancomunado de muchas organizaciones comprometidas con estos objetivos, es que hemos logrado que este martes 16 de noviembre a las 10 hs. trate la cámara de diputados de la provincia un proyecto de ley para frenar los desalojos por 5 años, este es el primer paso en un nuevo camino que empezamos a recorrer que nos lleve a la concreción del objetivo tan deseado por miles de familias campesinas salteñas que es la regularización dominial de las tierras que nos pertenecen.

Manteniendo el espíritu de lucha y compromiso con nuestras banderas e ideales es que nuestra organización campesina conjuntamente con organizaciones campesinas e indígenas hermanas que integramos el FORO PROVINCIAL DE LA AGRIC. FAMILIAR (FOPAF), vamos a realizar una CONCENTRACIÓN Y VIGILIA HOY LUNES 15 DE NOVIEMBRE A PARTIR DE LAS 18 HS. EN LA PLAZA FRENTE A LA LEGISLATURA PROVINCIAL, esperando el tratamiento de la ley por parte de los diputados el Martes 16 a las 10 hs.

Lema: “NI TIERRA SIN HOMBRES NI HOMBRES SIN TIERRA”

Comentar la nota

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -

Últimos Artículos

Necesitamos proteger la mitad del planeta

Áreas con diferentes grados de protección y en verde áreas que necesitan protegerse Un grupo de científicos están investigando...

Salta llora la muerte de un Gran Hombre: se fue Jorge Oliver

Su partida es un golpe al alma. Minutos antes de la medianoche de esta extraña primavera, se...

Docentes autoconvocados de Salta se solidarizan con los de Orán

Compañeros DocentesAcorde a los decidido en la última Asamblea de Docentes Autoconvocados del Departamento Capital, lanzamos la colecta para Constituir un Fondo...

Salta a fase 1: los exceptuados según Nación

A continuación la lista de trabajos exceptuados de cumplir el aislamiento social, preventivo y obligatorio.  1. Personal de Salud,...

Los incendiarios provocan intencionalmente los fuegos

Por: Prof. Norberto Ovando* y Gpque. Adalberto D. Álvarez** Cerca de15.000 focos, que según el Servicio Nacional de Manejo...