35 C
Salta
jueves, octubre 1, 2020

¿Y los principios éticos y jurídicos de la Corte Suprema de Justicia?

Notas más leídas

Se fue el Profesor Eduardo Raspi, un “héroe” para muchos de sus estudiantes y colegas

Hoy se supo la triste noticia. El profesor estaba internado y su familia solicitaba plasma. Salta 21 se suma a las condolencias...

Teatro del desencanto en dos obras salteñas

Ninfa, de corte experimental, estrenada el 3 de marzo por el grupo Kurlis Garlan recuerda a esa suerte de nihilismo en la que el hombre es un puente, la producción de un movimiento circular que no conduce a ninguna meta más que a la superación por la superación misma. Globo, estrenada en la misma sala el 4 por el Grupo Santa Rita de Rosario de Lerma, produce ese aire de frivolidad ante la muerte pero deja una luz de esperanza hacia el sentimiento del amor. Aquí, un breve comentario crítico y reflexivo del teatro que se ve en Salta apenas inicia el año, una manera de pintar la humanidad presa de falta de valores. El próximo fin de semana, los salteños podrán asistir a ambas obras en la Sala Mecano de Casa de la Cultura y sacar sus propias conclusiones

El horror de Facebook

Con mucha resistencia y miedo a lo nuevo (neofobia: se refiere al miedo irracional, anormal y persistente hacia algo nuevo).

El Ministro Esteban pidió a De la Arena, gerente de Hemosalta, que se rectifique por cobrar plasma

Pedir que rectifique el cobro del plasma es insuficiente. Es una acción muy liviana. El Dr Esteban debe solicitar acciones legales contra...

El Máximo Tribunal argentino primero reconoce su competencia y después –en una muestra de “agilidad”- de virtualmente 8 años en absoluta contradicción y violación constitucional y Tratados Internacionales de las garantías de un debido proceso, incluso dictó resoluciones en dicho proceso, se declara incompetente en el mismo expediente y sobre sus propios actos.

Más aún, no dice cuál es el Tribunal competente como está establecido legalmente. Ahora, el 19/02/09 se presento un escrito, para que el Tribunal manifieste cual es el Juez o tribunal competente. Si realmente existe esa instancia en la Argentina o decide retomar la competencia. Este desaguisado no creo que sea consecuencia del subdesarrollo como sostiene, la magistrada Carmen Argibay. La misma, ahora con notable cinismo, por el tema en boga -pena de muerte- sostiene que “nuestro país adhiere en la Constitución Nacional a tratados internacionales como el Pacto de San José de Costa Rica”.

¿Y el Caso Nº 1.867 de la O.I.T. y referido también al Pacto de San José de Costa Rica será competencia de un Juzgado de Paz? ¿Los jueces, pueden justificar como argumento esencial su propia torpeza?

Los rostros de la manipulación de la Constitución Nacional, Tratados Internacionales, incompetentes e impunidad, tienen nombre y apellido: Elena I. Higthon de Nolasco, Juan Carlos Maqueda, Carmen María Argibay, Carlos S. Fayt, y Santiago Petracchi.

Así, la Corte avala las Presidencias de Néstor C. Kirchner, Cristina Fernández de Kirchner y la Provincia de Salta de violar premeditamente los Convenios y decisiones de los Órganos de Control de la O.I.T., Convenciones de los Derechos Humanos con raigambre constitucional, entre otros, Pacto de San José de Costa Rica, Convención de Viena sobre el derecho de los Tratados, etc. Que pareciera que se aglutinaron para agredirme.

Ya que el Poder Ejecutivo Nacional en las Presidencias de Carlos S. Menem y Fernando de la Rúa expresaron y destacaron la voluntad de cumplimiento de la decisión, mediante instrumento legal e incluso ante el propio Departamento de Normas Internacionales de la O.I.T.

Además, el Tribunal ignoró que la resolución del Organismo Internacional expresa literalmente la violación de la libertad sindical, que contradice expresamente lo resuelto en el Recurso Extraordinario por la vía de amparo por tutela sindical que ese tribunal denegó desestimando la queja el 30/04/1.996. Además de negar las pruebas que constan en los expedientes.

Estas son las características de un Tribunal déspota, similares a las de los verdugos seriales. La mora, la incompetencia en el mismo caso sobre sus propios actos y negar las pruebas, no es una mera negligencia, sino un deliberado dolo de los jueces, incursos de los delitos penales de Abuso de Autoridad y Violación de los deberes de los Funcionarios Públicos, Prevaricato, Denegación y Retardo de Justicia, y de un Juicio Político. Debe tenerse en cuenta que tuve que llegar al extremo de intimarlos mediante carta documento. ¿Estos actos jurídicos del Tribunal argentino merecen la legitimidad o el repudio internacional? ¿Y los principios éticos y jurídicos de la Corte Suprema de Justicia de la Nación Argentina?

