22 C
Salta
martes, octubre 20, 2020

“Telémaco o el padre ausente” en gira del Teatro Nacional Cervantes

Notas más leídas

El horror de Facebook

Con mucha resistencia y miedo a lo nuevo (neofobia: se refiere al miedo irracional, anormal y persistente hacia algo nuevo).

Teatro del desencanto en dos obras salteñas

Ninfa, de corte experimental, estrenada el 3 de marzo por el grupo Kurlis Garlan recuerda a esa suerte de nihilismo en la que el hombre es un puente, la producción de un movimiento circular que no conduce a ninguna meta más que a la superación por la superación misma. Globo, estrenada en la misma sala el 4 por el Grupo Santa Rita de Rosario de Lerma, produce ese aire de frivolidad ante la muerte pero deja una luz de esperanza hacia el sentimiento del amor. Aquí, un breve comentario crítico y reflexivo del teatro que se ve en Salta apenas inicia el año, una manera de pintar la humanidad presa de falta de valores. El próximo fin de semana, los salteños podrán asistir a ambas obras en la Sala Mecano de Casa de la Cultura y sacar sus propias conclusiones

Habrá un Plan Joven para gente de 18 a 25 años

Anses: Cómo será el nuevo Plan Joven que reemplazaría al IFE. El Gobierno está estudiando la posibilidad...

Las principales leyes laborales no son peronistas

Descanso dominical, jornada de 8 horas, accidentes de trabajo, jubilaciones y protección del trabajo femenino e infantil fueron promulgadas con anterioridad, varias de ellas en base a proyectos del socialismo.

Con gran elenco, se presentará en Salta este sábado la obra de teatro “Telémaco o el padre ausente” de Marco Antonio de la Parrala. Teo ha perdido a su padre en la infancia y ahora, joven, ha decidido ir en su búsqueda. La acción transcurre en América, Europa y en un lugar indeterminado, la tierra de nadie.

Como Telémaco, el hijo de Ulises, Teo sale a buscar a su padre. Una profunda necesidad de encontrarlo y reconocerlo moviliza al joven. Europa es un continente amplio pero, en algún lugar, alguien podrá aportar un dato sobre su paradero. La inmensidad de Europa no amedrenta a Teo en la seguridad de que, encontrando su historia, entenderá su presente.

El texto de Marco Antonio de la Parra, sale de la tragedia y, es tan vital su origen, que las resonancias son muchas. Telémaco y el padre ausente es una pintura muy inquietante de la sociedad contemporánea. El autor se concentra en el mundo familiar, en el poder político, en la desventurada existencia de una juventud huérfana; en una sociedad devastada en la que los reclamos de los mayores parecerían tener un peso mayor. ¿Y por qué, si nadie encuentra en su vida el centro correcto desde donde proyectarse?

Escenas breves, textos precisos, cargados de una dolorosa poesía, van construyendo personajes fuertes, de una singular entereza dramática.

Como en otros textos del chileno De la Parra asoman seres extremadamente vulnerables tratando, no de hacer la historia, sino de transcurrir en ella con una paciencia que pareciera querer estallar, pero no lo hace, y eso promueve una fuerte sensación de desgarro.

La directora Dora Milea busca en esas criaturas ese momento de intensidad que golpee al espectador y lo mueva a reencontrarse con su más profundo interior. No siempre los intérpretes llegan a ese instante con la severidad necesaria. Pero hay escenas clave en las que texto, interpretación y hasta iluminación se cruzan para que aquel golpe sea certero: el encuentro entre Teo y el Cónsul; el monólogo de la Madre en un supuesto bar; el diálogo entre Teo y el Detective; los encuentros entre los hermanos. Allí, el drama provoca una segura conmoción.

“El lugar que la obra nos ofrece – explica Dora Milea- es ése que simbolizaría todos los lugares. Un lugar poético. Un interior: el de los personajes… No se trata de la dimensión temporal que miden los relojes, sino de la dimensión temporal interna de los personajes”.

Son muy destacadas las interpretaciones de Patricio Contreras (Cónsul), Patricia Palmer (Madre) y Ricardo Díaz Mourelle (Detective). Los jóvenes Nicolás Mateo (Teo) y Mariana Giovine (Hermana) consiguen momentos muy significativos, aunque sus personajes necesitan una mayor definición. Se mueven con corrección Joselo Bella, en su rol de amante, y Marcelo Martínez, como el Policía y el Enfermero; mientras que cierta falta de sensualidad hace que el personaje de Roxana Berco pierda el desparpajo y la intensidad que necesita para adquirir verdadera trascendencia.

Uno de los referentes de la dramaturgia latinoamericana, de vasta obra y perteneciente a una corriente muy vinculada al lenguaje metafórico y político, Marco Antonio de la Parra – además, ensayista, psiquiatra, director y actor- escribió Telémaco… hace 16 años. La obra, una reflexión sobre el poder, sus mecanismos y las relaciones de las que parece emerger un “casi” sujeto, falto de señas de identidad y en extremo vulnerable, mantiene su vigencia intacta a pesar del tiempo transcurrido.

– Con: Patricio Contreras, Patricia Palmer, Nicolás Mateo, Joselo Bella, Mariana Giovine, Marcelo Martínez, Roxana Berco y Ricardo Díaz Mourelle.

– Banda de sonido: Nicolás Diab.

– Luces: Leandra Rodríguez.

– Escenografía y vestuario: Alejandro Mateo.

– Dirección: Dora Milea.

Comentar la nota

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -

Últimos Artículos

El pequeño de Martín

No me extraña que Martín Grande quiera ver sangre docente, cadáveres de educadores para que, en las líneas de su pobre manifiesto,...

Poemas en cuarentena, de Mercedes Risso

Estrenando versos... Este es el 3er libro de la autora. BATALLA VITALDespierto tranquila,con conciencia apenas.Pero enaltecidaen mis esperanzas.Deshojo...

Medidas hasta el 25/10: rige el ASPO en 5 departamentos de Salta

Por DNU del presidente Fernández 18 provincias continúan en aislamiento social preventivo y obligatorio: Capital, Cerrillos, Rosario de Lerma, Güemes y La...

Habrá un Plan Joven para gente de 18 a 25 años

Anses: Cómo será el nuevo Plan Joven que reemplazaría al IFE. El Gobierno está estudiando la posibilidad...

¡Hasta siempre, Lucrecia Ramos!

La venía peleando. Se fue la Negra Lucrecia Ramos. Cómo duele Negrita querida. Recuerdo que nos vimos por...