Un largo peregrinar por Justicia

Una vez más se evidencia un inusitado despliegue de la violencia sistemática institucional en la Argentina. Los temerarios de las garantías constitucionales y de los derechos civiles, propiedad, etc., no tienen límites. Así, una nueva torpeza al catálogo de la barbarie del tribunal, persistió en incurrir, no sólo en mora judicial sino también en literal denegación de justicia y violación de los derechos humanos. En el año 1.992 fui dejado cesante injustificadamente, por ejercer el cargo sindical como Secretario Gremial de A.T.E. Salta. La Corte de Justicia de Salta, rechazó la demanda de Tutela Sindical, que fue confirmada por la Corte Suprema de Justicia de la Nación, motivo por el cual presenté en la O.I.T. la Queja o Caso Nº 1.867, que resolvió mi reincorporación y pago de salarios caídos. La Provincia de Salta y el Estado Nacional, no cumplieron con la Resolución de la O.I.T., motivo por el cual presenté ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación en la Secretaría de Juicios Originarios por su expresa competencia constitucional, la demanda en contra de las mismas el 30/05/2.001 -con petición de pronto despacho el 24/04/2.003 y de carta documento el 12/10/2.008-.

El máximo tribunal del país, quienes se rasgan las vestiduras de los principios democráticos y constitucionales básicos de la libertad sindical y de los derechos humanos, incluso uno de ellos –Carlos S. Fayt-, premiado con el Konex de Brillante, “como el personaje más importante de la última década de su actividad”, en el Caso Nº 1.867 –Miguel Rojo- para el cumplimiento de la Recomendación del Comité de Libertad Sindical y el Consejo de Administración de la O.I.T. de junio de 1.998, el 25/11/2.008, luego de haberse declarado competente para resolver el caso y después de virtualmente 8 años “en el debido proceso que establece la Constitución y los Tratados Internacionales con rango constitucional” se declaró incompetente, no sólo contradiciéndose con jurisprudencias de ellos mismos –entre otros, el fallo de 11/11/2.008: considerado como “histórico” por los medios-, sino con una honestidad brutal y escandalosamente en el mismo expediente de sus propios actos, cuando incluso había realizado trámites en el mismo proceso. Más aún, en un ostensible manifiesto de mala fe, no dice quien es el Juez o Tribunal competente como lo dispone el artículo 8º del Código Procesal Civil y Comercial de la Nación a los fines que se remita la causa. Así, el 19/02/09 se presentó un escrito donde se solicita al “Honorable” Tribunal que declare que Juez o tribunal son competentes en el caso. Si existe realmente competencia de otra instancia en la República Argentina o decide retomar nuevamente la competencia. Transgrediendo taxativamente los artículos 8º, 16º, 21º, 24º, 25º, 28º, y 29º de la Convención Americana sobre los Derechos Humanos – Pacto de San José de Costa Rica, entre otros Tratados de Derechos Humanos. Además de evadir o ignorar las pruebas. Este despropósito no creo que haya sido consecuencia de que el tribunal no tiene infraestructura, jueces, dinero para pagar a los empleados y toda la informática, o que sea consecuencia del subdesarrollo como sostiene, la magistrada “proba” Carmen Argibay. Esta jueza, con notable cinismo, ahora declama –por el caso en auge, pena de muerte- que, “nuestro país adhiere en la Constitución Nacional a tratados internacionales como el Pacto de San José de Costa Rica”.

El Poder Ejecutivo Nacional en las Presidencias de Carlos S. Menem y Fernando de la Rúa reconocieron y destacaron la voluntad de cumplimiento de la decisión mediante Resolución Nº 25 del 18/02/2.000 de la Subsecretaria Laboral del Ministerio de Trabajo e incluso ante el propio Departamento de Normas Internacionales de la O.I.T. el 12/05/1.999. Como contrapartida el tribunal explícitamente ratifica la posición de la Provincia de Salta y el Poder Ejecutivo Nacional –además de la infinidad de aberraciones administrativas y jurisdiccionales en distintas instancias en 17 años, incluido el Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (I.N.A.D.I.)- de las Presidencias de Néstor C. Kirchner y Cristina Fernández de Kirchner de violar deliberadamente los Convenios y decisiones de los Órganos de Control de la O.I.T., Convenciones de los Derechos Humanos, Convención de Viena sobre el derecho de los Tratados, etc. ¿El tribunal puede justificar como argumento esencial su propia torpeza? A confesión de parte relevo de pruebas. Esta es una decisión, no con autoridad, sino autoritaria del Máximo Tribunal argentino. Proverbialmente es un fallo que no tiene el respaldo de la Constitución y las Convenciones de los Derechos Humanos con raigambre constitucional. Este es el sinónimo de convicción institucional de los jueces. ¿Lo referido a los Tratados Internacionales en la República Argentina será competencia de un Juzgado de Paz? Los Jueces firmantes son responsables de los delitos penales de Abuso de Autoridad y Violación de los deberes de los Funcionarios Públicos, Prevaricato, Denegación y Retardo de Justicia, y de un Juicio Político.

Así, los responsables de la manipulación de la Constitución y Tratados Internacionales o esta oprobiosa antijuricidad, entre otros, tienen nombre y apellido: ELENA I. HIGHTON DE NOLASCO, JUAN CARLOS MAQUEDA, CARMEN MARIA ARGIBAY, CARLOS S. FAYT y ENRIQUE SANTIAGO PETRACCHI. Ésta es la “responsabilidad ética institucional republicana” del tribunal con respecto a los Tratados Internacionales de los Derechos Humanos con rango constitucional, la Convención de Viena y los Convenios y decisiones de los Órganos de Control de la O.I.T. y el derecho interno. Esta es la lealtad del tribunal con los valores de la Constitución Nacional Argentina ¿Es una labor de excelencia de la “alta calidad institucional” de un Tribunal Republicano?

Además, ignoraron que la resolución del Organismo Internacional expresa literalmente la violación de la libertad sindical, que contradice expresamente lo resuelto en el Recurso Extraordinario por la vía de amparo por tutela sindical que ese tribunal denegó desestimando la queja el 30/04/1.996. Que aducía que no se dirige contra una sentencia definitiva. Contradiciéndose también con jurisprudencias de la misma Corte. ¿Así, los manipuladores cuándo dicen la verdad de lo que interpretan de la Constitución? ¿Qué hay detrás de estas anomalías institucionales gravísimas? Estas prácticas incompatibles con los valores de la democracia se realizaron no en nombre de la seguridad jurídica en el país, sino de un Estado violador de su compromiso asumido de “buena fe” ante la comunidad internacional, de los derechos humanos y responsable de un delito internacional. ¿Qué es lo que se quiere transmitir con estos abusos? ¿Colonizar las mentes de los que reclaman sus derechos? ¿Estos actos jurídicos del tribunal argentino merecen la legitimidad o el repudio internacional?

Así, en rigor, como ciudadano estafado y prisionero de la prepotencia administrativa y judicial en Argentina, además de recurrir otra vez formalmente a los Organismos Internacionales competentes, apelo y denuncio ante la opinión pública y la comunidad internacional el rostro de la impunidad de la “Honorable” Corte Suprema de Justicia de la Nación de la República Argentina. Ruego a las Organizaciones no Gubernamentales de los derechos humanos, laborales y ciudadanos del mundo que puedan debatir y difundir este adefesio jurídico. Se me va la vida reclamando justicia. Con todo lo que ello implica: daños económicos y morales a mi familia. ¿Qué más debo hacer?

– Miguel Hugo Rojo

Ver Texto completo en archivo adjunto

1 COMENTARIO

  1. ¿Y los principios éticos y jurídicos de la Corte Suprema de Justicia?
    digo … para empezar por casa, el colegio de abogados local ¿toma nota?, ¿se expide?, si bien en otro orden me pasa lo mismo, los efectos quizas sean peores por tratarse de violencia familiar, hice un blog referido a este tema pueden mirar aqui està el link http://violenciafamiliarhombres.blogspot.com/
    y coincido con el Sr Rojo la justicia en nuestro pais es un desastre, los jueces no se como llegan a ser tales, incluida esta corte que constituye el maximo tribunal argentino jejeje y encima hay que aguantar su soberbia y desatino, cuando no su negligencia e ignorancia …

Comentar la nota

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -

Últimos Artículos

Mafalda necesita un abrazo: murió Quino, su papá

La noticia sobre su partida, sacudió al país entero y acaparó las redes sociales y todos los medios. Un hombre genial...

Salteño compró 3 tubos de oxígeno y el préstamo es gratuito

Lo escribió en su red social. ¡Buenos días! Lunes y comenzamos de la mejor manera, después de tanto...

Sáenz y un cuestionado nombramiento

Circula en los WhatsApp una designación del gobernador de Salta Sáenz nombró a la que sería novia de su...